El Grupo México contraataca

Oscar Romo Salazar, Recientes No hay comentarios en El Grupo México contraataca 3350

Resultan increíbles el cinismo y la desfachatez mostrados por el Grupo México, quien hoy por hoy encabeza la lista de empresas mineras más contaminadoras en el país, luego de haber vertido la friolera de 40 millones de litros de lixiviados conteniendo sulfato de cobre acidulado y otros metales pesados en los ríos Bacanuchi y Sonora, originando una contingencia ambiental sin precedentes en la historia de la minería sonorense. Ha habido otras, pero ninguna que se compare con ésta. En un comunicado inicial dado a conocer a través de los medios la empresa no niega el hecho, y aceptó la responsabilidad por el derrame, aunque lo atribuyó a un exceso de precipitaciones pluviales, argumento que fue inmediatamente desechado por absurdo.

Pues bien, de fuentes dignas de crédito recibo la información de que Grupo México está preparando una enorme contraofensiva que abarca diversos campos, desde el técnico/científico, hasta el mediático, pasando por el jurídico, el cabildeo político, y sin olvidar desde luego, el acostumbrado tráfico de influencias que se genera a partir del brutal poder económico que tiene dicha empresa. Me propongo investigar y verificar los detalles y pormenores de dichas estrategias, aunque no tengo ninguna duda de que muy pronto podremos constatar la puesta en marcha de ellas, a medida de que se vayan poniendo en efecto.

Se trata en esencia de una campaña de grandes proporciones destinada a minimizar los efectos del derrame tóxico en la mente y en el ánimo de la gente que habita en los poblados afectados a lo largo de la cuenca del Río Sonora. La empresa intentará demostrar que todo fue un plan deliberado para desprestigiarla, exagerando los alcances y las consecuencias del crimen ecológico cometido. Grupo México ha contratado al periódico El Imparcial, considerado el medio oficial del Gobierno de Sonora y del gobernador Guillermo Padrés Elías, para que se encargue de difundir los resultados de las estrategias de minimización, y por conducto de dicho periódico la contratación de un ejército de fotógrafos profesionales para que recorran constantemente la zona, levantando testimonios gráficos entre los habitantes de la zona. Además de fotógrafos, columnistas y reporteros, ha sido contratada también una serie amplia de laboratorios y especialistas en materia ambiental, que se encargarán de generar la información que beneficie la imagen de la empresa y borre la percepción profundamente negativa que de ella se tiene, luego del desastre provocado.

La estrategia general es redonda, completa y variada, y su costo con toda seguridad será sumamente alto, aunque para Grupo México el costo, por elevado que sea, es como quitarle un pelo a un gato de Angora. El dinero en este caso no es problema. La empresa, pues, viene con todo, y como era previsible por las tremendas derivaciones de la catástrofe, solo era cuestión de tiempo para que asumieran la ofensiva en defensa de sus intereses que, según se especula, se encuentran en grave riesgo. Inclusive se habla de la cancelación de la concesión, lo cual involucraría sumas estrafalarias en el orden de los miles de millones de pesos. En estas condiciones ¿qué importa invertir un par de cientos de millones de pesos para conservar viva y activa la gallina de los huevos de oro, que en este caso específico son huevos de cobre?

Como punto central en la estrategia, piensan manejar la idea de que en el lío están involucrados los intereses de compañías mineras canadienses, que han invertido fuertes sumas de dinero para acrecentar la dimensión y el alcance de la contingencia, tratando de lograr precisamente la cancelación de la concesión de que disfruta Grupo México. De ser cierto lo anterior nos encontramos ante una lucha a muerte entre gigantes de la industria minera, dentro de la cual los habitantes de los poblados afectados (se calculan unas 20 mil personas) son simples motas de polvo en el nauseabundo juego de intereses en marcha.

Es fácil visualizar que se avecina un duro enfrentamiento entre Grupo México y las instancias del gobierno federal involucradas en el crimen ecológico cometido por la empresa, específicamente Profepa y Semarnat, y también la Conagua. Esas tres dependencias serán los principales objetivos de la estrategia de contraataque de la empresa, y todo indica que el clima de encono y virulencia se agravará bastante antes de remitir. Es un hecho que Germán Larrea, accionista principal de Grupo México, es un tipo curtido que se las sabe de todas todas en el mundo del cabildeo y el trastupije, y que cuenta además con todo el dinero del mundo para ejercer influencia y presión sobre quien sea, sin importar su estatus ni alcurnia empresarial o política. Usted lo sabe: “Poderoso caballero don dinero” y poderosa palanca el “moche”.

Hasta ahora los argumentos de la empresa han probado ser simples embustes y falsedades que han caído por su propio peso, pero no se puede confiar en que así siga siendo. No en vano están preparados para desarrollar una contraofensiva en todos los frentes, que como he dicho involucra la cantidad de dinero que sea necesaria, y no es previsible que sean tan idiotas de invertir tantos recursos en simples mentiras. La cosa viene en serio y será gorda, de manera que si la empresa espera tener éxito con esta estrategia, deberán aportar datos contundentes e incontrovertibles para empezar a vencer el convencimiento unánime que existe, de que Grupo México es culpable de un daño atroz al medio ambiente de Sonora, y que debe pagar con creces la atrocidad cometida.

Es conveniente destacar el hecho de que, como es obvio, el Gobierno de Sonora estará muy atento a lo que suceda con este contraataque, e incluso suena perfectamente lógico que lo pueda facilitar y hasta apoyar en todas las formas posibles, habida cuenta del feroz y abierto antagonismo que existe entre el gobierno que encabeza Guillermo Padrés y el gobierno de Enrique Peña Nieto, y de que no hay forma de evitar que las huestes del ‘nuevo sonora’ aprovechen esta brillante oportunidad para atizarle duro y macizo al gobierno federal y a las dependencia y delegaciones involucradas.

La pelea estelar en este programa pugilístico es entre Grupo México y la Profepa, que tiene atorada a la empresa minera con una demanda de carácter penal y que amenaza inclusive con clausurarle la operación de las minas en Cananea. Pero también participarán sin duda la Conagua y Semarnat, que es la cabeza de sector responsable en este tipo de conflictos, y no hay duda alguna de que la normatividad fue violada en diversos aspectos técnicos, sobre todo en lo que respecta a la construcción del reservorio que falló presumiblemente por haber sigo pésimamente mal construido por una empresa de la que es socio un ex dirigente de la CMIC Delegación Sonora, y allegado de la llamada “mafilia” feliz. Como podemos constatar, el batarete de mugre es bastante grande y sumamente profundo.

Mientras son peras o son manzanas, la contingencia persiste a todo lo largo del cauce del Río Sonora, y se sigue reportando la existencia de un ambiente de inquietud y zozobra en los habitantes de la zona. El daño anímico, económico y social causado es enorme, y de incalculables proporciones, de eso no hay la menor duda, y en los próximos días seguirán brotando nuevas evidencias de la dimensión de los daños causados por el derrame tóxico. Con la estrategia de contraataque planeada por Grupo México, las cosas se volverán sin duda más confusas, y aparte de confusas, peligrosas, dado que el gangsterismo político/empresarial no está lejos, y solo espera la voz de ataque.

Pobre estado de Sonora, que después de cinco años de la terrible devastación generada por el peor gobierno en la historia, viene y se suma este desastre que adquiere dimensiones épicas. Me pregunto y le pregunto a usted: ¿Qué habrá que hacer para recuperar la normalidad política, social y económica que nos ha sido arrebatada? Y ¿quién será capaz de asumir el liderato en los tiempos sombríos que nos esperan a la vuelta de la esquina?

Por  favor, envíeme su comentario a continuación, o bien a oscar.romo@casadelasideas.com

En Tweeter busque también mis comentarios en  @ChapoRomo

 

Author

Oscar Romo Salazar

Nací en Hermosillo, Sonora, el 12 de noviembre de 1937, en la antigua Calle Comercio (hoy No Reelección) al mismito pie del bienamado “Cerro de la Campana”.
Desde pequeño mostré una gran afición por la lectura y a lo largo de mi vida he sido un ávido lector. Leo todo lo que cae en mis manos, desde novelas de ficción, biografías de personajes famosos, libros de superación personal, revistas, periódicos impresos y virtuales… todo y de todo.
Me gusta mucho escribir sobre mi ciudad, sobre todo la pequeña ciudad donde me crié y donde crecí, dicen que tengo una gran memoria porque recuerdo cosas que sucedieron cuando yo estaba muy niño. Es posible. Trato de mantener vivos mis recuerdos escribiéndolos y compartiéndolos con quien quiera leerlos.
Estudié primaria, secundaria y preparatoria en Hermosillo, y posteriormente me fui a Monterrey a estudiar la carreta de arquitectura, la cual finalmente terminé en la ciudad de México, D.F.
Me casé cuando aún no terminaba mi carrera y formé mi familia con María Emma Freaner, originaria de Nacozari de García, quien me dio tres hijos: Oscar Upton, Carlos Eduardo y Leonel, los tres casados con excelentes mujeres. Tengo siete nietos, cuatro varones y tres mujeres, la mayor de 15 años y el menor de un año y medio.
He dedicado los últimos 26 años de mi vida a escribir, 25 de ellos en el periódico “El Imparcial”, y durante varios años lo hice simultáneamente para el periódico diocesano “En Marcha”, cuando lo dirigía con gran tino el padre Teodoro Pino, hoy Obispo.
Durante dos años y medio, de 2004 a mediados del 2007 tuve un programa de análisis político en Telemax al que llamé “Controversia”. Dicen que tuvo bastante éxito y que mientras duró fue muy visto.
El año pasado abandoné a “El Imparcial” por incompatibilidad de criterios y visiones con la actual dirección, y durante un año y medio aproximadamente (de principos del 2009 a mediados de este 2010, he venido colaborando con el portal “Contactox” de Claudio Escobosa Serrano.
Desde al año 2008 soy Presidente del Consejo Consultivo de Zona Histórica de Hermosillo y soy miembro de la Sociedad Sonorense de Historia.
En el mes de mayo de este año 2010 presenté mi libro “A Contracorriente: 25 Años Desde la Trinchera”, el cual fue editado por el Instituto Municipal de Cultura y Arte. Este libro es una primera compilación de unos 200 artículos de los más de dos mil que escribí durante el cuarto de siglo que tengo escribiendo.
Formo parte del elenco de escritores de “Casa de las Ideas”, un espacio donde espero concluir mis días como escritor, y desde donde me propongo seguir contribuyendo con mis escritos e ideas a mejorar en lo posible mi comunidad y, como soñar no cuesta nada, también el mundo donde vivo.

Leave a comment

©2012 Casa de las Ideas, Derechos reservados. l Sitio desarrollado por: Freaner Creatives

Search

Back to Top