Cada vez más cerca del sótano

Oscar Romo Salazar, Recientes No hay comentarios en Cada vez más cerca del sótano 170

La reciente información proporcionada por el diario Reforma sobre la situación en que se encuentran las entidades mexicanas en lo concerniente a su productividad y su aporte al PIB nacional, pasó prácticamente desapercibida en Sonora, lo cual es entendible –aunque de ninguna manera justificable- dada la mordaza de corrupción con que silencia los medios locales y regionales el gobierno de Guillermo Padrés, al que le va terriblemente mal en la evaluación realizada por “México, ¿Cómo vamos?”, que mide los avances económicos de los estados mexicanos.

En este indicador, que en una escala del cero a 100 puntos evalúa el crecimiento económico en variación anual, la tasa de empleo formal y productividad, los tres estados considerados con peor desempeño, al grado de que frenan el crecimiento general del País, son: Campeche, que tiene la calificación más baja, con 38 puntos, dado que su crecimiento económico cayó 14.4 por ciento en 2013 respecto a 2012; Sonora, con 39 puntos, porque perdió espacio en empleo y productividad, y Chiapas, con 42 puntos por las pobres tasas de empleo formal y el pobre poder adquisitivo. Así pues, de acuerdo con lo anterior, nos encontramos tan solo a un minúsculo paso del deshonroso último lugar, ocupado por Campeche, del que nos separa tan solo un miserable puntito.

Esta evaluación nos coloca frente a una realidad muy distante y muy distinta de la que proyecta la costosa y machacona propaganda con que el gobierno del llamado “nuevo sonora” pretende vendernos la idea de que vamos bien, muy bien… tan bien que nos encontramos a un paso del último lugar en cuanto a desempeño. La realidad dice que no, que de hecho vamos mal, muy mal, y los indicadores muestran una franca tendencia a empeorar, de manera que podríamos considerar, con una muy baja probabilidad de equivocarnos, que en la próxima evaluación que se haga en este mismo terreno, Sonora aparecerá en el último sitio, como corresponde a un estado que se ha desplomado dramáticamente en todos los renglones importantes.

Desde luego en este, igual que en otros muchos temas, hay tantas opiniones como cabezas y mentalidades, y los criterios seguramente varían de acuerdo a los intereses, las posiciones y situaciones de cada quien, pero subsiste inamovible el hecho de que la evaluación de la organización “México, ¿Cómo vamos?” fue realizada fuera de Sonora, y no hay motivo para sospechar que pudiera haber detrás de ella algún interés especial en demeritar a nuestro estado y su deplorable gobierno. Las evidencias que los sonorenses tenemos ente nuestros ojos, y los documentos y constancias formales que manejan las entidades evaluadoras y fiscalizadoras, nos hablan de una situación verdaderamente caótica en la marcha de los asuntos estatales, y nos revelan un desbarajuste administrativo como nunca antes se había visto en la historia de este estado.

Diariamente escuchamos duras críticas contra la política económica del gobierno de Enrique Peña Nieto, y del pobre resultado de las medidas adoptadas para elevar el crecimiento, incrementar los índices empleo y mejorar la capacidad adquisitiva de las familias. Los comunicadores nacionales más reconocidos se dan vuelo en sus espacios poniendo como lazo de cochino a Luis Videgaray, Secretario de Hacienda y responsable directo de estos asuntos, pero pocos, por no decir nadie, consideran el impacto negativo de lo que están haciendo o dejando de hacer los gobiernos de los estados para impulsar los indicadores positivos hacia arriba. Sonora se está convirtiendo en una rueda de molino atada a los tobillos de la nación.

Es conveniente recordar que México no es el D.F. y mucho menos el Gobierno Federal. México está formado por 32 entidades que supuestamente deberían encontrarse integradas en un gigantesco esfuerzo nacional en busca del anhelado desarrollo y el bienestar de todos y cada uno de los pueblos de los estados, y del país en su conjunto. Pero eso es únicamente teoría, porque en la práctica los estados son sanguijuelas insaciables dedicadas a sangrar el erario federal, sometiéndolo a intensas presiones financieras. Ahí tenemos como ejemplo el descomunal crecimiento de la deuda pública de estados y municipios, que se ha disparado a niveles escalofriantes.

En el indicador del que estamos hablando sólo recibieron calificación aprobatoria Guanajuato (63.6 puntos), Nuevo León (63.5 puntos) y Jalisco (62.8 puntos). Adicionalmente, hay algunos que se considera están en un “aprobado de panzazo” porque se quedaron con calificaciones de entre 56.4 y 59.7 puntos, por debajo de una línea aceptable, como el Distrito Federal, Querétaro, Coahuila, Quintana Roo, Chihuahua, Yucatán, Baja California y Aguascalientes. Así pues, sólo hay tres estados que obtuvieron más de 6 puntos, ninguno sacó 7, y tenemos 8 estados que podrían aprobar por redondeo, si consideráramos aquellos en la frontera baja del 6; pero hay otros 21 estados que están reprobados, según indican las cifras obtenidas por “México, ¿Cómo vamos?”.

“Este es un País que está listo para crecer 6 % y generar 1.2 millones de empleos al año, pero se considera que estamos extremadamente lejos de lograrlo”, dijo Viridiana Ríos, directora general de este observatorio económico. Lo cierto es que en los estados hay ciertos ejemplos de cómo esto puede ser alcanzado, es posible que México se mueva hacia adelante porque algunas de estas piezas ya están lográndolo, pero es crucial entender que no se avanza como un todo, sino que hay extremos diferenciados”, expresó en conferencia de prensa. A partir de considerar cómo y cuánto ha avanzado cada Estado en el último año en estas 10 metas e indicadores se evalúan los resultados, y en la medición aparece que en este periodo más bien fueron bien pocos los que tuvieron un desempeño destacable. Ergo: México no crece, México está estancado, y la aportación de los estados al desarrollo y al crecimiento del país es tan escasa que resulta prácticamente inapreciable.

En un panorama de esta naturaleza y gravedad, podemos afirmar que Sonora, junto con más de la mitad de las entidades, se ha convertido en un lastre para el país. La vergonzosa calificación de 3.9 sobre 100 obtenida nos lo dice todo. Y sin embargo, el gobierno estatal de Sonora, y el partido del cual emana, el PAN, se han empeñado en una feroz campaña de hostigamiento contra el gobierno federal, acusándolo de que la reforma fiscal aprobada a fines del año pasado afecta negativamente la economía fronteriza y la de las familias sonorenses en general. El estudio realizado por “México, ¿Cómo vamos?” pone las cosas en su lugar, y nos muestra cuál es la realidad más allá del golpeteo político.

Manuel Molano, director adjunto del Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco) agrega un oportuno comentario sobre el particular, diciendo: “La pregunta debe ser qué tanto tiene que hacer el Gobierno por el crecimiento y qué tanto debe de ser por participación de la sociedad, y ahí es cuando se comprueba que el rol del Gobierno debe ser un coadyuvante para el crecimiento, y de esta manera poder generar bienestar y abatir Índices de pobreza”. Más claro, ni el agua.

Pero por supuesto, nada de esto ha sido ni será reconocido por Guillermo Padrés y el klan de inútiles que se ha reunido en torno suyo. Nada de esto será tomado en cuenta con objeto de corregir la infinidad de desviaciones y yerros cometidos, algunos por falta de conocimientos y preparación, otros por incapacidad en materia del indispensable “know how” a la hora de gobernar, y otros por un simple y llano importamadrismo que aterra y al mismo tiempo solivianta. Si algo nos ha mostrado Padrés en los cinco años que lleva conduciendo a este estado hacia el abismo, es su renuencia a corregir el rumbo. No lo ha hecho y todo indica que no lo hará, a un año de distancia de abandonar el poder en Sonora. Guillermo Padrés seguirá soñando con glorias inexistentes, mientras Sonora se sigue derrumbando en forma irremisible.

La situación en Sonora en general es grave, lo sabemos perfectamente bien, y son muy pocas las actividades, si es que hay alguna, que muestre algún índice de mejoría. De hecho, las evidencias nos dicen que el único aspecto que muestra una clara mejoría es la bonanza patrimonial de la “mafilia feliz”, como atinadamente se le llama a la casta privilegiada que, habiendo llegado al gobierno mediante un increíble y sospechoso golpe de fortuna, a estas alturas del sexenio ya acumula cantidades fantásticas de dinero, bienes muebles e inmuebles, negocios de turbio origen y, en fin, una amplia serie de productos de la depredación que harían parecer como baratijas los tesoros acumulados en las míticas cuevas de los cuentos de Alí Babá y Aladino.

Si gobernando han resultado un absoluto y total fracaso, en el hurto, la villanía, la ilegalidad y la corrupción han de mostrado ser maestros consumados. Todo indica que estas “habilidades y talentos” forman ya parte del ADN político del Partido Acción Nacional de la actualidad, amo y señor indiscutible de la componenda sucia, del trastupije, el chantaje, el engaño y la mentira, la alianza perversa y la pudrición ética y moral que lo han llevado al liderato de la decadencia política.

Por  favor, envíeme su comentario a continuación, o bien a oscar.romo@casadelasideas.com

En Tweeter busque también mis comentarios en  @ChapoRomo

 

Author

Oscar Romo Salazar

Nací en Hermosillo, Sonora, el 12 de noviembre de 1937, en la antigua Calle Comercio (hoy No Reelección) al mismito pie del bienamado “Cerro de la Campana”.
Desde pequeño mostré una gran afición por la lectura y a lo largo de mi vida he sido un ávido lector. Leo todo lo que cae en mis manos, desde novelas de ficción, biografías de personajes famosos, libros de superación personal, revistas, periódicos impresos y virtuales… todo y de todo.
Me gusta mucho escribir sobre mi ciudad, sobre todo la pequeña ciudad donde me crié y donde crecí, dicen que tengo una gran memoria porque recuerdo cosas que sucedieron cuando yo estaba muy niño. Es posible. Trato de mantener vivos mis recuerdos escribiéndolos y compartiéndolos con quien quiera leerlos.
Estudié primaria, secundaria y preparatoria en Hermosillo, y posteriormente me fui a Monterrey a estudiar la carreta de arquitectura, la cual finalmente terminé en la ciudad de México, D.F.
Me casé cuando aún no terminaba mi carrera y formé mi familia con María Emma Freaner, originaria de Nacozari de García, quien me dio tres hijos: Oscar Upton, Carlos Eduardo y Leonel, los tres casados con excelentes mujeres. Tengo siete nietos, cuatro varones y tres mujeres, la mayor de 15 años y el menor de un año y medio.
He dedicado los últimos 26 años de mi vida a escribir, 25 de ellos en el periódico “El Imparcial”, y durante varios años lo hice simultáneamente para el periódico diocesano “En Marcha”, cuando lo dirigía con gran tino el padre Teodoro Pino, hoy Obispo.
Durante dos años y medio, de 2004 a mediados del 2007 tuve un programa de análisis político en Telemax al que llamé “Controversia”. Dicen que tuvo bastante éxito y que mientras duró fue muy visto.
El año pasado abandoné a “El Imparcial” por incompatibilidad de criterios y visiones con la actual dirección, y durante un año y medio aproximadamente (de principos del 2009 a mediados de este 2010, he venido colaborando con el portal “Contactox” de Claudio Escobosa Serrano.
Desde al año 2008 soy Presidente del Consejo Consultivo de Zona Histórica de Hermosillo y soy miembro de la Sociedad Sonorense de Historia.
En el mes de mayo de este año 2010 presenté mi libro “A Contracorriente: 25 Años Desde la Trinchera”, el cual fue editado por el Instituto Municipal de Cultura y Arte. Este libro es una primera compilación de unos 200 artículos de los más de dos mil que escribí durante el cuarto de siglo que tengo escribiendo.
Formo parte del elenco de escritores de “Casa de las Ideas”, un espacio donde espero concluir mis días como escritor, y desde donde me propongo seguir contribuyendo con mis escritos e ideas a mejorar en lo posible mi comunidad y, como soñar no cuesta nada, también el mundo donde vivo.

Leave a comment

©2012 Casa de las Ideas, Derechos reservados. l Sitio desarrollado por: Freaner Creatives

Search

Back to Top