Etapas, no ciclos

Oscar Romo Salazar, Recientes No hay comentarios en Etapas, no ciclos 24

Algunos piensan -a mi juicio equivocadamente- que la vida de los sereshumanos se desarrolla a base de ciclos. Yo pienso que más bien se desarrolla a base de una serie de etapas (secuenciales o no) que se inician y concluyen en momentos determinados. Si visualizamos mentalmente a un ciclo como una suerte de recorrido circular, podríamos establecer entonces que las etapas que se dan en la vida de toda persona, no necesariamente son cíclicas, en el sentido de que inicien en un momento determinado de la vida, y concluyan en el mismo punto donde iniciaron. Dan principio, efectivamente, y se desarrollan con dinámicas y características diferentes, pero no concluyen obligatoriamente en el mismo punto donde arrancaron.

La vida da principio en el momento maravilloso de la concepción, en el instante mismo en que el óvulo femenino es fecundado, y se produce el milagro. A partir del nacimiento, cada criatura humana empieza un proceso que durará tantos años como viva.

En un poema muy conocido, el bardo inmortal que lo escribió dijo que somos los arquitectos de nuestro propio destino. Usted puede creer o no que exista el destino, que todos estamos predestinados y que, por lo tanto, forzosamente tenemos que cumplirlo, y que hagamos lo que hagamos no podemos modificarlo. De acuerdo con sus creencias y convicciones personales, usted podrá estar de acuerdo o no con ese fatalismo irrevocable, pero no podrá negar que cada uno de nosotros, al avanzar por la vida, vamos haciendo nuestro propio camino, como bien apuntara otro insigne poeta.

Voy a narrar para usted los caminos que en lo personal he recorrido en el accidentado, imprevisible y muchas veces ingrato, aunque siempre excitante e intenso, mundo de la comunicación, y las etapas que he cumplido hasta llegar al momento presente, ya muy cerca del final de mis días.

Mi primeros “pininos” como periodista ocurrieron entre los años 1957 y 1960, cuando fui director del boletín que publicábamos mensualmenteen la Asociación de Estudiantes en Monterrey, A.C. en aquel entonces integrada exclusivamente por estudiantes del Tecnológico de Monterrey, que era el único campus que había en el país. Ahí escribía una columna titulada “Sopa de Víbora”, bajo el seudónimo de Mr. O’Di Oso, primera y única vez que he utilizado un seudónimo para firmar mis escritos.

El tiempo corrió y la vida siguió su curso, y por causas de fuerza mayor me vi obligado a abandonar aquella incipiente actividad en el periodismo estudiantil, para dedicarme de lleno a mi profesión, y a formar mi familia.

En 1984, 24 años después, me llegó la oportunidad de reanudar mi actividad como escritor de columnas y de artículos, actividad que se ha convertido en mi gran pasión a lo largo de los últimos 37 años de mi existencia. Gracias a José Alberto Healy Noriega, el inolvidable “Cochibeto”, y luego José Santiago Healy Loera, durante 25 años permanecí como columnista y editorialista en El Imparcial. Y se cumplió una de las etapas que más impacto han tenido en este periodo de mi vida, de entonces a la fecha.

Pero no hay etapa que no concluya, y el 13 de mayo de 2009 mi carrera como imparcialero llegó a su fin, por “incompatibildad de criterios éticos y periodísticos” con Juan Fernando Healy Loera, y en particular con algunos de los altos funcionarios del periódico en aquel entonces.

La siguiente etapa de mi vida periodística fue de mayo de 2009 a mayo de 2010, en que estuve publicando mis artículos en el portal “ContactoX” de mi difunto amigo Claudio Escobosa. Y a partir de junio de 2010 establecí en Internet mi propia página web, que bauticé con el nombre de “Casa de las Ideas”, y que está por cumplir ya 10 años de vida periodística.

En estos 37 años de vida periodística que he descrito en forma breve ysintetizada para usted, he tenido también la oportunidad de incursionar en la televisión local, primero en Telemax con un programa denominado “Controversia” que permaneció dos años y medio (2004-2006), y luego en Megacanal Sonora, con mi programa “CasadelasIdeas”TV que permaneció en el aire la friolera de 8 años y 10 meses, hasta su terminación el pasado martes 17 del presente.

Casi 9 años y 446 programas transmitidos, entre 2011 y 2020. Un periodo de tiempo sorprendentemente largo, considerando que en televisión normalmente la vida de los programas es muy breve. En nuestro caso fue sumamente satisfactorio, dado que nos permitió llegar a multitud de paisanos sonorenses nuestros, que radican en los 28 principales municipios de la entidad.

Mi agradecimiento y reconocimiento para todos y cada uno de los buenos amigos y fieles colaboradores que se sentaron a mi lado en la mesa de análisis de mi (nuestro) programa a lo largo de todos estos añosy que, con su indiscutible talento y su gran capacidad, construyeron y fortalecieron los fundamentos de esta “Casa” que llegó a grandes alturas en la televisión de paga en nuestra región: Joaquín Robles-Linares, Jorge Murillo, Carlos Romo, Bulmaro Pacheco, Benjamín Gaxiola, Anabel Acosta, Jossie Robles, Gabby Salido, Gustavo Tena, Noé Becerra y demás amigos, algunos de los cuales llegaron a tomarse una tacita de café y luego se marcharon.

Este programa que acaba de pasar a mejor vida, inició en la parte más ardiente del sexenio de Guillermo Padrés Elías, cuando la corrupción, los excesos, las ilegalidades y los abusos rebasaron todos los límites imaginables, dejando en nuestro estado secuelas que aún es posible percibir. Todos los duros conflictos y temas esponosos que se suscitaron en aquel oscuro sexenio, fueron tratados en la mesa de análisis de “CasadelasIdeas”TV con amplitud y profundidad, y uno de ellos, el de “No Al Novillo” fue uno de los que recibió más apoyo y respaldo de nuestra parte.

Me queda -nos queda- la profunda satisfacción de haber cumplido con la grata y a la vez complicada responsabilidad de llevar a nuestro teleauditirio sonorense los análisis, comentarios y puntos de vista sobre centenares de temas locales, regionales y nacionales de todo tipo e importancia.

Y como toda etapa que se cumple, la que recién acabo de dejar atrás deja abierta la oportunidad de iniciar una nueva, posiblemente más interesante que la que se ha cerrado. Así lo espero, y en ese sentido estoy trabajando.

Espero encontrarme con usted en alguna de las muchas veredas que traza la vida, y que los humanos recorremos en ruta hacia nuestro destino final.

e- mail: oscar.romo@casadelasideas.com

Twitter: @ChapoRomo

Author

Oscar Romo Salazar

Nací en Hermosillo, Sonora, el 12 de noviembre de 1937, en la antigua Calle Comercio (hoy No Reelección) al mismito pie del bienamado “Cerro de la Campana”.
Desde pequeño mostré una gran afición por la lectura y a lo largo de mi vida he sido un ávido lector. Leo todo lo que cae en mis manos, desde novelas de ficción, biografías de personajes famosos, libros de superación personal, revistas, periódicos impresos y virtuales… todo y de todo.
Me gusta mucho escribir sobre mi ciudad, sobre todo la pequeña ciudad donde me crié y donde crecí, dicen que tengo una gran memoria porque recuerdo cosas que sucedieron cuando yo estaba muy niño. Es posible. Trato de mantener vivos mis recuerdos escribiéndolos y compartiéndolos con quien quiera leerlos.
Estudié primaria, secundaria y preparatoria en Hermosillo, y posteriormente me fui a Monterrey a estudiar la carreta de arquitectura, la cual finalmente terminé en la ciudad de México, D.F.
Me casé cuando aún no terminaba mi carrera y formé mi familia con María Emma Freaner, originaria de Nacozari de García, quien me dio tres hijos: Oscar Upton, Carlos Eduardo y Leonel, los tres casados con excelentes mujeres. Tengo siete nietos, cuatro varones y tres mujeres, la mayor de 15 años y el menor de un año y medio.
He dedicado los últimos 26 años de mi vida a escribir, 25 de ellos en el periódico “El Imparcial”, y durante varios años lo hice simultáneamente para el periódico diocesano “En Marcha”, cuando lo dirigía con gran tino el padre Teodoro Pino, hoy Obispo.
Durante dos años y medio, de 2004 a mediados del 2007 tuve un programa de análisis político en Telemax al que llamé “Controversia”. Dicen que tuvo bastante éxito y que mientras duró fue muy visto.
El año pasado abandoné a “El Imparcial” por incompatibilidad de criterios y visiones con la actual dirección, y durante un año y medio aproximadamente (de principos del 2009 a mediados de este 2010, he venido colaborando con el portal “Contactox” de Claudio Escobosa Serrano.
Desde al año 2008 soy Presidente del Consejo Consultivo de Zona Histórica de Hermosillo y soy miembro de la Sociedad Sonorense de Historia.
En el mes de mayo de este año 2010 presenté mi libro “A Contracorriente: 25 Años Desde la Trinchera”, el cual fue editado por el Instituto Municipal de Cultura y Arte. Este libro es una primera compilación de unos 200 artículos de los más de dos mil que escribí durante el cuarto de siglo que tengo escribiendo.
Formo parte del elenco de escritores de “Casa de las Ideas”, un espacio donde espero concluir mis días como escritor, y desde donde me propongo seguir contribuyendo con mis escritos e ideas a mejorar en lo posible mi comunidad y, como soñar no cuesta nada, también el mundo donde vivo.

Leave a comment

©2012 Casa de las Ideas, Derechos reservados. l Sitio desarrollado por: Freaner Creatives

Search

Back to Top