Duck à l’orange

Oscar Romo Salazar, Recientes No hay comentarios en Duck à l’orange 32

A juzgar por el título del escrito que tiene usted ante sus ojos, se podría pensar que el tema sería culinario, es decir, sobre recetas de cocina y platillos exóticos, o bien de todos los días. El pato a la naranja (duck à l’orange) es un platillo que no se encuentra en el menú de cualquier restaurante. Es considerado un platillo cuya preparación exige cualidades de chef de alta cocina, y los finos ingredientes que se utilizan en su confección hacen que su precio sea alto. Bien preparado, de acuerdo a las reglas de la “haute cuisine”, es verdaderamente delicioso. A menos de que me equivoque, aquí en Hermosillo no existe un restaurante que lo incluya en su carta de platillos.

Pero no se trata de abordar el tema de la alta cocina, que está muy lejos de estar bajo mi dominio, y que además solo le interesa a los especialistas en cocinar platillos sofisticados. Se trata de hablar de un pato, me parece evidente, pero de otra clase de pato: un pato que acostumbra nadar en las lagunas de la política regional, y que a veces nada y a veces vuela, pero que jamás se está quieto, lo cual es muy prudente, porque un pato quieto en la superficie de una laguna suele ser víctima de los escopetazos de los cazadores y sus perros de presa. Y, en estos momentos en Sonora, si algo abunda, son los cazadores con escopetas de grueso calibre y sus infalibles perros de fino olfato.

Este pato al que me refiero lleva por nombre Ernesto, y se apellida De Lucas. Es un pato de carrocería compacta, lo cual no le resta atractivos para los cazadores de aves plumíferas. Y también es un palmípedo bastante joven que, no obstante, a causa de las experiencias de vida y sus vuelos por cielos tormentosos, es muy difícil de sorprender descuidado, o papando moscas o lo que sea que coman los patos.

Recientemente “las bases” del PRI tuvieron a bien designarlo presidente del Comité Directivo Estatal de ese partido, en un momento crucial y en un movimiento estratégico que en realidad no tuvo nada de sorpresivo, dado que se consideraba inminente la salida de Gilberto Gutiérrez Sánchez, a quien le tocó cargar con el pesado fardo de las aplastantes derrotas sufridas por su partido en las elecciones de julio del año pasado. Culpas que, hay que decirlo, poco tuvieron que ver con su capacidad y su esfuerzo, sino que más bien quedan bajo la responsabilidad de quienes tomaron las aberrantes decisiones que provocaron la debacle electoral del partido tricolor, cuyo otrora orgulloso logo luce en la actualidad bastante desteñido.

A Ernesto “El Pato” de Lucas le espera una tarea bastante complicada durante el tiempo que permanezca en el cargo, y le toca remar contra la corriente, de hecho, contra una serie de corrientes impetuosas y bravas que amenazan con voltear la frágil canoa en que se ha convertido el formidable acorazado de otras épocas. Nadie ignora que en los tiempos de derrota las deserciones abundan y se vuelven el pan de cada día, y que las vacas flacas proveen poca carne para los apetitos desmedidos de las hordas famélicas que abundan en cualquiera de los partidos políticos.

En estos momentos el PRI, y muy en especial el PAN, carecen de suficiente carne para resultar atractivos, y por eso estamos viendo cómo algunos elementos muy vistosos y lucidores en ambos partidos están abandonando ambas naves, que lucen maltrechas y en malas condiciones, de cara a los tiempos tormentosos que vienen. Ante esta situación tan complicada y volátil, el Pato tendrá que echar mano de todas los recursos que carga en su petaca de vuelo, y ya hemos podido comprobar que cerebro e ingenio no le faltan, así que veremos si con ello le es suficiente para sacar de la barranca en que se encuentra atorado el buey que pusieron bajo su cuidado.

Si bien es cierto que el PRI, a nivel nacional luce desmadejado, falto de estamina y ausente por completo del escenario político, en Sonora no se ve tan mal como en otras entidades. Cierto es que mucho le ayuda ser el partido en el poder, y los notables resultados que está presentando Claudia Pavlovich, en la parte final de su período de gobierno. Resultados que apuntalan la imagen del PRI en sus aspiraciones de mantener el poder durante el sexenio 2021-2027. Desde luego no estoy afirmando que será tarea fácil, pero las circunstancias particulares que prevalecen en nuestra región, y los movimientos que se están empezando a dar, hacen pensar que el PRI, si no vuelve a cometer los nefastos errores que cometió en las pasadas elecciones, puede obtener muy buenos resultados.

Hay situaciones que vistas de manera superficial parecieran implicar daños mayores, como lo es por ejemplo la reciente renuncia de Ricardo Bours Castelo, que argumenta en su carta de renuncia la ausencia de atención a la militancia del partido, y la falta de apertura y democracia interna, lo cual no deja de ser absolutamente cierto, y seguramente será algo que “El Pato” y su PRI estarán buscando la forma de corregir y remediar, si quieren restañar las heridas y taponar los huecos causados por las derrotas recientes.
En el PRI quedan suficientes elementos para competir con altas posibilidades de triunfo en el proceso electoral de 2021. Por mencionar solo algunos, está Ernesto “El Borrego” Gándara, cuyas posibilidades crecen ante el abandono del contador Ricardo Bours de las filas priistas, donde militó algo así como 41 años. Luego está Natalia Rivera Grijalva, cuya combatividad y competitividad no han sufrido demérito alguno en el tiempo que lleva desempeñando el cargo de Jefa de la Oficina del Gabinete, equivalente al Chief of Staff en los EU, donde se ha desempeñado de manera excelente. Y no lo digo yo, los resultados de su trabajo hablan por si solos.

Otra carta muy competitiva es Miguel Ángel Murillo, actual titular de la Contraloría Estatal, quien acaba de dar un sonoro campanazo al ser clasificado Sonora en primer lugar a nivel nacional en lo que toca a transparencia y manejo de recursos federales, según lo manifestó el Auditor Superior de la Federación, David Rogelio Colmenares Páramo, en su reciente visita a nuestro estado, quien agregó que Sonora tiene finanzas sanas y varios primeros lugares en esta materia. Estos logros, más las obras de alta utilidad que el gobierno claudillista está entregando en diversos puntos de la entidad, legitiman y apuntalan las aspiraciones de los priistas de obtener buenos resultados en las próximas elecciones.

Otro elemento con alto perfil competitivo sería Miguel “El Potrillo” Pompa Corella, actual Secretario de Gobierno, convertido en una de esas aves que cruzan los pantanos escapando de los escopetazos que les lanzan los enemigos desde los cañaverales de las orillas. Otros participantes importantes serían Bulmaro Pacheco Moreno, Epifanio Salido Pavlovich, Kitty Gutiérrez Mazón, Ulises Cristópulos Ríos, David Palafox Celaya, Carlos “El Bebo” Rodríguez Freaner y, en fin, existen abundantes perfiles electorales a lo largo y ancho del territorio sonorense que, bien seleccionados a partir de las preferencias de la militancia, pueden regresar por la revancha con buenas probabilidades de triunfo.

Como se ha dicho hasta el cansancio, todo depende de que el PRI y los que toman las decisiones en ese partido no vuelvan a cometer tonterías, a la hora de seleccionar a sus candidatos.

La competencia será dura y difícil, pero ni el PAN que no termina de superar las brutales cargas negativas que lo agobian, ni MORENA que con todo y su arrollador triunfo conseguido en julio del año pasado, no acaba de armonizar y regularizar sus contingentes, y no termina de convencer como fuerza digna de confianza, de acuerdo a los desempeños que han tenido sus principales figuras en la región. Malos gobiernos municipales, grises actuaciones de la mayoría de sus diputados, errores, omisiones y, en fin, un cúmulo de situaciones negativas que le restan competitividad, y pueden incluso derrumbarlo del sitio de privilegio en que lo colocaron el hartazgo y el repudio de los ciudadanos en las anteriores elecciones.

No se vayan que esto está muy interesante, y más se va a poner conforme transcurran los días, las semanas y los meses, y se acerque el momento de las grandes decisiones en Sonora, el primero de julio de 2021.

Espero su comentario en oscar.romo@casadelasideas.com
En Tweeter soy @ChapoRomo

Author

Oscar Romo Salazar

Nací en Hermosillo, Sonora, el 12 de noviembre de 1937, en la antigua Calle Comercio (hoy No Reelección) al mismito pie del bienamado “Cerro de la Campana”.
Desde pequeño mostré una gran afición por la lectura y a lo largo de mi vida he sido un ávido lector. Leo todo lo que cae en mis manos, desde novelas de ficción, biografías de personajes famosos, libros de superación personal, revistas, periódicos impresos y virtuales… todo y de todo.
Me gusta mucho escribir sobre mi ciudad, sobre todo la pequeña ciudad donde me crié y donde crecí, dicen que tengo una gran memoria porque recuerdo cosas que sucedieron cuando yo estaba muy niño. Es posible. Trato de mantener vivos mis recuerdos escribiéndolos y compartiéndolos con quien quiera leerlos.
Estudié primaria, secundaria y preparatoria en Hermosillo, y posteriormente me fui a Monterrey a estudiar la carreta de arquitectura, la cual finalmente terminé en la ciudad de México, D.F.
Me casé cuando aún no terminaba mi carrera y formé mi familia con María Emma Freaner, originaria de Nacozari de García, quien me dio tres hijos: Oscar Upton, Carlos Eduardo y Leonel, los tres casados con excelentes mujeres. Tengo siete nietos, cuatro varones y tres mujeres, la mayor de 15 años y el menor de un año y medio.
He dedicado los últimos 26 años de mi vida a escribir, 25 de ellos en el periódico “El Imparcial”, y durante varios años lo hice simultáneamente para el periódico diocesano “En Marcha”, cuando lo dirigía con gran tino el padre Teodoro Pino, hoy Obispo.
Durante dos años y medio, de 2004 a mediados del 2007 tuve un programa de análisis político en Telemax al que llamé “Controversia”. Dicen que tuvo bastante éxito y que mientras duró fue muy visto.
El año pasado abandoné a “El Imparcial” por incompatibilidad de criterios y visiones con la actual dirección, y durante un año y medio aproximadamente (de principos del 2009 a mediados de este 2010, he venido colaborando con el portal “Contactox” de Claudio Escobosa Serrano.
Desde al año 2008 soy Presidente del Consejo Consultivo de Zona Histórica de Hermosillo y soy miembro de la Sociedad Sonorense de Historia.
En el mes de mayo de este año 2010 presenté mi libro “A Contracorriente: 25 Años Desde la Trinchera”, el cual fue editado por el Instituto Municipal de Cultura y Arte. Este libro es una primera compilación de unos 200 artículos de los más de dos mil que escribí durante el cuarto de siglo que tengo escribiendo.
Formo parte del elenco de escritores de “Casa de las Ideas”, un espacio donde espero concluir mis días como escritor, y desde donde me propongo seguir contribuyendo con mis escritos e ideas a mejorar en lo posible mi comunidad y, como soñar no cuesta nada, también el mundo donde vivo.

Leave a comment

©2012 Casa de las Ideas, Derechos reservados. l Sitio desarrollado por: Freaner Creatives

Search

Back to Top