El orgullo de la sangre

Oscar Romo Salazar, Recientes No hay comentarios en El orgullo de la sangre 33

El martes pasado, día cabalístico por ser el número trece de este mes de agosto -que nos trae de la cola, sobre todo a los hermosillenses, a causa de la humedad y las altas temperaturas- la Universidad de Sonora tuvo a bien realizar una emotiva ceremonia en honor de mi hermano Miguel Alfonso Romo Salazar (jubilado ya desde hace algunos años), por sus méritos académicos y por ser parte fundamental, y uno de los pilares principales, del grupo de académicos que desde hace 30 años vienen promovido y desarrollado el tema del Desarrollo Sustentable en el Alma Mater, en Sonora, y en numerosas partes del mundo, donde se reconoce a nuestra Universidad como uno de los líderes en la materia.

Se dice fácil,  pero le puedo asegurar a usted que ha representado una lucha titánica e incesante, que raya en lo heroico.

El evento resultó sumamente interesante, y tuvo momentos de alta emotividad. Estuvieron presentes el actual rector Enrique Velázquez y el ex rector Heriberto Grijalva, que han tenido mucho que ver con el éxito de estos esfuerzos. Igualmente vale destacar la presencia el doctor Luis Eduardo Velázquez Contreras, una verdadera eminencia a nivel internacional, con múltiples reconocimientos otorgados por las principales instituciones de alto prestigio mundial. También presentes ahí los doctores Javier Esquer Peralta, Nora Munguía y Guillermo Cuamea, Jefe del Departamento de Ingeniería Industrial.

Terminado el evento de marras, se procedió a imponerle el nombre de mi hermano a una de las aulas/auditorio de la escuela de Ingeniería Industrial y a develar una placa en la que se lee:

AULA M.A. MIGUEL ALFONSO ROMO SALAZAR

Miembro Fundador del Grupo Desarrollo Sustentable

Es imposible describir a usted el orgullo y la satisfacción que representa para todos los miembros de nuestra familia, el que a nuestro hermano Miguel se le haya rendido un tributo de estanaturaleza e importancia. En lo personal solo lamento que mi padre Oscar Romo Kraft y mi madre Evangelina Salazar Dávila, no hayan podido estar físicamente ahí, disfrutando de ese momento inigualable, con todos nosotros sus hijos, y con los amigos de mi hermano, sus colegas y ex alumnos, que llenaron el auditorio donde se realizó el evento.

Le ofrezco a usted uno de los muchos artículos que escribió mi hermano hace 24 años, en sus prolíficos tiempos de actividad profesional, sobre el tema del Desarrollo Sustentable, la gran pasión de su vida, esperando que sirva para ilustrar mejor este tema que cada día cobra mayor importancia, ante el deterioro progresivo de nuestro medio ambiente local y regional, y obviamente de nuestro planeta.

EL DESARROLLO SUSTENTABLE IMPERATIVO SOCIO-ECONÓMICO,

ECOLÓGICO… ¿Y BIOLÓGICO?

Por: Miguel A. Romo Salazar

(Escrito en febrero de 1995)

 

“Muchos esfuerzos presentes para lograr las ambiciones humanas

son insostenibles, tanto en las naciones ricas como en las pobres.

Sorben en exceso, y demasiado rápido, de los recursos ambientales

que ya están en descubierto. Puede que muestren beneficios en

los balances de nuestra generación, pero nuestros hijos heredarán

las pérdidas”

 

Comisión Mundial de Desarrollo y Medio Ambiente

¿Cómo enfrentaremos los seres humanos los retos que nos plantea para el futuro el modelo de crecimiento que hemos seguido?  Ciertamente los avances tecnológicos, las maravillas electrónicas, los eficientes procesos industriales nos pasman y llenan de orgullo. Indudablemente uno de los pilares sobre los cuales se sustenta nuestra confianza en el futuro es la tecnología y el crecimiento económico, esencialmente el empresarial. Es inimaginable pensar que las técnicas industriales o agrícolas de principios de siglo pudieran haber proporcionado bienes y alimentos para la población actual.

Sin embargo tampoco escapa a nuestra observación y comprensión las presiones tremendas que tales modelos y técnicas están imponiendo sobre la ecología, sobre la economía, y sobre los mismos seres humanos. El modelo que hemos seguido nos ha permitido satisfacer muchas expectativas, pero -hoy lo vemos bien claro- nos está llevando ya a deterioros importantes en ámbitos como los señalados.

En los últimos 100 años, hemos provocado más contaminación que en los miles de años anteriores. Muchos recursos no renovables (petróleo, metales, etcétera) se encuentran ya ante la inminencia de agotamiento. El estrés citadino y sus manifestaciones en violencia, ansiedad y vacío espiritual alcanzan valores altos en los estudios científicos. Pero no necesitamos estudios, usted y yo lo sabemos, porque lo vivimos.

Dos aspectos especialmente relevantes no debemos perder de vista, sobre todo cuando pensemos que los conceptos anteriores son alarmistas. Uno, el “crecimiento exponencial” que muestran los fenómenos negativos como la contaminación y el agotamiento de los recursos.  Esto significa que, por ejemplo, los niveles de contaminación que tomó 80 años que se duplicaran, ahora tomará solo 30 o 40 años la próxima duplicación,  luego solo 20, y así en la espiral descendente.

Otro: el “rezago” inherente a muchos fenómenos como por ejemplo en materia de contaminación. Si hoy suspendemos el uso de fuentes de deterioro del ozono, todavía los próximos 20 o 30 años continuará el daño por los miles de toneladas de sulfuros, fluorocarbonos y demás que ya están en la atmosfera.

Por otro lado, Desmond Morris plantea que nuestras civilizaciones tancomplicadas, podrán prosperar únicamente si las orientamos de manera que no choquen con nuestras básicas exigencias animales, ni tiendan a suprimirlas. Desgraciadamente nuestro cerebro pensante no está siempre de acuerdo con nuestro cerebro sensitivo. Propone Morris que, a pesar de su erudición, el Homo Sapiens sigue siendo un “mono desnudo”. Sus viejos impulsos le han acompañado durante millones de años, mientras que los nuevos le acompañan desde hace unos milenios como máximo.

Y de aquí surge una conclusión : A menos que podamos colonizar otros planetas en gran escala, o que limitemos seriamente el aumento de población, no tendremos más remedio que eliminar en un futuro no muy lejano, todas las formas de vida sobre la tierra.

Existe una  propuesta de modelo de “Desarrollo Sustentable”. Es una interesante alternativa, incipiente aún, pero suficientemente valiosa para tomarse en cuenta. Esencialmente propone “cambiar estructuras”, atacar las “causas estructurales del sobrepasamiento”. Las normas sociales, los objetivos, los incentivos. Elementos básicos son: regulación del crecimiento poblacional y del crecimiento industrial, con sus consecuencias en la disminución de la contaminación y riesgo de agotamiento de recursos.

Las simulaciones hechas por los científicos basadas en el modelo de desarrollo actual muestran que inevitablemente vamos hacia el colapso. Llegará un momento dentro de los próximos 80 o 100 años en que abruptamente y masivamente la humanidad caerá en hambrunas y mortandad. Así que al pensamiento inicial de este articulo, podemos agregar que de no incorporar los valores en nuestros modelos, sobrevendrá el colapso.

Una limitación del modelo de simulación desarrollado es que no incluye variables sociales, por ejemplo como podría un cambio de valores o de actitudes afectar a las demás variables y a las perspectivas generales. Deberemos ver un fuerte avance en este sentido en el futuro próximo.

El modelo de “Desarrollo Sustentable” trata de garantizar un futuro para nosotros, nuestros hijos y nietos. Y curiosamente -sin estar realizado por personas con ideas religiosas- coincide con los valores que todas las religiones han propuesto desde antiguo.

Se está agotando el tiempo para que demostremos nuestro amor por la “madre tierra”, y como con nuestra madre humana, deberemos hacerlo con hechos concretos y continuos, y no simplemente celebrando cada año los “Diez de Mayo”.

En Twitter soy @ChapoRomo

Mi dirección de correo es oscar.romo@casadelasideas.com

Author

Oscar Romo Salazar

Nací en Hermosillo, Sonora, el 12 de noviembre de 1937, en la antigua Calle Comercio (hoy No Reelección) al mismito pie del bienamado “Cerro de la Campana”.
Desde pequeño mostré una gran afición por la lectura y a lo largo de mi vida he sido un ávido lector. Leo todo lo que cae en mis manos, desde novelas de ficción, biografías de personajes famosos, libros de superación personal, revistas, periódicos impresos y virtuales… todo y de todo.
Me gusta mucho escribir sobre mi ciudad, sobre todo la pequeña ciudad donde me crié y donde crecí, dicen que tengo una gran memoria porque recuerdo cosas que sucedieron cuando yo estaba muy niño. Es posible. Trato de mantener vivos mis recuerdos escribiéndolos y compartiéndolos con quien quiera leerlos.
Estudié primaria, secundaria y preparatoria en Hermosillo, y posteriormente me fui a Monterrey a estudiar la carreta de arquitectura, la cual finalmente terminé en la ciudad de México, D.F.
Me casé cuando aún no terminaba mi carrera y formé mi familia con María Emma Freaner, originaria de Nacozari de García, quien me dio tres hijos: Oscar Upton, Carlos Eduardo y Leonel, los tres casados con excelentes mujeres. Tengo siete nietos, cuatro varones y tres mujeres, la mayor de 15 años y el menor de un año y medio.
He dedicado los últimos 26 años de mi vida a escribir, 25 de ellos en el periódico “El Imparcial”, y durante varios años lo hice simultáneamente para el periódico diocesano “En Marcha”, cuando lo dirigía con gran tino el padre Teodoro Pino, hoy Obispo.
Durante dos años y medio, de 2004 a mediados del 2007 tuve un programa de análisis político en Telemax al que llamé “Controversia”. Dicen que tuvo bastante éxito y que mientras duró fue muy visto.
El año pasado abandoné a “El Imparcial” por incompatibilidad de criterios y visiones con la actual dirección, y durante un año y medio aproximadamente (de principos del 2009 a mediados de este 2010, he venido colaborando con el portal “Contactox” de Claudio Escobosa Serrano.
Desde al año 2008 soy Presidente del Consejo Consultivo de Zona Histórica de Hermosillo y soy miembro de la Sociedad Sonorense de Historia.
En el mes de mayo de este año 2010 presenté mi libro “A Contracorriente: 25 Años Desde la Trinchera”, el cual fue editado por el Instituto Municipal de Cultura y Arte. Este libro es una primera compilación de unos 200 artículos de los más de dos mil que escribí durante el cuarto de siglo que tengo escribiendo.
Formo parte del elenco de escritores de “Casa de las Ideas”, un espacio donde espero concluir mis días como escritor, y desde donde me propongo seguir contribuyendo con mis escritos e ideas a mejorar en lo posible mi comunidad y, como soñar no cuesta nada, también el mundo donde vivo.

Leave a comment

©2012 Casa de las Ideas, Derechos reservados. l Sitio desarrollado por: Freaner Creatives

Search

Back to Top