Ocho años… y contando

Oscar Romo Salazar, Recientes No hay comentarios en Ocho años… y contando 31

Nuestro programa “CasadelasIdeas”TV ha arribado venturosamente a su octavo aniversario, dentro de la barra programática de Megacanal Sonora, el cual está catalogado como el número uno a nivel nacional, como parte integral del sistema de megacanales que ha construido Megacable. Ocho años ya, días más, días menos, porque no se trata de una medición con exactitud cronométrica ni nada que se le parezca, y en este caso en particular la aproximación es razonable y se justifica, dada la satisfacción que sentimos por haber llegado prácticamente a los 400 programas transmitidos durante la misma cantidad de horas de permanencia ante el ojo y la mente crítica de nuestra audiencia televisiva. Se dice fácil, pero créame usted que detrás existe una larga historia de contratiempos y esfuerzos. Sin embargo, ahí la llevamos.

Hace ocho años, días más, días menos, insisto, fui invitado por mi buen amigo Víctor Mendoza Lambert, director general de Megacanal Sonora, a presentar un programa dentro de la nueva barra que se estaba creando para ese canal, que empezaba a ganarse a pulso la atención de los sonorenses. En efecto, Megacanal Sonora se ve actualmente, y desde hace algunos años, en los 28 principales municipios sonorenses, y su tele auditorio crece sin cesar, a base de calidad y superación constante. Una exigencia impuesta desde dentro de la empresa, y desde fuera, en una sociedad cada día más demandante y exigente, en el mundo de la comunicación donde la competencia es cada día más dura y despiadada.

“CasadelasIdeas”TV no es un programa de noticias, y jamás ha pretendido serlo. Hay muchos y excelentes progranas que se dedican a ello. Es en cambio un programa de análisis y de comentarios que, desde su concepción, se propuso ofrecer al público una amplia diversidad de temas que cubren desde la inevitable política, hasta el campo de la salud y la medicina, pasando por la educación, la economía y las finanzas, la ciencia y la tecnología, el arte y la cultura, la familia, y en fin, el amplio y complejo espectro de asuntos que inciden en el entorno local, regional y nacional, e incluso en momentos específicos, en el entorno internacional, del que no podemos apartarnos, por mucho que queramos.

El proyecto del que inicialmente surgió “Casa de las Ideas” en su versión como página web, se debe a mi deseo de contar con un espacio de expresión libre de ataduras y de compromisos de cualquier tipo. Mi hijo Carlos Eduardo, de profesión arquitecto, fue motor y pivote en las primeras ideas y escaramuzas que son parte de este tipo de espacios de comunicación. Sobre todo cuando no se tienen los recursos suficientes para resolver todas las necesidades y requerimientos. En el diseño estético de la página fueron determinantes la capacidad de Carlos, mi hijo, y el genio creativo de Eduardo “El Chori” Murrieta, a quien se debe la cabeza con los caracoles que fluyen a manera de pensamientos e ideas. Igual el nombre “Casa de las Ideas” se debe a él, al “Chori”. No tiene caso detallar la infinidad de dificultades que tuvimos que superar y las situaciones adversas que debimos enfrentar. Pero un venturoso día nuestra página por fin vio la luz, y de eso ya hace nueve años.

Un año después se me presentó la oportunidad de presentar “CasadelasIdeas”TV en Megacanal, en las circunstancias descritas párrafos atrás.

Para estar en condiciones de cubrir la amplia y ambiciosa temática que nos plateamos, inicialmente integramos un equipo de conductores con un perfil diverso y de alta calidad. Ese primer equipo estuvo integrado por Joaquín Robles Linares, Jorge Murillo Chísem, Carlos Eduardo Romo Freaner y su servidor. Invitados y entrevistados hubo por decenas en los primeros dos-tres años. Y fuimos tribuna para las voces de inconformidad de movimientos ciudadanos como el de “No al Novillo”, “Los Malnacidos” y otros similares.

Pero el mundo de la comunicación es cambiante y exigente, y poco a poco se nos deshizo el primer equipo y con dolor del alma tuve que dejarlos ir a atender sus nuevas responsabilidades. Sin embargo ya se habían empezado a incorporar nuevos elementos al equipo de conducción: primero el Maestro Bulmaro Pacheco Moreno y luego Benjamín Gaxiola Loya, quienes estuvieron firmes al pie de la cureña, y deteniendo el cerro durante casi cuatro años. Fue sin duda el período de maduración y consolidación del programa como espacio de análisis, y cuando adquirió el prestigo -poco o mucho- con que actualmente cuenta. Con ambos dos, Bulmaro y Benjamín, tengo una deuda de gratitud que tal vez jamás logre saldar.

Inquieto a más no poder, Bulmaro empezo a buscar nuevos aires y poco a poco fue menos frecuente su presencia en la mesa de análisis. En lo que a mí respecta no se ha ido del todo, y la puerta sigue abierta para que regrese cuando lo desee, porque la calidad y la profundidad de sus análisis es siempre bien venida. Por un corto tiempo el peso de la conducción del programa recayó en los hombros de Benjamín y los de su servidor. Y con limitaciones y penurias sin fin, seguimos navegando en el mar embravecido de los acontecimientos locales, regionales y nacionales, ofreciendo martes a martes nuestros análisis y comentarios al exigente público televidente de Sonora.

A medida que se acercaba el octavo aniversario del programa empecé a echar mis redes en el medio local, buscando reforzar el equipo integrado por Gaxiola, que seguirá apareciendo en forma intermitente, y por mi. Y primero encontré a un joven y muy talentoso elemento en la persona de Gustavo Tena Hinojosa, compañero de escuela de mi hijo mayor, Óscar, quien me lo recomendó ampliamente. Gustavo ha respondido con creces, y de inmediato se hizo patente la energía y la pujanza que lo caracterizan, a la par de su gran capacidad estética y periodística. Por su conducto se ha incorporado el abogado y periodista Noé Becerra López, otro excelente elemento poseedor de amplia experiencia en el campo jurídico, y una destacada carrera en el peridismo local y foráneo.

Mención especial merece nuestro gran amigo y frecuente analista invitado, el Doctor en Ciencias e Investigador Ramón Pacheco Aguilar, con el siempre interesante tema de la Ciencia y la Tecnología, inexplicable e imperdonablemente relegado tanto por el gobierno federal como por el gobierno estatal. Se ha convertido en uno de los temas bandera de nuestro programa, y no dejaremos de seguir insistiendo en él, hasta que la gota perfore la roca de la indiferencia oficial.

La más reciente incorporación al panel de analistas es Jossie Robles, una mujer extraordinaria, ampliamente conocida y reconocida en el mundo de la comunicación, prensa, radio y televisión, quien ha aceptado incorporarse al equipo, bajo condiciones y circunstancias muy especiales. De esta manera, con heridas aún abiertas y cicatrices ya cerradas, con raspones y moretones por todos lados, hemos arribado a nuestro octavo aniversario, y con este equipo seguiremos adelante, contra viento y marea, hasta que el cuerpo aguante y a donde nos lleven los huracanados vientos de la vida.

Tenemos incluso una nueva imagen, plasmada en un escenario que se debe al genio creador de Gustavo Tena, y ya el martes pasado pudimos presentarlo por vez primera, en el marco del aniversario del programa. Faltan algunos detalles por afinar, pero básicamente ya está listo y usted podrá observarlo, ya sea aprobándolo o criticándolo, según sea el caso.

En este escrito, que relata en forma abreviada la historia de “Casa de las Ideas” en sus dos versiones, solo falta mencionar al equipo técnico de cámaras y cabina, sin cuyo respaldo y capacidad difícilmente hubiéramos podido lograr nuestros objetivos de calidad y permanencia. Ellos son actualmente: Mario Cruz en la coordinación general del equipo, Mauro López en la consola de transmisión, Loreto Pérez auxiliar en la cabina, David Moya en las cámaras y Luis “Bam Bam” Busani en el audio.

Con lo expresado en este escrito tiene usted una reseña más o menos completa del proceso de desarrollo que ha seguido “Casa de las Ideas” en sus dos modalidades como espacio de comunicación. Seguimos y seguiremos ejerciendo el derecho de expresar nuestras ideas y convicciones, sin menoscabo del criterio y posición personal de cada conductor y de cada analista, cuya responsabilidad corre por cuenta de cada quien en lo individual.

No somos enemigos ni contrincantes de nadie, pero sí pretendemos mantenernos presentes en la escena como un modesto contrapeso a los excesos de poder, y somos y seguiremos siendo críticos de todo aquello que a nuestro juicio lastime o afecte negativamente a la comunidad en que vivimos, y a la cual nos debemos.

Espero su comentario en oscar.romo@casadelasideas.com
En Tweeter soy @ChapoRomo

Author

Oscar Romo Salazar

Nací en Hermosillo, Sonora, el 12 de noviembre de 1937, en la antigua Calle Comercio (hoy No Reelección) al mismito pie del bienamado “Cerro de la Campana”.
Desde pequeño mostré una gran afición por la lectura y a lo largo de mi vida he sido un ávido lector. Leo todo lo que cae en mis manos, desde novelas de ficción, biografías de personajes famosos, libros de superación personal, revistas, periódicos impresos y virtuales… todo y de todo.
Me gusta mucho escribir sobre mi ciudad, sobre todo la pequeña ciudad donde me crié y donde crecí, dicen que tengo una gran memoria porque recuerdo cosas que sucedieron cuando yo estaba muy niño. Es posible. Trato de mantener vivos mis recuerdos escribiéndolos y compartiéndolos con quien quiera leerlos.
Estudié primaria, secundaria y preparatoria en Hermosillo, y posteriormente me fui a Monterrey a estudiar la carreta de arquitectura, la cual finalmente terminé en la ciudad de México, D.F.
Me casé cuando aún no terminaba mi carrera y formé mi familia con María Emma Freaner, originaria de Nacozari de García, quien me dio tres hijos: Oscar Upton, Carlos Eduardo y Leonel, los tres casados con excelentes mujeres. Tengo siete nietos, cuatro varones y tres mujeres, la mayor de 15 años y el menor de un año y medio.
He dedicado los últimos 26 años de mi vida a escribir, 25 de ellos en el periódico “El Imparcial”, y durante varios años lo hice simultáneamente para el periódico diocesano “En Marcha”, cuando lo dirigía con gran tino el padre Teodoro Pino, hoy Obispo.
Durante dos años y medio, de 2004 a mediados del 2007 tuve un programa de análisis político en Telemax al que llamé “Controversia”. Dicen que tuvo bastante éxito y que mientras duró fue muy visto.
El año pasado abandoné a “El Imparcial” por incompatibilidad de criterios y visiones con la actual dirección, y durante un año y medio aproximadamente (de principos del 2009 a mediados de este 2010, he venido colaborando con el portal “Contactox” de Claudio Escobosa Serrano.
Desde al año 2008 soy Presidente del Consejo Consultivo de Zona Histórica de Hermosillo y soy miembro de la Sociedad Sonorense de Historia.
En el mes de mayo de este año 2010 presenté mi libro “A Contracorriente: 25 Años Desde la Trinchera”, el cual fue editado por el Instituto Municipal de Cultura y Arte. Este libro es una primera compilación de unos 200 artículos de los más de dos mil que escribí durante el cuarto de siglo que tengo escribiendo.
Formo parte del elenco de escritores de “Casa de las Ideas”, un espacio donde espero concluir mis días como escritor, y desde donde me propongo seguir contribuyendo con mis escritos e ideas a mejorar en lo posible mi comunidad y, como soñar no cuesta nada, también el mundo donde vivo.

Leave a comment

©2012 Casa de las Ideas, Derechos reservados. l Sitio desarrollado por: Freaner Creatives

Search

Back to Top