Año y medio de tres despidos injustificados en el Colson

Mario Velázquez García, Recientes No hay comentarios en Año y medio de tres despidos injustificados en el Colson 175

Cuando el Colegio de Sonora tomó la medida sin precedentes de despedir a tres investigadores miembros del Sistema Nacional de Investigadores (Dr. Eloy Méndez, Dr. Juan Milton y Dr. Mario Velázquez), uno de los abogados del Sindicato de Trabajadores Académicos de la Universidad de Sonora (STAUS-UNISON) nos explicó que esta acción de la autoridad del Colson era lo que en ellos llamaban un “acalambre”. Es decir, una medida que las mismas autoridades que lo decidieron sabían que eventualmente iba a ser revocada por la autoridad laboral al tratarse de una acción sin fundamento, pero que tenía el objetivo de sacar por un tiempo al profesor, -en este caso a un conjunto de ellos,- que resultaban incómodos; por eso era un acalambre, porque le provoca al despedido un daño temporal pero no permanente.

Las condiciones mismas en las que se produjo el despido muestran el ánimo de la acción de la autoridad del Colson, no interesada en cumplir sus propios reglamentos internos sino en dar una lección y expulsar, al menos de manera temporal, a los investigadores que alguien de manera unilateral decidió que necesitaban de un “acalambre”, castigo o “poner en su lugar”, como ustedes lo quieran llamar. Para el despido, la rectora cito a los investigadores a sus oficinas sin informales la razón. Sin que esta autoridad diera la menor explicación, dejó que una abogada fuera la encargada de informar del despido, para que inmediatamente después fuera esta misma persona ajena al Colson la que nos ordenara el desalojo de nuestros cubículos. El acalambre iniciaba.

Este mes se cumplen año y medio de este despido injustificado y como lo diagnosticó el abogado del STAUS, la estrategia central del Colegio de Sonora en este conflicto laboral ha sido la prolongación de un pleito que saben perdido. A pesar de que desde el inicio los investigadores afectados hemos buscamos establecer el dialogo, -por cierto este es uno de los mecanismos que pensamos centrales en la vida académica y universitaria,- las autoridades del Colson decidieron no negociar. Tuvo que ser la junta de conciliación encargada de resolver los temas laborales la que obligara al Colson a sostener reuniones con los investigadores despedidos para resolver el conflicto de una manera negociada. Pero las autoridades del colegio en vez de buscar la resolución al conflicto querían imponer su posición e insistir en terminar todo por medio de un acuerdo económico, no obstante que recientemente denunciaban los aprietos financieros en los cuales se encontraban. Este nunca ha sido un pleito por dinero, sino por el respeto a nuestros derechos laborales y la reinstalación como medida contra un acto totalmente injustificado de la autoridad laboral del Colson. Como siempre pasa en los conflictos laborales, los patrones usan a su favor las necesidades económicas de los empleados para que desistan de reclamar sus derechos.

Otro elemento que parece no ser considerado por las autoridades del Colson es el costo económico futuro que tendrá para esta institución y sobre todo para el mismo Estado de Sonora perder este conflicto laboral ¿Quién terminará pagando por este acalambre que orquestaron las autoridades del Colson? El patrimonio del Colson y el presupuesto del gobierno de Sonora, ambas instituciones con problemas financieros ocasionados del algún modo por el gobernador anterior. Ojalá que el gobierno del Estado intervenga de una manera decidida para evitar que continúe pasando el tiempo y este despido injustificado termine, lo que no sólo resuelve un acto de injusticia sino evita el crecimiento en el pago que realizará el mismo gobierno estatal y al Colson.

Dr. Mario Alberto Velázquez García

El Colegio del Estado de Hidalgo

Leave a comment

©2012 Casa de las Ideas, Derechos reservados. l Sitio desarrollado por: Freaner Creatives

Search

Back to Top