El arte del ablandamiento

Oscar Romo Salazar, Recientes No hay comentarios en El arte del ablandamiento 202

Sonora se encuentra en estos momentos sentado en un polvorín, y no solo por la desastrosa situación que guardan las finanzas estatales, la ruptura franca entre el Poder Legislativo y el Ejecutivo, el derrumbe total de servicios básicos como salud, transporte público e inclusive educación, que ha caído en un profundo bache, sino de manera muy importante en el sector laboral que por estos días, y desde hace ya buen rato, ha entrado en franca turbulencia. La situación es tan, pero tan seria que, según se dice, se rumora y se comenta, están a punto de tomar cartas en estos asuntos las autoridades federales, que por ningún motivo pueden desentenderse de lo que pasa en nuestro estado.

Así pues, hacen muy mal aquellos sonorenses que piensan que este tipo de problemas no les atañen, ya sea porque no utilizan ninguno de los servicios que proporciona el estado, porque no son proveedores de bienes y servicios y no hacen ninguna clase de negocio con el gobierno estatal, o porque no tienen nada que ver con las broncas laborales que hoy por hoy amenazan con perturbar la paz social en Sonora. Puede ser que directamente no les afecte la alarmante situación, pero no hay la menor duda de que indirectamente les pega, y en un momento dado les pega duro.

Hace ocho días se llevó a cabo una primera reunión de contacto entre las partes involucradas en el emplazamiento a huelga generalizada que involucraría a unas 300 empresas establecidas en el territorio sonorense. Asistió una inusitada cantidad de personas, funcionarios de gobierno, líderes de la CTM, dirigentes de Sictuhsa (donde se originó el problema), miembros del “consejo ciudadano” del transporte inventado recientemente, representantes del sector privado y otros. El ambiente fue bueno en general y se tomaron algunos acuerdos que permitían albergar esperanzas de que la huelga masiva de resuelva y no llegue al estallido tan temido.

En el programa de T.V. que presento semana a semana en Megacanal, el martes anterior tuve como invitado a Javier Villarreal Gámez, Secretario General de la Federación de Trabajadores del Estado de Sonora C.T.M. y en dicho programa el teleauditorio pudo percibir con claridad la excelente disposición de Villarreal para que todo se arregle en buen plan, lo cual no tiene nada de extraño, tratándose de un líder maduro, sereno, con amplia experiencia y nada dado a los arrebatos y desplantes que suelen dar al traste con las conciliaciones y los acuerdos que se intentan.

En un momento dado le pregunté en la escala del 1 al 10 cuáles eran en su opinión las probabilidades de que la huelga se resolviera a tiempo y no estallara, y me contestó sin ningún titubeo que 8. Una probabilidad de 80% de de que un asunto tan peliagudo se arregle a tiempo me parece, más que bueno, excelente, quedando todavía por delante una semana para terminar de pulir los aspectos más complicados de las negociaciones. Cuando lo dijo percibí en él una calma y una seguridad que me confirmó que el asunto iba por buen camino.

Dije “iba” porque al día siguiente –miércoles- en los medios matutinos estatales aparecieron un par de malsanos desplegados en los que se ataca duramente a Javier Villarreal en su carácter de líder de la CTM. Estos desplegados obviamente tienen mansaje y propósito: doblegar -o amansar si usted prefiere- al Secretario General de la CTM Sonora con miras a lo que viene en los próximos días, previo al día 3 de junio en que está planteado el estallido generalizado.

No estoy familiarizado con el ambiente laboral y desde luego no conozco a ninguno de los trabajadores que respaldaron con su firma el contenido del primero de los desplegados, de manera que no puedo opinar a favor o en contra de las motivaciones que los movieron a publicar ese ataque. En cambio el segundo de ellos lo firma el señor Sergio Tolano Lizárraga, de la Sección 65 del Sindicato Nacional de Trabajadores Mineros (SNTMMSRN). Tampoco lo conozco, pero me puse a investigar y de inmediato salió el peine, un peine lleno de caspa y pelos llenos de grasa. Me informan que hay viejos conflictos gremiales entre Villarreal y Tolano, y por ello se entiende que este haya aceptado figurar como firmón del desplegado que, obviamente, fue pagado por “alguien” con el dinero necesario y los intereses suficientes.

Usted y yo hemos vivido lo suficiente como para saber que detrás de un desplegado periodístico siempre hay un motivo o varios motivos que no necesariamente son los que se manifiestan en el texto de la inserción pagada así que, entrando de lleno en el terreno especulativo, me atrevo a jurar que en estos dos casos sucede exactamente lo mismo. Usted tiene varias opciones para escoger al que ordenó la publicación: Un empresario o grupo de empresarios, un funcionario de gobierno de los que tienen controlado el negocio del transporte o, desde luego, también pudiera tratarse de “fuego amigo”, aunque en este caso la posibilidad es realmente remota.

Los argumentos que esgrimen los firmantes de ambos desplegados son prácticamente los mismos, y se refieren a que Villarreal está al servicio de “intereses ocultos” y se ha prestado a cosas turbias, y le piden que los defienda a ellos y no nada más a Sictuhsa. Que son ellos los que diariamente utilizan esos camiones para llegar “a marcar a tiempo” y que, en fin, se deje de cosas y agarre la onda, so pena de que lo desconozcan y exijan su remoción como líder de la CTM en Sonora. Si esto no es intimidación y golpeteo para que Javier Villarreal se ponga a modo y afloje, no sé qué otra cosa será. Ahora será un excelente momento para ver de qué está hecho este hombre del que en lo personal tengo una magnífica impresión.

Me entristece en verdad que en un momento tan delicado como el presente se utilicen las viejas herramientas de la diatriba, la agresión y el descrédito, cuando hay tanto que Sonora puede perder si las cosas llegaran a salir mal, lo cual desde luego nadie desea. Me molesta que haya tipos que sin dar la cara se mueven en las sombras, instigando y manipulando a los esquiroles que nunca faltan, pera revolver las aguas y pescar en río revuelto. En síntesis, me encabrona que en un proceso de negociación tan delicado y complicado, surjan villanos cuyo único propósito es seguir medrando con el control del servicio de transporte público que está probando ser una auténtica gallina de los huevos de oro.

El servicio de transporte no ha dejado de prestarse, así sea con las tradicionales deficiencias, y en caso de resolverse los emplazamientos y no estallar la huelga masiva, los trabajadores no tendrían ningún perjuicio. En caso contrario habrá que esperar para ver qué consecuencias traería un estallido de tales proporciones, en el que el transporte público realmente es insignificante ante las otras repercusiones en el resto del sector privado con sus empresas paralizadas.

De entre la gran cantidad de basura que está subiendo a la superficie con este toma y daca, aparece de pronto el rumor de que se está considerando modificar la actual tarifa incrementándola, según me comentan, a 12 pesos con lo cual, puede usted jurarlo, ardería Troya en Sonora. Tal vez a eso se debe la presencia en el conflicto de los “consejeros ciudadanos” del transporte, a quienes les correspondería en todo caso estudiar la propuesta y someterla a consideración del Ejecutivo, y éste a su vez al Legislativo.

Otro de los grandes detalles a destacar es el de la auditoría que se le ha solicitado al ISAF en lo que toca al manejo irregular de los recursos en el asunto del transporte, y la clarificación de lo que pasó con los 600 mdp del Femot que nadie sabe y nadie supo dónde fueron a parar… y como dijera don Teofilito: Ni sabrán. Mucha porquería, hediondera de la buena y malas vibras terribles por todos lados en este pobre y empobrecido estado de Sonora al que parece haberlo cuachado un hiutlacoche con diarrea.

En fin, como todos los otros conflictos que tenemos en Sonora, que a propósito de enchiladas ninguno ha tenido solución, en este asunto que de tan viejo huele a cadáver insepulto, tendremos la oportunidad de comprobar si por vez primera asoma la buena voluntad por parte de quienes manejan el transporte público en el Gobierno del Estado, o simplemente se trata de otra más de las perversas jugarretas a las que nos tienen tan acostumbrados. Veremos y diremos… ya lo creo que diremos.

Por favor, envíeme su comentario a continuación, o bien a oscar.romo@casadelasideas.com
En Tweeter busque también mis comentarios en @ChapoRomo

Author

Leave a comment

©2012 Casa de las Ideas, Derechos reservados. l Sitio desarrollado por: Freaner Creatives

Search

Back to Top