Mario Velázquez García, Recientes No hay comentarios en 102

La medicalización del mundo y el Covid19

Dr. Mario Alberto Velázquez García

El Colegio del Estado de Hidalgo

Escuchamos como un mantra moderno que estamos en una “nueva realidad” post Covi19, sin saber exactamente a qué se hace referencia con esto ¿Qué quieren decirnos los políticos y medios de comunicación cuándo nos dicen que estamos en una nueva realidad? ¿Qué diferencias existen de la “vieja” a la “nueva” realidad? No existe una definición precisa, pero estoy cierto que la mayoría de ellos no podríandecirnos exactamente a que se refieren cuando usan esa expresión. Lo que es un hecho es que esta llamada “nueva” realidad se compone de tendencias y elementos provenientes de la “vieja” realidad que estábamos viviendo hasta marzo del presente año 2020. Una de las tendencias que venía construyéndose y que ha tenido un punto de inflexión durante la pandemia del Covid19 es la llamada medicalización de las sociedades. A continuación, explicaré en que consiste esto.

En los estudios sociológicas, particularmente en Estados Unidos y Europa, la medicalización es el análisis de la creciente cantidad de comportamientos considerados no “normales” o de problemas sociales que buscan ser resueltos por medio del uso de medicamentos. Temas que durante muchas décadas fueron atendidos por la religión o la familia como la depresión, la falta de sueño o la hiperactividad de niños ahora son tratados por medios de fármacos. Al analizar los “avances” de la medicina y la psicología bajo la lupa sociológica de la medicalización, podemos ver que existen muchos elementos culturales y de valores que son utilizados en la definición de ciertos comportamientos como “enfermedades” o “desviaciones”. Por ejemplo, la homosexualidad o la masturbación, ambos fueron considerados como “afecciones” que requerían de tratamientos y de la toma de medicinas o de terapias psicológicas para poder ser “superados”. En ambos casos, gracias en gran parte a la presión de colectivos sociales, ha cambiado radicalmente su definición médica y social.

La medicalización también ha significado una nueva definición de procesos del ciclo de la vida humana, por ejemplo, la vejez es considerada ahora como una especie de “enfermedad” que puede ser “curada” con medicinas o procedimientos quirúrgicos: la menopausia, la andropausia, la calvicie, los problemas de disfunción eréctil y las arrugas pueden ser “resueltas” con distintos tratamientos médicos. Esta medicalización ha significado un crecimiento en la importancia que las instituciones médicas tienen en las sociedades, pero particularmente la industria farmacéutica; las personas han pasado de ser considerada como pacientes para convertirse en potenciales compradores de distintos productos. Así entonces, el viagra que fue creado específicamente para cierto tipo de pacientes con problemas cardiacos o de disfunción eréctil, ahora es recomendado a los hombres de distintas edades que quieren “mejorar su vida sexual”; lo mismo sucede con los productos para la perdida del cabello, el insomnio, la migraña, gripa, infecciones estomacales y un largo etcétera de padecimientos frente a los que se alienta sutilmente las prácticas de auto diagnóstico y automedicación con medicamentos que se pueden adquirir sin receta.

La medicalización ha significado el crecimiento en el número de comportamientos que definimos como tratables medicamente, pero también el crecimiento de instituciones económicas y políticas relacionadas a la salud. Nunca en la historia moderna fue esto tan visible como en el año 2020. Con la pandemia por Covid19, las instituciones de salud de cada estado-nación y a nivel global la Organización Mundial de Salud, tomaron el control sobre todas las actividades económicas, sociales, culturales y políticas ordenando las nuevas reglas sobre como éstas podrían desarrollarse. Por meses el mundo fue paralizado por órdenes médicas.

El miedo individual y colectivo ante un virus que potencialmente podría ocasionar una gran cantidad de muertos fue la justificación que se dio para esta rendición colectiva de nuestra movilidad hasta nuevo aviso. Sin embargo, no debemos pensarlo como un acontecimiento excepcional. Tanto la OMS como las instituciones médicas nacionales de distintos países han advertido que presenciaremos el brote de nuevos virus iguales o más peligrosos que el covid19, lo que significa, que serán de nuevo estas instituciones las que podrán decidir el movimiento mundial de personas y mercancías. El Covid19 ha dejado a mucha gente en una situación económica mala, pero sin duda, también existen grandes ganadores de esta pandemia: las farmacéuticas y las autoridades nacionales e internacionales de salud que en todo el mundo están experimentado un incremento considerable en sus presupuestos y en su esfera de poder. La medicalización del mundo goza de cabal salud.

Leave a comment

©2012 Casa de las Ideas, Derechos reservados. l Sitio desarrollado por: Freaner Creatives

Search

Back to Top