¡Peligro, material radioactivo!

Oscar Romo Salazar, Recientes No hay comentarios en ¡Peligro, material radioactivo! 64

La noticia cayó en Sonora como esos rayos que caen en seco, sin siquiera haber tormenta, en medio de un campo de trigo agostado y reseco: Guillermo Padrés Dagnino, hijo primogénito del ex gobernador Guillermo Padrés Elías, ha sido liberado de la prisión en que se encontraba, sometido a juicio por delitos fiscales y manejo de recursos de procedencia ilícita, lo que en términos populares se conoce como “lavado de dinero”. Este rayo flamígero tuvo un efecto de shock en los momentos iniciales, al poner a la comunidad sonorense en estado de estupefacción y aturdimiento, estado que empezó a desaparecer al despuntar el día siguiente, para convertirse en un vendaval de comentarios, mensajes en redes, especulaciones, chismes, dimes y diretes y lo peor que acarrean las situaciones de alto impacto, como lo es esta sorpresiva liberación.

El martes pasado tuve como invitado especial en mi programa “CasadelasIdeas”TV a Odracir Espinoza Valdez, Fiscal Especializado en Delitos de Corrupción en Sonora, y ya casi para terminar dicho programa, al filo de las 2:45 p.m. cuando estábamos en el corte previo al último segmento del programa, me llegó a mi celular la información inicial sobre la liberación del joven Padrés Dagnino, proveniente de una fuente que usualmente es confiable y segura, pero que me advertía que la noticia no tenía todavía confirmación oficial, por lo que cabía la posibilidad de que se tratara de un simple petardo mediático. La noticia traía atada una etiqueta que decía con letras grandes y en color rojo vivo: ¡PELIGRO, MATERIAL RADIOACTIVO!

Teniendo a mi lado al Fiscal Anticorrupción de Sonora, y aprovechando que estábamos fuera de las cámaras en el corte para identificación de la estación, le mostré a Odracir el mensaje que me había llegado y le pregunté si él sabía algo al respecto, a lo cual me contestó que sabía lo mismo que yo, y me mostró a su vez un mensaje similar que había recibido unos minutos antes que yo, mientras estábamos al aire. Le sugerí que lo comentáramos ante las cámaras porque, aún tratándose de un asunto de competencia federal, guarda una estrecha relación con su trabajo como fiscal en este tipo de presuntos delitos, a lo cual se rehusó, con el argumento -totalmente válido, por cierto- de que era riesgoso e inaceptable comentar abiertamente, y de cara al público televidente, una información tan delicada que hasta ese momento todavía no tenía una confirmación oficial.

Sin embargo, al finalizar el programa y mientras se preparaba para abandonar el estudio de Megacanal, tuve la oportunidad de comentar unos minutos con él los escasos detalles que teníamos a la mano, y pude apreciar claramente su preocupación y desconcierto por lo ocurrido allá en el lejano y a la vez cercano centro del país, donde se suelen dirimir estas cuestiones sin que en provincia tengamos como se dice “vela en el entierro”, aunque el muertito sea de la familia, dicho sea con el debido respeto y en sentido figurado.

Breve, conciso y extremadamente cauteloso en sus comentarios, me dijo que iba a asegurarse de la certeza en la noticia, y a allegarse de inmediato los datos y detalles pertinentes al caso, pero que en principio y por las características visibles, él consideraba que la liberación del joven Padrés Dagnino, aún no siendo de competencia estatal, no se debía a fallas jurídicas de forma y fondo en el proceso, sino más bien a arreglos de corte eminentemente político, de esos que se suelen concertar en discretos y exclusivos recintos en penumbras, entre personajes embozados que susurran y tejen y destejen los hilos de la política, de la justicia, de la economía y las finanzas, y de todo lo habido y por haber en este país, y en todos los demás alrededor del globo terráqueo, simple y sencillamente porque así es como funciona el mundo.

Coincidimos, eso sí, en que al día siguiente (ayer miércoles) con absoluta seguridad estallaría en Sonora este asunto con toda su potencia mediática y desde luego política, sin que por el momento sea posible determinar a quiénes y de qué manera les afectará de manera directa o indirecta, según la posición y situación que ocupan en el escenario actual. Otro aspecto en el que coincidimos fue que esto pondrá a prueba la fortaleza, y sobre todo las posibilidades futuras de las instituciones de combate a la corrupción que, por ser de reciente creación, aún están sumamente tiernas y son fácilmente dañables.

Y es que mísiles de alta potencia explosiva como este, al impactar de lleno en determinados terrenos y circunstancias, suelen causar tremendos daños directos y también colaterales, dejando víctimas regadas por todos los confines de un campo de batalla que ya se encuentra extremadamente complicado y turbulento con las luchas pre electorales que se están dando de cara hacia el cada vez más cercano julio de 2018. Poco o nada de lo que está sucediendo en el país es ajeno al tema político electoral, por lo que podemos tener una razonable certeza de que este episodio liberatorio está íntimamente ligado a los tejemanejes electorales, a las cesiones y concertaciones entre las cúpulas partidistas, y los ‘te doy y me das’ en los sucios contubernios que se arman para mantener bajo control los destinos del país, y de los poco más de 115 millones de mexicanos que somos y estamos.

Ante lo que acaba de suceder, cobra fuerza la versión que se generó en noviembre del año pasado, recién que fue aprehendido Guillermo Padrés Jr. en el sentido de que se trataba de una medida de presión extra, muy probablemente buscando efectos psicológicos sobre su progenitor Guillermo “El No.1” Padrés, la pieza clave en la cacería que se dio y se sigue dando derivada de lo ocurrido durante un sexenio horripilante que todos quisiéramos olvidar, pero no podemos. Es posible e inclusive muy probable que así sea, pero “haiga” sido por los motivos e intenciones que sea, el joven Padrés estuvo casi nueve meses refundido en una celda, dentro de una prisión de alta seguridad, rumiando en su mente los efectos de pertenecer a una familia cuyo descrédito es absoluto, cuando menos dentro de la comunidad sonorense.

¿La sorpresiva liberación de este muchacho tendrá efectos sobre la imagen de la gobernadora Claudia Pavlovich, que se mantiene en niveles de aceptación muy aceptables? No tengo la menor duda, simplemente por considerar que poco o nada de lo que ocurre en el mundo de la política y la justicia en Sonora es ajeno a las acciones de gobierno, y esto que acaba de suceder ni modo que no afecte a la imagen de la gobernadora, y la de algunas de las principales instituciones, y desde luego sus titulares. Es decir que el “chispiadero” es amplio y sin duda alcanzará a muchos. Agarren piedras, pues.

¿Los que armaron este arreglo que pone en libertad a un importante miembro de la familia Padrés-Dagnino previeron los efectos que tendría dentro de la comunidad sonorense en general, y sus esferas políticas en particular? Es muy probable que sí, pero también es seguro que les valió una pura y dos con sal, en el contexto de los grandes intereses en juego. Sonora representa cuando mucho un modesto alfil sobre el tablero del ajedrez nacional, y su bienestar o malestar, su tristeza o felicidad poco afectan las decisiones que se toman el lo más alto del Olimpo político nacional, donde moran los dioses, las diosas y los ejércitos de lacayos que les rinden abyecta pleitesía.

¿Le sirve este asunto a los opositores al gobierno actual en Sonora, en particular al NeoPAN, de donde surgieron las hordas depredadoras que asolaron nuestra tierra y se llevaron todo, la chapa, el candado y el barril? Indudablemente que sí, y ya podemos ver, escuchar y leer las expresiones de alegría y mofa que están emitiendo, como si hubieran sido exonerados todos los ratas de sus respectivas culpabilidades. Amparos van y vienen, y unos se conceden y la mayoría no, y son muchos los que estando sometidos a proceso penal gozan de libertad bajo fianza, lo cual no los libera de su posible responsabilidad. De modo y manera que las ruidosas expresiones de júbilo de los panistas padrés-istas, en términos barriobajeros equivalen al consuelo del joto.

El hijo del ex gobernador Padrés sale libre, según entiendo, porque la PGR se desistió de su acusación y el juez que atiende el asunto desestimó por insuficientes las pruebas acusatorias presentadas. Bien o mal, esa es la esencia de la cuestión. Pero hay muchos ciudadanos en Sonora que piensan que esa será la ruta que seguirá una gruesa parte de los casos que actualmente están siendo juzgados, y que atañen a funcionarios y empresarios ligados con los escándalos de corrupción del sexenio pasado. Un error que, en mi opinión, puede llevarlos a cometer graves equivocaciones y errores de juicio al juzgar la actuación de las autoridades en la materia, procuradores, fiscales, ministerios públicos, jueces y demás.

Cada caso es único, y aunque se encuentran ligados unos con otros por elementos que les son comunes, se juzgan y juzgarán por separado, de acuerdo con las pruebas presentadas por las entidades acusadoras. El caso de Guillermo Padrés Dagnino. por simbólico y radioactivo que sea, no basta para establecer un patrón judicial general. Justipreciando lo ocurrido con serenidad y ecuanimidad, podemos encontrar mil motivos para moderar nuestras ansias de venganza, y guardar para mejor ocasión las guadañas, las hachas, los tridentes, los cuchillos y los garrotes que se utilizan en los linchamientos populares.

Debemos mantenernos en calma, con la mente fría y la rabia bajo control, para no ser víctimas de las frustraciones y las ansias de linchamiento que invaden a los ciudadanos que, esperando tanto de la justicia y de quienes la administran, se encuentran de pronto con que la tía gorda y malvada dijo que siempre no.

Agradeceré su comentario a continuación, o envíelo a oscar.romo@casadelasideas.com

En Twitter soy @ChapoRomo

Author

Oscar Romo Salazar

Nací en Hermosillo, Sonora, el 12 de noviembre de 1937, en la antigua Calle Comercio (hoy No Reelección) al mismito pie del bienamado “Cerro de la Campana”.
Desde pequeño mostré una gran afición por la lectura y a lo largo de mi vida he sido un ávido lector. Leo todo lo que cae en mis manos, desde novelas de ficción, biografías de personajes famosos, libros de superación personal, revistas, periódicos impresos y virtuales… todo y de todo.
Me gusta mucho escribir sobre mi ciudad, sobre todo la pequeña ciudad donde me crié y donde crecí, dicen que tengo una gran memoria porque recuerdo cosas que sucedieron cuando yo estaba muy niño. Es posible. Trato de mantener vivos mis recuerdos escribiéndolos y compartiéndolos con quien quiera leerlos.
Estudié primaria, secundaria y preparatoria en Hermosillo, y posteriormente me fui a Monterrey a estudiar la carreta de arquitectura, la cual finalmente terminé en la ciudad de México, D.F.
Me casé cuando aún no terminaba mi carrera y formé mi familia con María Emma Freaner, originaria de Nacozari de García, quien me dio tres hijos: Oscar Upton, Carlos Eduardo y Leonel, los tres casados con excelentes mujeres. Tengo siete nietos, cuatro varones y tres mujeres, la mayor de 15 años y el menor de un año y medio.
He dedicado los últimos 26 años de mi vida a escribir, 25 de ellos en el periódico “El Imparcial”, y durante varios años lo hice simultáneamente para el periódico diocesano “En Marcha”, cuando lo dirigía con gran tino el padre Teodoro Pino, hoy Obispo.
Durante dos años y medio, de 2004 a mediados del 2007 tuve un programa de análisis político en Telemax al que llamé “Controversia”. Dicen que tuvo bastante éxito y que mientras duró fue muy visto.
El año pasado abandoné a “El Imparcial” por incompatibilidad de criterios y visiones con la actual dirección, y durante un año y medio aproximadamente (de principos del 2009 a mediados de este 2010, he venido colaborando con el portal “Contactox” de Claudio Escobosa Serrano.
Desde al año 2008 soy Presidente del Consejo Consultivo de Zona Histórica de Hermosillo y soy miembro de la Sociedad Sonorense de Historia.
En el mes de mayo de este año 2010 presenté mi libro “A Contracorriente: 25 Años Desde la Trinchera”, el cual fue editado por el Instituto Municipal de Cultura y Arte. Este libro es una primera compilación de unos 200 artículos de los más de dos mil que escribí durante el cuarto de siglo que tengo escribiendo.
Formo parte del elenco de escritores de “Casa de las Ideas”, un espacio donde espero concluir mis días como escritor, y desde donde me propongo seguir contribuyendo con mis escritos e ideas a mejorar en lo posible mi comunidad y, como soñar no cuesta nada, también el mundo donde vivo.

Leave a comment

©2012 Casa de las Ideas, Derechos reservados. l Sitio desarrollado por: Freaner Creatives

Search

Back to Top