Errores que se pagan caro

Oscar Romo Salazar, Recientes No hay comentarios en Errores que se pagan caro 49

Cuando se cometen errores, se pagan. De una u otra forma, tarde o temprano, hay que pagar por ellos. Es una ley fundamental no promulgada en ninguna legislatura, ni decretada por ninguna autoridad. Es una ley impuesta por las realidades inmutables de la vida, una ley que no necesita figurar en ningún código, o formar parte de ninguna constitución, para estar siempre vigente. Y es una ley que usualmente se cumple… a menos de que intervengan factores e influencias extrañas. Corresponde exacta y precisamente a la vieja fórmula que establece que a cualquier toma de decisiones corresponden una o varias consecuencias. “Choices and consequences” dicen los gringos, que también son expertos en materia de errores… y con grado de maestría.

Cuando los que gobiernan cometen errores, y usted, yo y cualquiera sabemos que eso sucede a cada instante, sin pausa ni descanso, es relativamente fácil ocultarlos. Esconderlos bajo la salvadora alfombra de la opacidad y la nula rendición de cuentas -como hacen con la basura las amas de casa sucias y descuidadas- funciona cuando menos por un tiempo, mientras la ley del error y pago correspondiente se cumple, cosa que resulta inevitable, aunque a veces tome largo tiempo. La ignorancia y el desconocimiento público, junto con las tradicionales complicidades y contubernios que sea dan en el mundo del poder, y la siempre presente manipulación de la información, hacen el resto y cierran el círculo.

ooOoo

Los dos párrafos introductorios, que pudieran parecerle al lector crípticos y sentenciosos, obedecen al propósito de abordar en este escrito el tema del conflicto suscitado entre el ISSSTESON, la Universidad de Sonora y sus dos sindicatos, STAUS y STEUS. Conflicto que para algunos pudiera ser novedad, pero que en realidad está cubierto por una gruesa capa de telarañas, de esas que generan el tiempo y sus arañas.

Siendo un asunto que a simple vista parece estar encapsulado en el ámbito de las relaciones institucionales entre el ISSTESON, y la UNISON y su personal académico y de trabajo, en realidad trasciende esa limitada frontera, para impactar al resto de los ciudadanos de Sonora, que de ninguna manera estamos liberados de las consecuencias.

La historia de este conflicto que ha vuelto a resurgir, se inscribe en las viejas historias de corrupción que existen dentro del ISSSTESON que, conforme fue transcurriendo el tiempo y se fueron sucediendo los directores, de ser una institución excelente que sirvió de modelo para otras similares en diversas entidades del país, pasó a ser un prototipo en cuanto a corrupción y bandidaje. Sus primeros directores fueron personas honestas y de impecable comportamiento, pero una vez que se abrieron las compuertas de la corrupción, ya no hubo poder humano que la contuviera.

Pero a la par de la corrupción, estuvieron también presentes y actuantes los errores y la falta de previsión y de visión de futuro de quienes dirigieron esa institución. Simplemente dejaron que el destino alcanzara a esta otrora noble y funcional institución de seguridad y servicios sociales, al igual que ha alcanzado a toda la estructura de la medicina social del país, que se encuentra en crisis a nivel nacional. El destino no perdona, igual que los errores, cuyo costo resulta cada vez más alto, y que llega a ser impagable, sobre todo en estos tiempos de profunda crisis financiera en todos los renglones.

El conflicto ISSSTESON-UNISON-Sindicatos Universitarios parte no solo de la creciente insolvencia de las instituciones de seguridad social, sino de los errores garrafales cometidos, y de la corrupción institucional a la par. Un convenio cuyo origen es impreciso, pero que fue signado por las tres partes, permitió que los trabajadores sindicalizados pagaran solamente el 8% de las aportaciones normales, pero que tuvieran derecho a las prestaciones totales, en contraste con el resto de los asegurados que cubren una cuota del 28%, lo cual es inadmisible desde el punto de vista de un derecho que, debiendo ser parejo para todos, resulta disparejo y discriminativo. Una vez institucionalizado el vicio creado por el convenio de marras, el estallido final del conflicto, que había permanecido en estado latente, solo fue cuestión de tiempo.

En una entrevista concedida el año pasado por Pedro Ángel Contreras López, director general del ISSSTESON, declaró: “Si el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado de Sonora (Isssteson) se declara en insolvencia financiera total, se afectaría a 180 mil derechohabientes en toda la entidad”. Y luego procedió a detallar la compleja situación que enfrenta la institución, que va desde la falta de pago de 14 organismos e instituciones, hasta el desembolso por efecto de las pensiones y jubilaciones… “¿Por qué es urgente atender Isssteson?” preguntó. Y se respondió a sí mismo: “Por la posibilidad latente de tener que declarar al Instituto en insolvencia financiera, provocando la limitación o cancelación de los servicios médicos, de pensiones y/o vivienda a los trabajadores y a sus familias”.

Desde el 2016, luego de que los ingresos de los empleados activos ya no alcanzaron para pagar la nómina de los pensionados, el Gobierno estatal ha otorgado un subsidio y, como consecuencia, ha dejado de invertir en obras. El subsidio inició con 495 millones de pesos y este año (2018) llegará a 650 millones de pesos; para el presupuesto de egresos de 2019 se prevé sume un total de 826 millones, y cada año seguirá subiendo de tal forma que para el año 2024 podría llegar a 2 mil 300 millones de pesos. A la problemática económica de Isssteson se suman dos casos específicos, según dijo Contreras: por un lado la UniSon, al convertirse en el único de los más de 140 organismos afiliados que desde el 2006 se ha negado a pagar el porcentaje de cuotas y aportaciones previsto en la Ley 38, teniendo un adeudo de mil 872 millones de pesos.

Pero también está el caso de las prestaciones adicionales que tiene el Sindicato Único de Empleados de Isssteson, ya que son mayores a las que tienen otros sindicatos como Sutspes; más de 243 millones de pesos al año. Pedro Ángel Contreras hizo hincapié en que “la mala administración del gobierno anterior en Sonora, generó un severo déficit en las finanzas del Instituto, que afecta al servicio médico, el abasto de medicamentos, el pago de pensiones y el funcionamiento diario de Isssteson”. “Tan sólo en cuotas y aportaciones -que representan la fuente principal de financiamiento al Instituto- la pasada administración estatal dejó un adeudo histórico que rebasa los 2 mil millones de pesos, al no entregar los cobros retenidos de los trabajadores y dependencias públicas”. “Además dispuso ilegalmente de la reserva del Fondo de Pensiones, y nunca presentó una demanda contra el secretario de Hacienda en turno por omitir la entrega de los recursos retenidos a Isssteson”.

O sea que, como consecuencia de una serie de situaciones altamente irregulares, el gobierno del estado se ha visto precisado a subsidiar a los trabajadores al servicio del estado, y de otras diversas instituciones afiliadas, con recursos que son el pueblo de Sonora en su totalidad. Se genera así una situación absolutamente injusta e insostenible, y además altamente nociva y perjudicial.

En 2016 los pagos anualizados de pensionados representaron una erogación de 2 mil 569 millones de pesos, mientras que para 2018 llegó a 3 mil 652 millones de pesos. A la fecha se desconoce la suma exacta que se erogará en 2019 por ese concepto, pero rebasará probablemente los 4 mil 500 millones de pesos. Una suma escaloriante, capaz de poner a tembar a cualquier gobierno estatal.

El Magistrado Presidente del Tribunal de Justicia Administrativa, Aldo Padilla Pestaño, informó que procederán las demandas por nivelación de pensión en el Isssteson solamente si en los últimos tres años, los hoy jubilados aportaron el entero de su salario. Explicó que una persona que se va a jubilar y que pretende gozar de una pensión al mismo grado de lo que percibe, tiene que aportar el porcentaje correspondiente al monto total de lo que gana.

Y finalizó: “Un ejemplo muy claro es cuando una persona que ganaba 15 mil pesos mensuales como sueldo base, recibía además un bono adicional de 10 mil pesos. Su jubilación es con base en 15 mil pesos, pero a la vuelta de los años pide nivelación, pero ¿de dónde saca el Isssteson los 10 mil pesos restantes? Si el trabajador nunca aportó ni su patrón tampoco. En total, en el Tribunal de Justicia Administrativa existen mil 530 demandas activas relacionadas con las pensiones del Isssteson, las cuales sólo procederán si realizaron sus aportaciones completas”.

Concluida ya la cuarta jornada de las mesas de negociación entre los titulares del Isssteson y la Universidad de Sonora, Pedro Ángel Contreras López y Enrique Velázquez Contreras siguen buscando la forma de actualizar el Convenio de Prestaciones y Servicios (parte crucial dentro del conflicto) que permita resolver satisfactoriamente el monumental embrollo. Por el bien de todos los sonorenses, se encuentren involucrados directamente o no, esperemos que la encuentren lo antes posible. Hay demasiados fierros en la lumbre.

Tercera llamada, tercera… tomen asiento, señores, la función acaba de empezar en el gran teatro de los conflictos que jamás cierra sus puertas.

En Tweeter soy @ChapoRomo
e-mail: schapporomo@gmail.com

Author

Oscar Romo Salazar

Nací en Hermosillo, Sonora, el 12 de noviembre de 1937, en la antigua Calle Comercio (hoy No Reelección) al mismito pie del bienamado “Cerro de la Campana”.
Desde pequeño mostré una gran afición por la lectura y a lo largo de mi vida he sido un ávido lector. Leo todo lo que cae en mis manos, desde novelas de ficción, biografías de personajes famosos, libros de superación personal, revistas, periódicos impresos y virtuales… todo y de todo.
Me gusta mucho escribir sobre mi ciudad, sobre todo la pequeña ciudad donde me crié y donde crecí, dicen que tengo una gran memoria porque recuerdo cosas que sucedieron cuando yo estaba muy niño. Es posible. Trato de mantener vivos mis recuerdos escribiéndolos y compartiéndolos con quien quiera leerlos.
Estudié primaria, secundaria y preparatoria en Hermosillo, y posteriormente me fui a Monterrey a estudiar la carreta de arquitectura, la cual finalmente terminé en la ciudad de México, D.F.
Me casé cuando aún no terminaba mi carrera y formé mi familia con María Emma Freaner, originaria de Nacozari de García, quien me dio tres hijos: Oscar Upton, Carlos Eduardo y Leonel, los tres casados con excelentes mujeres. Tengo siete nietos, cuatro varones y tres mujeres, la mayor de 15 años y el menor de un año y medio.
He dedicado los últimos 26 años de mi vida a escribir, 25 de ellos en el periódico “El Imparcial”, y durante varios años lo hice simultáneamente para el periódico diocesano “En Marcha”, cuando lo dirigía con gran tino el padre Teodoro Pino, hoy Obispo.
Durante dos años y medio, de 2004 a mediados del 2007 tuve un programa de análisis político en Telemax al que llamé “Controversia”. Dicen que tuvo bastante éxito y que mientras duró fue muy visto.
El año pasado abandoné a “El Imparcial” por incompatibilidad de criterios y visiones con la actual dirección, y durante un año y medio aproximadamente (de principos del 2009 a mediados de este 2010, he venido colaborando con el portal “Contactox” de Claudio Escobosa Serrano.
Desde al año 2008 soy Presidente del Consejo Consultivo de Zona Histórica de Hermosillo y soy miembro de la Sociedad Sonorense de Historia.
En el mes de mayo de este año 2010 presenté mi libro “A Contracorriente: 25 Años Desde la Trinchera”, el cual fue editado por el Instituto Municipal de Cultura y Arte. Este libro es una primera compilación de unos 200 artículos de los más de dos mil que escribí durante el cuarto de siglo que tengo escribiendo.
Formo parte del elenco de escritores de “Casa de las Ideas”, un espacio donde espero concluir mis días como escritor, y desde donde me propongo seguir contribuyendo con mis escritos e ideas a mejorar en lo posible mi comunidad y, como soñar no cuesta nada, también el mundo donde vivo.

Leave a comment

©2012 Casa de las Ideas, Derechos reservados. l Sitio desarrollado por: Freaner Creatives

Search

Back to Top