#LadyCarolina: El efecto lucifer en las redes sociales

Mario Velázquez García, Recientes No hay comentarios en #LadyCarolina: El efecto lucifer en las redes sociales 314

¿Por qué el caso de #LadyCarolina se convirtió en nota nacional? ¿Por qué algo que tendría que ser un tema de interés exclusivo de los directamente relacionados se convirtió en un tema de interés nacional? Un buen amigo me hizo estas preguntas sobre el caso de Emma, la jovencita sonorense conocida como #LadyCarolina, que se hizo famosa en las redes sociales por besar a un joven durante su despedida de soltera.

Me parece que existen varios elementos que ayudan a explicar esto. Primero, la lógica que yo llamaría “temporal” del periodismo actual. Los portales de información requieren ser renovados constantemente a fin de no perder su imagen de novedad. Este flujo constante de noticias obliga a los (las) informadores a entregar, en muchos casos, productos por cantidad y no de calidad, lo que resulta en que los portales se llenen de notas que buscan llenar los espacios. Las noticias venden no por su contenido sino porque atraen, la misma lógica que se usa para vender pasta de dientes. Por ejemplo, ¿Usted sabía que a fines del mes de septiembre se celebró en la ciudad de Guadalajara el Congreso Internacional de Astronáutica, con la participación de 67 empresas y más de 4 mil delegados de todo el mundo? https://www.iac2016.org/ No, supongo que pocas personas se enteraron y peor aún, medios de comunicación lo destacaron en sus sitios de noticias. ¡Más preocupante! Los portales de información virtual parecen decirnos, -de todas formas-, ¿A quiénes les importaría este tipo de noticias sobre un congreso internacional de (¿qué?) astronáutica? Las notas sensacionalistas, escándalos, tragedias son las que venden; lo que la gente busca encontrar al abrir su teléfono “inteligente” es sangre, dolor, lágrimas. Sobre estas notas, no es necesario hacer ningún tipo de análisis o reflexión, sino nutrir el interés con detalles sórdidos. Los noticieros están ávidos de escándalos cotidianos como el del #LadyCarolina.

Segundo, en ciencia social existe algo llamado la “construcción social de la realidad”, que de una manera muy simplificada significa que la definición colectiva que hacemos sobre grupos sociales, individuos particulares, objetos, etcétera, termina siendo determinante sobre la forma en que percibimos la realidad. A este respecto tengo la siguiente conjetura: Sonora, -desde hace algunos años,- ha sido definida en la prensa nacional como un lugar con problemas sociales; esto es algo muy parecido a lo que sucede con México en la prensa internacional donde siempre se reportan las notas malas del país, pero nunca o raramente las noticias positivas o de éxitos. Entonces, Sonora ha sido construida dentro de una narrativa negativa, el caso de  #LadyCarolina es únicamente el último dentro de una larga lista de notas sobre escándalos estatales que cruza al interés nacional. Es necesario cambiar la imagen de la sociedad sonorense, no tratando de ocultar lo que sucede, sino multiplicando las notas positivas, las acciones gubernamentales y de la sociedad civil que muestren un cambio en esta tendencia.

Tercero, los distintos sitios virtuales de interacción (Facebook, twitter, un largo etcétera) son la modernidad líquida de la que nos habló Ziygmunt Bauman; es decir un espacio de total incertidumbre donde las estructuras sociales, como las reglas morales, los roles y los estatus que conformaron nuestras interacciones, han desaparecido, o se transforman de manera constante. ¿Esto cómo se traduce en el caso de #LadyCarolina? Las personas están dispuestas a insultar, humillar o denigrar a otras personas en la virtualidad y el anonimato de las redes sociales. A nadie le interesa el daño que esto pueda causar, es una diversión in-humana, momentánea, sin consecuencias. La ciencia social, particularmente la psicología, ha hecho experimentos que demuestran que las personas están dispuestas a causar sufrimiento a otras cuando la posibilidad de que esto les genere alguna consecuencia es muy baja. A este respecto les recomiendo leer el libro de Philip Zimbardo, “El Efecto Lucifer”.

Cuarto, existe un innegable sesgo machista-misógino en todo esto. Los insultos, burlas, acusaciones que ha recibido la joven demuestran la doble moral con la que son juzgados los comportamientos de hombres y mujeres en una actividad como las despedidas de soltero(as). Pero la dilapidación pública desgraciadamente no sólo fue hecha por hombres. Las mujeres también han participado en el coro de insultos a #LadyCarolina. Esto expone una de las partes menos comentadas sobre el machismo; este es un sistema de dominación que sólo es posible porque TODOS participan en él, hombres y mujeres ayudan a perpetuarlo. En esto todos somos culpables.

Todos los anteriores son argumentos nos ayudan a entender la triste popularidad de #LadyCarolina. Una de las conclusiones, más que cuestionar el comportamiento de una persona, este caso retrata de cuerpo entero a nuestra sociedad; un lugar intolerante, des-humanizado,, machista, pendiente de hacer escarnio de la desgracia del otro. Por otro lado, también debemos ser conscientes que todos somos potenciales víctimas… en este mundo virtual todos seremos el próximo #lady o #lord; es cuestión de tiempo.

Dr. Mario Alberto Velázquez García

El Colegio del Estado de Hidalgo

Leave a comment

©2012 Casa de las Ideas, Derechos reservados. l Sitio desarrollado por: Freaner Creatives

Search

Back to Top