La crisis del Colson: los intelectuales en los consejos “ciudadanos”

Mario Velázquez García, Recientes No hay comentarios en La crisis del Colson: los intelectuales en los consejos “ciudadanos” 185

El Colegio de Sonora ha sido una institución fundamental en la investigación, la enseñanza a nivel posgrado y la difusión de conocimiento en las últimas tres décadas de la historia reciente de Sonora. Durante gran parte de su historia, la participación de investigadores del Colson ha sido importante para la discusión pública de diversos temas de interés estatal. Algunas veces con posturas críticas al gobierno al grado que provocaron el enojo de gobernadores como Eduardo Bours, quien ante artículos de investigadores que criticaban su proyecto “Musas” respondió retador en su momento: “yo a las piedras las quito a patadas”.

En la actualidad el Colson enfrenta una crisis profunda. Una crisis por el despido injustificado de investigadores, lo que tiene ahora al Colegio enfrentando un juicio, pero también sobre el papel que debe desempeñar los intelectuales en un lugar como Sonora. En una sociedad como la mexicana donde existe un alto grado de desigualdad, corrupción y poco acceso de la población a la toma de decisiones, los intelectuales no sólo tienen la obligación de realizar un trabajo de escritorio sino convertirse en voces críticas de actos de gobierno o de compañías privadas que puedan dañar a la mayoría de la población.

Este papel de voz crítica ante el poder no puede ser pensando como una opción sino una obligación por una razón muy clara: la educación que los investigadores han recibido fue pagada con los impuestos de la gente, por lo que existe una deber de corresponder a este beneficio individual logrado mediante un sacrificio colectivo.

Investigadores del Colegio de Sonora ha participado en instancias “ciudadanas” creadas por la actual administración de Guillermo Padrés para vigilar el funcionamiento de proyectos del gobierno estatal como el Sonora Sí o el servicio de transporte urbano.

El problema con estos comités ciudadanos es que son creados como órganos que den legitimidad a decisiones tomadas desde el gobierno. Los participantes están ahí por sus cargos en instituciones académicas o de otro tipo sin tener posibilidades reales de proponer políticas, cambios sustanciales o fiscalizaciones reales a los planes o los gastos del gobierno. De forma tal que participar en ellos significa en los hechos que se está de acuerdo en la acción del gobierno o se tiene una necesidad de figurar desmedida.

En plan Sonora Sí ha sido sin lugar a dudas la parte más controversial de la administración estatal panista; desde la poca capacidad o interés para negociar con los grupos que se oponían al proyecto, la represión sistemática e incluso el encarcelamiento de líderes en situaciones cuando menos sospechosas, los juicios, el incompleto estudio de impacto ambiental por sólo nombrar algunos de los problemas. Ninguna de esas situaciones fue objeto de una investigación o seguimiento por parte del Comité de Testigos Sociales del Sonora Sí. Los comités de testigos sociales son una tomadura de pelo creados a modo, para avalar decisiones estatales (Flores, 2008).

La participación de otro miembro del Colegio de sonora en el Consejo Ciudadano de Transporte que aprobó el aumento en el 43% en el precio del transporte es el caso más reciente de crisis en el rol del intelectual del Colson. La decisión de subir las tarifas es muy cuestionable no sólo porque implica un daño considerable a la ya de por sí deteriorada economía de las familias más pobres, sino porque sabemos que este tipo de aumentos no representarán ninguna mejora en el transporte ¿Cuántos incrementos se han producido bajo la misma promesa nunca cumplida? Lo que resulta más lamentable en este caso es que ahora se produjera el alza avalado por “expertos” que han olvidado que el precio del transporte público no puede ser únicamente una decisión económica sino de justicia social.

La sociedad sonorense necesita de instituciones como el Colegio de Sonora, es necesario que se produzca una reflexión sería sobre la forma en que se están tomando las decisiones al interior de esta institución, (¿Quién nombra a estos “representantes” del Colson? ¿A quién rinden cuentas?), mantenida con los impuestos de todos los ciudadanos.

Flores Nancy. 2008. Testigos sociales la simulación. Contralinea. http://contralinea.info/archivo-revista/index.php/2008/11/01/testigos-sociales-la-simulacion/ 

 

Dr. Mario Alberto Velázquez García 

Benemérita Universidad Autónoma de Puebla 

Leave a comment

©2012 Casa de las Ideas, Derechos reservados. l Sitio desarrollado por: Freaner Creatives

Search

Back to Top