El movimiento feminista y la 4T: rebasando al gobierno por la izquierda

Mario Velázquez García, Recientes No hay comentarios en El movimiento feminista y la 4T: rebasando al gobierno por la izquierda 127

Dr. Mario Alberto Velázquez García

El Colegio del Estado de Hidalgo

Miembro de la Academia Mexicana de Ciencias

 

Un fantasma recorre el mundo: el movimiento feminista. Este creciente movimiento social constituye una fuerza social, cultural y política con un objetivo central: lograr una sociedad donde las mujeres tengan garantizado el pleno uso de todos sus derechos económicos, sociales, culturales y sobre su propio cuerpo, nada más y nada menos.

El movimiento feminista tiene larga data, desde las luchas por lograr el voto femenino, el #me too, las protestas contra Trump y el cántico chileno “un violador en tu camino” que pronto se volvió un himno global. Esta lucha internacional se expande por todo el mundo, frente a las respuestas muchas veces desarticuladas, represivas y limitadas de las autoridades, particularmente en país con regímenes democráticos en consolidación o débiles.

En México, presenciamos desde al año pasado un ciclo de movilizaciones feministas que, sin duda, son parte central de la agenda política y cultural de nuestro país. Los próximos días 8 y 9 de marzo habrá una gran marcha y posteriormente un paro nacional de mujeres (un día sin mujeres). Estos dos días serán momentos claves para conocer los alcances deeste ciclo de protestas sociales.

Un componente fundamental para esta protesta social es el tipo de respuesta que obtienen por parte de las autoridades a sus demandas. Esto no quiere decir que este movimiento se reduzca a ello, pero sin duda, requiere de la acción gubernamental para atender algunas de sus exigencias. En este sentido un actor que ha tomado un papel central es el gobierno federal quien ha asumido en los hechos la responsabilidad de una de las demandas más importantes de este movimiento por la serie de actos violentos hacia las mujeres: los feminicidios en México. A pesar de que este tipo de homicidios por razones de genero son un delito de responsabilidad estatal y que, el mismo movimiento feminista en varias ocasiones ha dicho que sus protestas no son contra el actual gobierno, la promesa hecha por el actual presidente de México de “serenar al país” ha generado un foco de tensión entre la autoridad federal, el movimiento feminista, la prensa y los críticos del actual presidente.

Un antecedente importante para entender esta creciente tensión entre el movimiento feminista y el gobierno federalestá en la pasada campaña presidencial. Diversos colectivos feministas, así como integrantes particulares de dichos grupos, fueron algunos de los actores claves para entender la llegada de Andrés Manuel López Obrador a la presidencia de la República en el 2018. Como se ha dicho ya por varios analistas, el nuevo presidente no llegó a ocupar este cargo impulsado por un partido político sino por un movimiento social que aglutinó actores sociales y políticos de un amplio espectro ideológico. Esta composición heterogénea de la coalición puede convertirse en una de las principales fuentes de enfrentamiento político dentro del actual sexenio ya que los múltiples grupos tienen posturas disímiles, en varios casos contradictorias sobre la manera de operativizar las acciones de gobierno hacia problemas concretos. Como hipótesis, sostengo que el movimiento feminista terminará rebasando al gobierno de Andrés Manuel López Obrador; el presidente sufrirá una caída considerable en su legitimidad por no querer, ni poder, atender las demandas de esta protesta social.

Existía una historia previa que explica la colaboración de los colectivos feministas con el Obradorismo; durante el mandato de este político al frente de la Cuidad de México se produjeron algunos avances importantes como la tipificación del feminicidio como delito en el Distrito Federal. El nuevo gobierno federal mandó un mensaje político importante al presentar un gabinete con igualdad de género y colocar a mujeres en papeles fundamentales en la toma de decisiones. Sin embargo, la cancelación de los apoyos a las guarderías, el incremento en los hechos y en la percepción de la violencia contra mujeres y la negativa del presidente para apoyar la despenalización del aborto en todo el país, hancomenzado a generar una tensión entre algunos sectores del feminismo y el gobierno federal. Pero los temas que más controversias han causado son las declaraciones del presidente donde abiertamente sostiene que este movimiento feminista tiene atrás “obscuros intereses” de los conservadores que buscan desestabilizar su gobierno, así como su enojo ante la petición de los reporteros por hablar de los feminicidios en medio de su explicación sobre la rifa del avión presidencial.

El presidente, un animal político, observa como el movimiento feminista comienza a obtener una legitimidad social progresiva y, desde su perspectiva, este apoyo social constituye un detrimento a su figura carismática. El crecimiento del movimiento feminista significa, entre otras cosas, una expansión de sus demandas, pasando de temasconcretos y coyunturales como los feminicidios y la violencia contra las mujeres, hacia problemáticas generales como el derecho a decidir sobre su cuerpo. La creciente incompatibilidad entre la agenda política del presidente y las demandas feministas los acercan a un enfrentamiento, donde el movimiento feminista puede obtener un apoyo popular no calculado por el gobierno actual; las mujeres rebasaran a AMLO por la izquierda.

Leave a comment

©2012 Casa de las Ideas, Derechos reservados. l Sitio desarrollado por: Freaner Creatives

Search

Back to Top