El futuro, a la basura

Oscar Romo Salazar, Recientes No hay comentarios en El futuro, a la basura 39

Desde tiempos inmemoriales se ha dicho que la niñez es el futuro de cualquier país. Que los niños y los jóvenes son el mayor tesoro y el principal activo. Se ha dicho infinidad de veces y lo hemos escuchado decir hasta el cansancio, y la idea ha servido para aderezar los discursos de los gobernantes y los políticos en campaña que lo utilizan como la zanahoria del burro, se manipula a las masas ovejunas con el bello y atractivo teorema discursivo, y así es como se ha llegado a convertirse en un producto de consumo cotidiano… y sin embargo, no por ello deja de representar una verdad de alcance universal.

La niñez y la juventud son, efectivamente, la materia prima principal con que las naciones y los países construyen su futuro. Y cualquier inversión que se haga en su beneficio, sin importar el tipo y monto que sea, se justifica y debe ser aplaudida.

Países orientales como China, Japón, Corea del Sur, etcétera, así lo han comprendido y por ello están asumiendo posiciones importantes de liderazgo, y con esa meta en el centro de sus estrategias a largo plazohan estado apostando desde hace muchos años a la educación, a la instrucción, a la constante capacitación, al desarrollo mental y físico de sus niños y jóvenes, a la ciencia y la tecnología, a la capacidad de trabajar y de emprender, y la cabal integración y comprensión del mundo globalizado, intercomunicado y altamente competitivo en que -nos guste o no, lo aceptemos o no-, estamos inmersos en la actualidad. Estos países son los que están empezando a asumir el liderazgo y a dominar en los campos de la ciencia, la tecnología, la innovación y el comercio, al aproximarnos a la tercera década del siglo XXI, dentro de lo que se denomina “la era del conocimiento”.

Esto es una parte muy visible e importante del panorama mundial, pero hay otra parte que representa el reverso de la medalla, y en ese reverso están prácticamente todos los países de Latinoamérica (incluyendo desde luego a nuestro devastado México) que no han entendido o no han querido entender las nuevas tendencias, que siguen aferrados a las añejas ideologías y a los sueños forjados por los héroes que viven entre el polvo de los tiempos en los libros de historia, y que conforman una pléyade de países que integran la caravana de retrógrados que insisten tercamente en quedarse cada vez más rezagados dentro del concierto de las naciones.

Hablemos entonces de nuestro país, México, y de lo que ha estado ocurriendo en lo que corresponde a estos temas cruciales, que parten de la calidad y del contenido de la educación que han estado recibiendo nuestros niños y jóvenes, y sobre todo la que van a recibir en los tiempos que vienen. Tiempos de cambios radicales y evidentemente negativos que se originan a partir de la violenta irrupción de la 4T, y que se confirma en estos momentos con la aprobación de la contra-reforma educativa aprobada hace unos días por la LXIV Legislatura Federal en San Lázaro, y próximamente sin la menor duda por la Cámara de Senadores.

A propósito de nuestro sistema educativo, de los cambios que se acaban de aprobar, de cara a los tiempos que vienen, y de la clase de personas en que se convertirán los niños que van a (de)formar la turba de maleantes de la CNTE dentro de las aulas, me viene a la memoria el cuento de la gallina que un día se encontró un huevo de águila y lo empolló, criando luego al aguilucho como si fuera un pollo. El pollo se convirtió en gallina, nunca supo que era un águila, y pasó su vida escarbando en el suelo para alimentarse con lombrices, sin darse cuenta de que en realidad su sino era ser la reina de los cielos, y dominar el espacio. Los niños y jóvenes mexicanos deberían ser nuestras águilasindomables y libres, pero la 4T ha decidido que sean criados como pollos, con el triste e inevitable destino que tienen todas las aves de corral.

Por poner solo dos ejemplos de la clase de personas que tienen el destino del país en sus manos, recordaré a usted las expresiones jubilosas de Mario Delgado Carrillo, ex perredista y actual diputado federal de MORENA por el Distrito 13 (Iztacalco, CdMx), cuando dijo que de la Reforma Educativa vigente no habían dejado “ni una coma”, como si hubieran logrado una gran hazaña por la que los mexicanos no domesticados debiéramos levantarles un monumento por su inteligencia y valentía. Otro tanto hizo Lorena Valle Sampedro, también ex perredista e igualmente diputada federal de MORENA por el Distrito 03 (Hermosillo) que se puso a bailar un zapateado y a dar gritos de alegría por “gran logro” de haber acabado con cualquier posibilidad de salvar a la educación básica.

Curiosamente, tanto Delgado Carrillo como Valle Sampedro formaban parte del PRD cuando ese partido, junto con todos los demás, aprobaron la Reforma Educativa de Peña Nieto, por cierto la mejor evaluada de todas aquellas reformas. Incongruencias que desnudan y exhiben a lasgallinas acostumbradas a alimentarse con gusanos, a las aves de corral que no saldrán jamás de sus jaulas/gallineros, aunque sean doradas y brillen como el oro pulido durante el breve periodo de tiempo que dura la función legislativa.

El futuro del país, la niñez y la juventud, a la basura.

Y ladinamente se nos dice que es por nuestro bien, que es para que México asuma la grandeza que le han robado y a la que tiene derecho. Y vemos el espectáculo y oímos el discurso, pero en realidad no miramos ni escuchamos. Como si lo que está sucediendo le estuviera sucediendo a alguien más, allá muy lejos, a algún otro que no tiene nada que ver con nosotros. Y sin embargo, nos está pasando a todos los mexicanos,adictos o no a la nueva fe, aquí dentro de nuestra casa grande, y todo está sucediendo ante la mirada impávida e indiferente de millones de padres de familia, que se mantienen inmóviles a pesar de que les están destruyendo lo más precioso que tienen en este mundo: los hijos.

A partir de la entrada en vigor de la nueva reforma educativa, los encargados de tomar las decisiones, de poner y quitar maestros a voluntad, de decidir cuál será el contenido de los programas de educación básica, y la forma de impartirlos, serán los miembros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, la abominable CNTE, que en realidad no es otra cosa que el formidable, beligerante y peligrosísimo grupo de choque que ha sido reclutado por AndrésManuel López en su largo caminar hacia la presidencia. Un grupo profesional, especializado y perfectamente preparado, pero no para la noble tarea de educar y capacitar a la niñez mexicana, sino para agredir, bloquear, romper, incendiar y destruir todo aquello y a todo aquel que se interponga en los planes y designios de su patrón, el gran tlatoani López.

Se antoja inaudito que los jefes de familia mexicanos padres y madres, no entiendan lo que ha sucedido, o peor aún, que entendiéndolo no hayan hecho nada por impedirlo, y antes bien, parezcan complacidos por el terrible golpe que le ha sido asestado al futuro de sus hijos, que supuestamente son lo más preciado para ellos. Asombra y llena de estupor que no alcancen a visualizar que van a poner unas criaturas inocentes de alma y corazón, en las manos de estos criminales que se ostentan como educadores, para que se los devuelvan convertidos encreaturas condicionadas, con sus mentes irremediablemente infectadascon las consignas del nuevo régimen que se ha instalado en México, y que pomposamente denominan La Cuarta Transformación.

Se anda diciendo que es la ultra derecha la que está entrando en colisión con esta nueva corriente que se ostenta como de izquierda, pero que en realidad es diabólica en sus fines y propósitos más profundos. Que son los ultra conservadores que se aferran a sus cotos de poder, y a los privilegios de que siempre han disfrutado. En aras de ser un tanto condescendientes, supongamos (sin conceder) que algo haya de eso, y que se trate de una lucha encarnizada entre esas grandes fuerzas que han entrado en pugna.

Pero que el escenario de esa batalla -real o imaginaria- no nos distraiga de los aspectos esenciales que no tienen nada que ver con los intereses de los contendientes, sino con los hombres y las mujeres mexicanas que, siendo padres y teniendo niños en edad escolar, están en riesgo de perderlos en los nuevos laboratorios de condicionamiento mental que se están preparando para el futuro que se acerca a pasos agigantados. Esa es lo más peligroso, y ahí está la espantosa tragedia cuyas sombrías derivaciones, a pesar de ser protagonistas principales en el drama, acertamos a comprender.

Lo que está en juego no son ideologías políticas ni teorías económicas. Tampoco se trata de abandonar un estilo de vida para sustituirlo con otro. Ni siquiera se trata de cambiar los valores cívicos y morales tradicionales por otros nuevos, y de abandonar lo viejo simplemente porque es viejo, para adoptar las soluciones mágicas que se nos ofrecen como la gran solución a los problemas ancestrales. Soluciones que no son ni mágicas, ni gratuitas, sino simples manzanas envenenadas recubiertas con caramelo que se nos ofrecen para hacernos caer en el engaño, como la inocente Blanca Nieves del cuento infantil.

Se trata de tomar la decisión quizá más grande y complicada de los tiempos modernos: Creer en las alucinantes ideas del nuevo redentor de las masas, y adoptarlas como propias; o afirmarnos en las creencias y convicciones que hemos heredado de nuestros antecesores. Ser lo que queremos ser, o convertirnos en lo que quieren que nos convirtamos.Para tomar tan grande decisión, disponemos de la sabiduría hereditaria maravillosa que ha sido sometida a prueba durante siglos, una y otra vez, generación tras generación, y que nada ni nadie ha logrado destruir.

En Twitter soy @ChapoRomo

Mi dirección de correo es oscar.romo@casadelasideas.com

Author

Oscar Romo Salazar

Nací en Hermosillo, Sonora, el 12 de noviembre de 1937, en la antigua Calle Comercio (hoy No Reelección) al mismito pie del bienamado “Cerro de la Campana”.
Desde pequeño mostré una gran afición por la lectura y a lo largo de mi vida he sido un ávido lector. Leo todo lo que cae en mis manos, desde novelas de ficción, biografías de personajes famosos, libros de superación personal, revistas, periódicos impresos y virtuales… todo y de todo.
Me gusta mucho escribir sobre mi ciudad, sobre todo la pequeña ciudad donde me crié y donde crecí, dicen que tengo una gran memoria porque recuerdo cosas que sucedieron cuando yo estaba muy niño. Es posible. Trato de mantener vivos mis recuerdos escribiéndolos y compartiéndolos con quien quiera leerlos.
Estudié primaria, secundaria y preparatoria en Hermosillo, y posteriormente me fui a Monterrey a estudiar la carreta de arquitectura, la cual finalmente terminé en la ciudad de México, D.F.
Me casé cuando aún no terminaba mi carrera y formé mi familia con María Emma Freaner, originaria de Nacozari de García, quien me dio tres hijos: Oscar Upton, Carlos Eduardo y Leonel, los tres casados con excelentes mujeres. Tengo siete nietos, cuatro varones y tres mujeres, la mayor de 15 años y el menor de un año y medio.
He dedicado los últimos 26 años de mi vida a escribir, 25 de ellos en el periódico “El Imparcial”, y durante varios años lo hice simultáneamente para el periódico diocesano “En Marcha”, cuando lo dirigía con gran tino el padre Teodoro Pino, hoy Obispo.
Durante dos años y medio, de 2004 a mediados del 2007 tuve un programa de análisis político en Telemax al que llamé “Controversia”. Dicen que tuvo bastante éxito y que mientras duró fue muy visto.
El año pasado abandoné a “El Imparcial” por incompatibilidad de criterios y visiones con la actual dirección, y durante un año y medio aproximadamente (de principos del 2009 a mediados de este 2010, he venido colaborando con el portal “Contactox” de Claudio Escobosa Serrano.
Desde al año 2008 soy Presidente del Consejo Consultivo de Zona Histórica de Hermosillo y soy miembro de la Sociedad Sonorense de Historia.
En el mes de mayo de este año 2010 presenté mi libro “A Contracorriente: 25 Años Desde la Trinchera”, el cual fue editado por el Instituto Municipal de Cultura y Arte. Este libro es una primera compilación de unos 200 artículos de los más de dos mil que escribí durante el cuarto de siglo que tengo escribiendo.
Formo parte del elenco de escritores de “Casa de las Ideas”, un espacio donde espero concluir mis días como escritor, y desde donde me propongo seguir contribuyendo con mis escritos e ideas a mejorar en lo posible mi comunidad y, como soñar no cuesta nada, también el mundo donde vivo.

Leave a comment

©2012 Casa de las Ideas, Derechos reservados. l Sitio desarrollado por: Freaner Creatives

Search

Back to Top