El Isssteson

Oscar Romo Salazar, Recientes No hay comentarios en El Isssteson 744

El Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado de Sonora (Isssteson), como organismo público descentralizado con personalidad jurídica y patrimonio propio, tiene a su cargo el otorgamiento de las prestaciones y servicios de seguridad social, mayormente pensiones y servicios de salud, en favor de los servidores públicos del Gobierno del Estado de Sonora, Ayuntamientos y Organismos afiliados. Esa es su razón de ser y su función principal, pero de bastantes años a la fecha se ha convertido en una fuente de enriquecimiento fantástico para sus directores, y también para quienes ocupan los puestos clave. El Isssteson es hoy sinónimo de corrupción y escándalo.

Los orígenes legales de este organismo surgen de la promulgación de la Ley No. 112, publicada el 20 de diciembre de 1948, en la que se estableció el “Fondo de Protección Burocrática”; misma Ley que fue modificada al publicarse la Ley No. 5, el 19 de noviembre de 1949, con la cual se instituye la Dirección de Pensiones del Estado. Después, el 4 de diciembre de 1950, se aprueba el Reglamento de la Dirección de Pensiones con la Ley No. 60, y luego, el 14 de marzo de 1962 es publicada la Ley No. 13 en la que se estableció un pago adicional del 5% del sueldo base para los servidores públicos del Gobierno del Estado por concepto de Asistencia Médica y Medicinas.

El 31 de diciembre de 1962, con la expedición y publicación de la Ley No. 38, la antigua Dirección de Pensiones del Estado se transforma, dando origen a su actual denominación como Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado de Sonora (Isssteson).

Siendo gobernador del estado el Lic. Luis Encinas Johnson, el 29 de Junio de 1989 es aprobada por el H. Congreso del Estado la Ley número 91 que reforma, deroga y adiciona diversas disposiciones de la Ley No. 38 del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado de Sonora, misma que entró en vigor el 4 de Julio de 1989. Finalmente el 28 de junio de 2005, es aprobado por el H. Congreso del Estado el decreto que reforma, adiciona y deroga diversas disposiciones de la Ley 38; el cual se publicó en el Boletín Oficial del Gobierno del Estado, Tomo CLXXV, Edición Especial No. 3, del miércoles 29 de junio de 2005.

El Hospital Ignacio Chávez

El Centro Médico Dr. Ignacio Chávez inició funciones el 9 de mayo 1977; la inauguración estuvo a cargo del Gobernador del Estado, Alejandro Carrillo Marcor, contando con la presencia del Dr. Ignacio Chávez de quien toma el nombre ese Centro Médico y que fuera reconocido por ser fundador del Instituto Nacional de Cardiología y ex Rector de la Universidad Nacional Autónoma de México. También asistió a dicho evento el entonces director del Isssteson, Héctor Guillermo “Temo” Balderrama Noriega, y fue nombrado como primer director del Hospital el Dr. José “Pepe” Gaxiola Bolrat.

Como antecedente de las instalaciones físicas ubicadas en calle Juárez y Aguascalientes de la colonia Centro de la Ciudad de Hermosillo, el gobierno del estado, presidido por el Lic. Alejandro Carrillo Marcor, adquirió la entonces llamada Clínica “Santa Cruz”, inmueble propiedad del Dr. Javier del Valle, para convertirlo en un hospital al servicio de los maestros y con el tiempo de los trabajadores al servicio del Gobierno del Estado, municipios y otros organismos. Como detalle alusivo al “Ignacio Chávez”, Héctor Guillermo “Temo” Balderrama le encomendó al despacho de arquitectos “Jiménez, Romo & Vielledent, S.C.” la remodelación de ese edificio, y su servidor fue el director de las obras que se realizaron en dicho inmueble.

La historia reciente

“Hoy el Isssteson es más fuerte”, declaró con cinismo y desfachatez la entonces Directora General, Teresa Lizárraga Figueroa, al anunciar en 2013 los proyectos de infraestructura para ese año. En vísperas de las primeras cinco décadas de vida que el año siguiente se cumplieron, pregonó la pomposa intención de seguir invirtiendo en su gente, afiliados e infraestructura social y hospitalaria. No pasó mucho tiempo antes de que empezáramos a ver la realidad de lo ocurrido: Teresa Lizárraga “empinó” al Instituto, sustrajo cantidades enormes de recursos y dañó al Isssteson, quizá en forma irremediable.

Según la Lizárraga, a partir de 2013 y con montos nunca antes vistos, supuestamente se arrancaría un programa gigantesco de inversiones de todo tipo en Nogales, Imuris, Magdalena, Santa Ana, Santa Cruz, Cumpas, Huépac, Álamos, Hermosillo, Cajeme, Bacobampo y San Ignacio Río Muerto. Los fabulosos planes para el 2013 incluían la habilitación de un Sanatorio Oftálmico y la remodelación de la Farmacia No. 2 que se encuentra a un costado del hospital “Dr. Ignacio Chávez” para beneficio de más de 80 mil derechohabientes. Y anunció también que en el marco del 50 Aniversario del Instituto y en coordinación con la Sociedad Sonorense de Historia, se publicaría un libro sobre la historia del Isssteson, material que quedaría como legado a las nuevas generaciones. Tengo entendido que dicho libro fue escrito por mi buen amigo el historiador José Rómulo Félix, y que nunca llegó a publicarse por falta de fondos, algo realmente insólito en una dependencia que ha hecho millonarios a tantos de sus directores.

Aquel Isssteson fantástico que Teresa Lizárraga hace poco menos de tres años proclamara que sería más fuerte, y que ofrecería más y mejores servicios a sus derechohabientes, fue un enorme castillo de naipes que se derrumbó al primer soplo, y hoy se revela como el peligro más grande y ominoso para el naciente gobierno de Claudia Pavlovich. Ni la procuración de justicia, ni la seguridad pública, ni el deplorable estado de centenares de planteles escolares, ni la crisis de los hospitales y centros de salud, ni el colapso de la red carretera estatal, ni la bancarrota financiera estatal… ninguno de estos delicados renglones posee el potencial explosivo del Isssteson.

Al margen de los desfalcos y de la delicadísima situación financiera del Instituto, el cáncer es la corrupción que chorrea de arriba a abajo y de un lado a otro de la estructura de la dependencia. De acuerdo con la opinión de algunos expertos con que he platicado, no hay forma de evitar el inminente colapso del Isssteson, a menos de que se replantee y reconstruya en su totalidad como una entidad completamente nueva y diferente. Es por demás pretender que siga funcionando, y que recupere su salud financiera y operativa, mientras subsistan los vicios, las corruptelas, los cuchupos, los moches, las transas e ineficiencias. Hay que cambiar absolutamente todo, y hay que eliminar las gruesas y engusanadas capas de porquería que están asfixiando a esa institución. Mientras eso se hace, se podrían subrogar los servicios mayores de atención médica a los hospitales privados, y conservar operando los más sencillos y elementales.

Sin importar lo que digan, el fondo de pensiones y jubilaciones simplemente no existe. Se fue. Se esfumó entre los vapores de la intensa corrupción que desde hace muchos años impera en esta depredada institución. Ese fondo funciona precariamente al día, si bien va, y el gobierno del estado no dispone de recursos para sacar al Isssteson del atolladero en que se encuentra. ¿Cómo se van a reponer esos fondos “extraviados” en los vericuetos de los malos manejos? ¿De dónde van a salir los más de seis mil millones que se requieren cada año para la operación? La masa de derechohabientes que demandan toda clase se servicios de salud, y el creciente volumen de pensionados y jubilados representan cargas que el instituto difícilmente puede y podrá satisfacer y aguantar en el muy corto plazo.

Algunos aspectos del problema: el Isssteson no tiene un programa bien integrado y definido, y la Junta de Gobierno no está funcionando. Se mantienen los enlaces turbios y los canales de corrupción han aumentado su diámetro de conducción. Esta nueva administración pretende hacer lo mismo que las anteriores, aunque con diferente gente. Los sindicatos inventan comisionados que no hacen nada, excepto cobrar sueldos dobles y triples. El PRI y el PAN han privilegiado numerosas y munificentes jubilaciones para personajes consentidos que no las merecen. Por ahí se fugan millones y millones ¿quién es responsable de esto? Se requiere un tope máximo para jubilaciones, como se hace en otros países. Con los problemas de fondo simplemente se está pateando el bote hacia adelante. Los subsecuentes tesoreros y secretarios de finanzas son parcialmente responsables porque durante muchos años nunca enviaron los recursos que son vitales. Otros responsables son los tesoreros de los sindicatos, las anteriores juntas de gobierno, directores de compras, etcétera.  ¿Cómo generar 6 mil millones anualmente? ¿De dónde saldrían? ¿Cuánto de las cuotas y cuánto del ahorro? El problema es global: programa, corrupción, impunidad, leyes que no funcionan, los sindicatos, la burocracia, los privilegios especiales, y los funcionarios inexpertos e improvisados aprendiendo las mañas de los que les antecedieron. Aspectos que muy probablemente Claudia Pavlovich desconoce… ¿qué hago entonces, doctora Corazón?

Por las razones expuestas y ante los pronósticos pesimistas, la gobernadora Claudia Pavlovich necesita tomar con urgencia decisiones drásticas y definitivas, que generen los cambios en los sistemas de atención y los patrones de servicio a partir de estudios actuariales exactos y precisos, y además promover cambios en la legislación relativa a la seguridad social. Es necesario un diagnóstico a profundidad realizado por expertos profesionales independientes de la propia institución y del mismo gobierno del estado, para evitar manipulaciones y sesgos.

La solución de este tremendo problema no será sencilla, ni barata, y seguramente provocará enormes olas de inconformidad de parte de los perjudicados por el cierre de sus nichos de corrupción, pero los que importan no son ellos, sino las miles de familias cuya salud y bienestar dependen en gran medida de que el ISSSTESON vuelva a ser lo que alguna vez fue, en aquellas primeras épocas felices y lejanas de su existencia.

Las Pensiones

Para terminar, me permito reproducir un material publicado por Jessika Becerra el 5 de junio del año pasado, que nos ofrece una breve visión de lo grave que puede llegar a ser el asunto de las pensiones y jubilaciones a nivel nacional, para que tenga usted una ligera idea de lo que viene:

“El futuro llegó y será la próxima administración sexenal a la que le estalle la bomba de las pensiones, que presionará las finanzas públicas durante 30 años.

Se calcula que en 2020 comenzarán a jubilarse las personas que empezaron a cotizar en 1997 con el sistema de cuentas individuales o Afores.

Sin embargo, muchos no tendrán fondos suficientes para una pensión mensual a causa de los bajos rendimientos, inestabilidad laboral y bajas aportaciones, por lo que el Gobierno tendrá que pagar una pensión mínima.

Del año 2020 al 2050, el gasto en pensiones mínimas garantizadas sumará 5.6 billones de pesos, según la Evaluación de Política Pública de Pensiones de la Auditoría Superior de la Federación.

El Gobierno otorgará la pensión garantizada a los trabajadores que comenzaron a cotizar después de 1997, lo cual equivale a un salario mínimo general vigente en el Distrito Federal.

De 2020 a 2029, el Gobierno deberá destinar 101 mil millones de pesos cada año; de 2030 a 2039, serán 223 mil millones, y así progresivamente hasta 2050, cuando se estima que disminuya a 60 mil millones de pesos.

A la reforma de 1997 le faltó incluir el aumento de la contribución de trabajadores y empresas al fondo de pensión, opinó Pedro Vásquez, socio director de Marpex Consultores”.

Así pues, saque sus propias conclusiones, y haga una proyección hacia “nuestro” Isssteson, a partir de lo que acaba usted de leer.

Agradeceré su comentario a continuación, o envíelo a oscar.romo@casadelasideas.com

En Twitter soy @ChapoRomo

 

Author

Oscar Romo Salazar

Nací en Hermosillo, Sonora, el 12 de noviembre de 1937, en la antigua Calle Comercio (hoy No Reelección) al mismito pie del bienamado “Cerro de la Campana”.
Desde pequeño mostré una gran afición por la lectura y a lo largo de mi vida he sido un ávido lector. Leo todo lo que cae en mis manos, desde novelas de ficción, biografías de personajes famosos, libros de superación personal, revistas, periódicos impresos y virtuales… todo y de todo.
Me gusta mucho escribir sobre mi ciudad, sobre todo la pequeña ciudad donde me crié y donde crecí, dicen que tengo una gran memoria porque recuerdo cosas que sucedieron cuando yo estaba muy niño. Es posible. Trato de mantener vivos mis recuerdos escribiéndolos y compartiéndolos con quien quiera leerlos.
Estudié primaria, secundaria y preparatoria en Hermosillo, y posteriormente me fui a Monterrey a estudiar la carreta de arquitectura, la cual finalmente terminé en la ciudad de México, D.F.
Me casé cuando aún no terminaba mi carrera y formé mi familia con María Emma Freaner, originaria de Nacozari de García, quien me dio tres hijos: Oscar Upton, Carlos Eduardo y Leonel, los tres casados con excelentes mujeres. Tengo siete nietos, cuatro varones y tres mujeres, la mayor de 15 años y el menor de un año y medio.
He dedicado los últimos 26 años de mi vida a escribir, 25 de ellos en el periódico “El Imparcial”, y durante varios años lo hice simultáneamente para el periódico diocesano “En Marcha”, cuando lo dirigía con gran tino el padre Teodoro Pino, hoy Obispo.
Durante dos años y medio, de 2004 a mediados del 2007 tuve un programa de análisis político en Telemax al que llamé “Controversia”. Dicen que tuvo bastante éxito y que mientras duró fue muy visto.
El año pasado abandoné a “El Imparcial” por incompatibilidad de criterios y visiones con la actual dirección, y durante un año y medio aproximadamente (de principos del 2009 a mediados de este 2010, he venido colaborando con el portal “Contactox” de Claudio Escobosa Serrano.
Desde al año 2008 soy Presidente del Consejo Consultivo de Zona Histórica de Hermosillo y soy miembro de la Sociedad Sonorense de Historia.
En el mes de mayo de este año 2010 presenté mi libro “A Contracorriente: 25 Años Desde la Trinchera”, el cual fue editado por el Instituto Municipal de Cultura y Arte. Este libro es una primera compilación de unos 200 artículos de los más de dos mil que escribí durante el cuarto de siglo que tengo escribiendo.
Formo parte del elenco de escritores de “Casa de las Ideas”, un espacio donde espero concluir mis días como escritor, y desde donde me propongo seguir contribuyendo con mis escritos e ideas a mejorar en lo posible mi comunidad y, como soñar no cuesta nada, también el mundo donde vivo.

Leave a comment

©2012 Casa de las Ideas, Derechos reservados. l Sitio desarrollado por: Freaner Creatives

Search

Back to Top