“Casa de las Ideas” es parte sueño y parte realidad. Es una respuesta y a la vez una pregunta. Es espacio y distancia, contenido y dimensión. Es algo y al mismo tiempo no es nada. Simplemente lo que quienes habitamos en ella deseamos que sea: Vehículo de expresión, pájaro alado, silencio estruendoso o una simple voz que busca ser escuchada.

“Casa de las Ideas” pretende dar respuesta a las mil preguntas que bullen en la mente de la gente inquieta que busca, que inquiere, y que cansada de esperar ha empezado a perder la esperanza de encontrar respuestas habiendo tantas preguntas.

Para definir mejor lo que es “Casa de las Ideas”, es necesario primero decir lo que no es, y así por eliminación llegar a su esencia, a su razón de ser y a su misión.

No es un sitio de noticias. No es un sitio en que se busque y encuentre la última nota sensacional, el chisme de moda o el escándalo más reciente. Aquí no se encontrará la columna sensacionalista, ni la nota superficial, ni la estulticia habitual que campea en el periodismo moderno y que, salvo contadas excepciones, denigra el oficio sobre cuyos hombros descansa la honrosa responsabilidad de brindar al lector inteligente el material de reflexión y análisis que ofrezca luz en medio de las espesas tinieblas que privan en el mundo del periodismo actual, en el mundo, en México y en Sonora. sobre todo en Sonora, hoy por hoy tierra de titanes convertida en parcela de pigmeos.

“Casa de las Ideas” surge de la inquietud de un grupo de escritores que se identifican por su fe en la profesión de escribir, por su devoción por la exactitud y el respeto por la dignidad de las personas y el derecho que tienen a sustentar su propia opinión, sus propios criterios y su muy particular forma de ser y vivir.

Con esa y de esa mística profunda surge “Casa de las Ideas”, y también de la necesidad creciente de brindar el tipo de periodismo honesto que poco a poco se va perdiendo a medida que el mercantilismo y los juegos de poder se adueñan de todo y la honestidad de pensamiento se convierten en motivo de burla y escarnio.

Le pedimos a usted que nos acepte dentro de las herramientas a las que acude en busca de puntos de vista bien planteados y fundamentados. No pretendemos perfección ni mucho menos infalibilidad, simplemente porque reconocemos que somos imperfectos y que solemos equivocarnos. Pero le podemos garantizar que en “Casa de las Ideas” encontrará veracidad, honestidad, preocupación sincera y deseos inquebrantables de llegar en el análisis a donde la mayoría de otros sitios y otros escritores no llegan, por incapacidad, por incompetencia o compromisos adquiridos.

Nosotros somos y seremos otra cosa. Estamos dispuestos a ir hasta las últimas consecuencias en el empeño de servirle a usted de faro o de lámpara en la oscuridad, de brújula cuando el rumbo es confuso y siempre, en todo momento, de compañía cuando necesite un amigo que le acompañe en las complejas jornadas de la vida.

Nosotros somos “Casa de las Ideas”, un espacio donde mora la calidad y el respeto. Un recinto en el que conviven el honor y el amor a la verdad, esa verdad que siempre ha valido la pena ser defendida y expresada por todos los hombres en todos los rincones del mundo.

2 Comments

  1. john swift gayou 12/06/2014 at 5:53 pm

    Hi, this is a comment.
    To delete a comment, just log in and view the post's comments. There you will have the option to edit or delete them.

  2. miguel manriquez 28/04/2016 at 10:10 pm

    Hi, this is a comment.
    To delete a comment, just log in and view the post's comments. There you will have the option to edit or delete them.

Leave a comment

©2012 Casa de las Ideas, Derechos reservados. l Sitio desarrollado por: Freaner Creatives

Search

Back to Top