El SAT toma sonora ¿Cómo llegamos a esto?

Mario Velázquez García, Recientes No hay comentarios en El SAT toma sonora ¿Cómo llegamos a esto? 141

El Servicio de Administración Tributaria (SAT) decidió que el gobierno estatal de Sonora no podrá ejercer sus facultades de fiscalización del 20 de noviembre hasta el 31 de diciembre del presente año. El SAT, dependencia federal, asumirá estas tareas de manera provisional. Esta sanción es consecuencia de las auditorías realizadas sobre las cuentas presentadas por la administración de Guillermo Padrés.

Esta es una situación inédita en la historia moderna de México, particularmente grave dentro de un contexto de pluralidad política. El gobierno federal está dando un mensaje público respecto al desorden (posiblemente corrupción) que reinó en la administración financiera de la entidad durante el anterior gobierno estatal. La intervención busca no sólo re-ordenar y aclarar el cobro de impuestos, sino generar procedimientos administrativos y legales contra las personas que fueron responsable de que esta situación se produjera.

La nueva administración tiene hacia adelante el enorme reto de re-construir las instituciones fiscales del estado de Sonora, pero no sólo ello, debe buscar una explicación sobre las causas que originaron esta desorganización administrativa. Esta segunda actividad resulta indispensable en una sociedad democrática, donde los Estados y sus gobiernos se convierten en una de las principales fuentes de valores y comportamientos hacia el resto de la sociedad. Es indispensable encontrar cuáles fueron los cambios en el contexto social, institucional y de funcionamiento administrativo que permitieron que se produjera un desfalco financiero de estas proporciones. En otras palabras, el Estado de Sonora está obligado por sí mismo y por sus ciudadanos a explicarse (nos) cómo es que se produjo esta situación para evitar que esto se repita de nuevo.

Para esta tarea el nuevo gobierno no está sólo. Las universidades y los investigadores de Sonora podemos colaborar en ello. A continuación quisiera esbozar algunos elementos que nos pueden ayudar a entender lo que sucedió en Sonora. 1) Cambios en el pacto federal por la alternancia política federal. La victoria del partido Acción Nacional en las elecciones presidencia que llevaron a Vicente Fox a la presidencia de México generaron una transformación en la relación que las administraciones estatales tenían con el gobierno federal. El presidencialismo, pieza centran en el funcionamiento del poder gubernamental mexicano post-revolucionario, perdió su eje de control: el presidente de extracción priista. Los gobernadores recuperaron facultades económicas, políticas y meta-legales que anteriormente eran controladas desde el centro. Esta situación, que pudo haber generado el fortalecimiento de un pacto federal más fuerte, se convirtió en una oportunidad para que estos nuevos agentes de poder real buscará desarrollar sus propias versiones de presidencialismo y con ello de control sobre el presupuesto, los grupos políticos, la prensa y los programas de gobierno: surgieron 32 “pequeños virreyes”. Es en este contexto que puede explicarse el gobierno de Guillermo Padrés:  su llegada al poder se da dentro de la ola de alternancia política nacional y su ejercicio de gobierno buscó utilizar lo anterior: es decir, el presidencialismo basado en el corporativismo, el uso de la ley como arma política contra los contrarios y el populismo como defensa y mecanismo de legitimidad.

2) Vacíos legales y administrativos en la rendición de cuentas. Aunque se han producido avances en los mecanismos institucionalizados para que el gobierno mexicano tenga que hacer del conocimiento público el uso que se la da a los recursos económicos que tiene a su cargo, estas mejoras se han concentrado principalmente en la administración federal. Las distintas leyes sobre responsabilidad y rendición de cuentas presentan diversos huecos y lagunas legales, lo que permite por ejemplo, que sean oficinas que dependen del mismo gobierno que va a ser auditado las que realicen la evaluación. El gobierno de Guillermo Padrés se valió de este auto control para ocultar una serie de anomalías y desvió de recursos que nunca fueron reportados o sancionados. El resultado está a la vista con la decisión federal del SAT.

3) La reducción en la participación de diversos agentes sociales en el diseño de políticas. En un régimen democrático el diseño, funcionamiento y evaluación de las políticas públicas requiere de la participación de diversos agentes y grupos sociales. Esto no sólo permite conocer las diversas necesidades, sino que proporciona conocimientos especializados, pero también legitimidad y acompañamiento a las decisiones de gobierno. Cuando un gobierno centraliza en una pequeña elite la toma de decisiones esta invariablemente adopta el punto de vista y los intereses de este grupo, lo que puede propiciar un incremento en los niveles de desigualdad, pero también en los actos de corrupción. El gobierno de Guillermo Padrés funcionó bajo una lógica elitista, lo que tomó una realidad palpable y concreta en el grupo de personas y empresas que fueron beneficiadas y que serán revisadas por el SAT. Seguramente no todas ellas serán culpables o responsables, pero esta lista refleja las consecuencias de la discrecionalidad y el amiguismo como forma de ejercer el gobierno.

El gobierno actual recibe una pesada carga financiera y política. Es necesario un ejercicio de gobierno delicado y paciente que permita reconstruir las instituciones y las prácticas de gobierno. En este proceso, el análisis y estudio sistemático y objetivo de lo sucedido anteriormente es indispensable, no como un acto de revancha sino para evitar que nunca más se repita.

Dr. Mario Alberto Velázquez García

El Colegio del Estado de Hidalgo 

Leave a comment

©2012 Casa de las Ideas, Derechos reservados. l Sitio desarrollado por: Freaner Creatives

Search

Back to Top