El linchamiento como ideología política

Mario Velázquez García, Recientes 1 comentario en El linchamiento como ideología política 65

Dr. Mario Alberto Velázquez García

Academia Mexicana de Ciencias

 

Todos vimos el video. Dos jóvenes roban a los pasajeros de un microbús en la zona metropolitana de la ciudad de México. Después de tomar su botín, uno de ellos desciende,pero el otro no logra hacerlo porque el microbús acelera y los pasajeros comienzan a someter al sujeto a base de golpes.Primero uno, pero a los pocos segundos todos los pasajeros aprovechan la oportunidad para vengar todos los asaltos sufridos. Las victimas toman ahora el rol activo y se alteran para sujetar y pegar en cualquier parte del cuerpo all sujeto; mientras algunos de ellos lo incriminan e insultan, los otros no dejan de propinarle patadas. Finalmente, el ladrón, es ritualmente despojado de su ropa y tirado a la vía pública.Nadie sabe si el ladrón sobrevivió a lo golpiza. Uno de los comentarios mas repetidos en las redes sociales fue: se hizo justicia, ojalá mataran a todos los rateros.

El linchamiento es una práctica colectiva donde un grupo de sujetos actúan coordinadamente contra una persona o personas que cometieron un acto que este grupo de personasconsideran constituye una agresión o amenaza contra una comunidad. Es una forma de justicia automática, fuera del Estado y en los límites de lo que podríamos considerar como sociedad “civilizada”; los supuestos criminales no son escuchados, no pueden refutar o demostrar su posible inocencia y el castigo puede ir desde una golpiza, hasta distintas formas de tortura física antes de la muerte. Los linchamientos son justificados como brotes de violencia colectiva por la falta de actuación de las autoridades ante la presencia de delitos recurrentes sin castigo. En esta explicación, los linchamientos son las personas tomando la justicia “en sus manos”. La práctica social de los linchamientos ha tomado, desgraciadamente regularidad en México, particularmente en el centro del país, aunque no ha dejado de estar presentes en otros lados. Aunque es más frecuente en pequeñas comunidades rurales, también es un fenómeno de zonas urbanas, principalmente en zonas con algún grado de marginación.

En términos sociológicos el linchamiento tiene dos puntosclave: lo colectivo y la justicia. El primero se refiere a que el linchamiento es una acción donde necesariamente participan más de dos individuos de manera coordinada en un tipo de micro -violencia que Randalls Collins llamo “un tobogán”donde las personas están dispuestas a ejercer acciones que nunca harían de manera individual con un objetivo en comúny donde muchas veces la realizan bajo una especie de “embrujo” del momento: La “justicia” es la justificación- motor de este tipo de actos, los que participan en la turba se impulsan unos a otros diciendo que están defendiendo y enmendando un acto que agrede al grupo: la justicia.

Este tipo de acción colectiva ha tomado una nueva dimensión en el mundo, primero con las redes sociales y ahora en la política, particularmente en el caso de México, pero no exclusivamente aquí. Me explicaré. En las redes sociales hemos visto una enorme cantidad de videos donde personas comunes o personajes públicos fueron captados realizando algún comportamiento que es percibido como una falta o francamente cometiendo algún delito mayor o menor. Las redes sociales funcionan como un tribunal instantáneo, donde los comportamientos son rápidamente juzgados, las personas etiquetadas y se produce un linchamiento colectivo donde igual que sucede en los ejecuciones reales, las personas presentes se sienten con la libertad de insultar, injuriar, amenazar y golpear (esta vez con palabras o memes) a la persona que ya fue declarada culpable de cometer alguna falta.

En el caso de la política, el linchamiento se ha convertido en una herramienta política de los líderes, particularmente pero no exclusivamente, de aquellos que ejercen un liderazgo carismático y/o populista sobre sus seguidores. El líder, señala a un sujeto o grupo social que, desde el punto de vista del político, es el responsable de algunos de los males pasados o presentes que aquejan a su país o sus seguidores. Estos, igual que la turba, no están interesados en escuchar a los señalados como culpables sino en formar parte de este tobogán de violencia que les permita sentirse parte de un grupo que agrede e insulta sin tener mayores elementos o pruebas. No importan, el linchamiento es finalmente, un rito colectivo que se justifica en nombre de un bien común: la justicia.

El presidente de México ha impulsado el linchamiento como una herramienta política que le permite sustituir su falta de proyecto ideológico; no hace falta tener un marco de ideas que construya su proyecto si se tiene una lista de enemigos contra las que semanalmente se organizan linchamientos en las redes sociales. Una semana son los intelectuales, la otra son los partidos de oposición, la otra las feministas, etcétera. El linchamiento más reciente es el que está organizándose contra los expresidentes. La corte acaba de declarar que es constitucional que nosotros decidamos si otros deben ser juzgados: el linchamiento como un arma legal contra los rivales políticos.

1 Comment

  1. Óscar Espinosa 08/10/2020 at 10:26 am

    Hi, this is a comment.
    To delete a comment, just log in and view the post's comments. There you will have the option to edit or delete them.

Leave a comment

©2012 Casa de las Ideas, Derechos reservados. l Sitio desarrollado por: Freaner Creatives

Search

Back to Top