Denme por muerto

Hilario Olea, Recientes No hay comentarios en Denme por muerto 36

INOCENTE ESCRITOR… Sin venir al caso, porque en este momento no es tema, pero si puede ser mensaje, el presidente Andrés Manuel López Obrador volvió a decir que se  jubilará de la política, traducido que no planea reelegirse en el 2024,  ya que para finales de ese año se retirará a escribir un libro que tardará tres años en terminar. Ah, y no piensa opinar de política, ni recibir visitas grillas. De inmediato vino a la mente aquella expresión en donde juró, prometió y dijo en febrero de 2003: a mí que me den por muerto para las elecciones presidenciales del 2006 porque este tema causa mucha polémica y pone nerviosos a mis adversarios”. Y miren como son las cosas, no se murió políticamente y además inició su larga campaña electoral con dos intentos y un triunfo para llegar a la presidencia. ¿Cómo ven? ¿ Lo damos por muerto?

AL QUE TE LO CREA…Cuando el presidente sale con estas ocurrencias, por llamarlas de un modo educado,  inmediatamente viene a la mente la anécdota del general Porfirio Díaz y su compadre el Mocho Manuel González, que en ese momento ocupaba la presidencia  tras el primer período de Díaz. Pidió audiencia y frente a su compadre, el general comenzó a decirle: “Mira, compadre, andan diciendo por ahí que quiero reelegirme, pero déjame decirte que son habladurías de mis adversarios”. En lo que hablaba y hablaba para justificarse, el Mocho abría cajones de su escritorio.  Por fin, enfadado de que no le pusiera atención,  Díaz le reclamó ¡Con una chingada, compadre! ¿Qué cabrones buscas?”.  “Pues al pendejo que te lo crea, compadre”, le dijo el Mocho tirado de risa.

NO ES EL CASO… A lo mejor este no es el caso, pero caray, el ídolo del presidente López Obrador es Benito Juárez, que se aventó tres reelecciones y hubiera seguido si no le da el infarto. Digo, el poder es tentador, sobre todo si este 2021 logra mayoría total en la Cámara de Diputados. Pero bueno, también hay que recordar que para entonces estará en los 70 años, con achaques propios del desgaste de gobernar.  A lo mejor en serio se está “preparando mentalmente” para irse a la Chingada, su quinta de Palenque no sean mal pensados. A escribir, meditar y disfrutar de reconocimientos  y honores, como es el caso de José Mújica, ex presidente de Uruguay.  Ah, caray, pero a nuestro presidente como le gusta el poder para poder.

EL BESO DEL DIABLO…Además, se antoja un tanto impensable que su retiro se vuelva un verdadero claustro.  Tendría que irse del país como Porfirio Díaz. Vamos, hasta el chacal Victoriano Huerta siguió conspirando para regresar al poder. Este tipo de personajes no pueden estar separados del centro del poder. Recuerden a Antonio López de Santa Anna  y su retiro a la hacienda Manga de Clavo en donde iban en romería los políticos a consultarle y a pedir directrices. Luis Echeverría y su afamada casa de la calle de San Jerónimo, en donde daba “el beso del diablo”, según dijo López Portillo.  Elías Calles y la casa de enfrente de palacio nacional, en donde estaba el que mandaba.  Es buena la intención sin duda, pero hasta no ver no creer.  Y si no vemos, es que ya nos fregamos.

¿QUIÉN VA ENTONCES? Es muy temprano para adelantar vísperas, pero en esa misma declaración mandó un velado mensaje del retrato hablado de quien pudiera sustituirlo. Dijo que está contento porque hay relevo en la generación que sigue y dijo que deberán ser de 50 años para arriba. Hombres y mujeres.  Y de los hombres fuertes y cercanos del gabinete pues de inmediato se eliminaron algunos ya muy venerables o que no tienen un gramo de poder. Pero quedan en la lista, chequen el dato,  Ricardo Monreal, con 60 años, Claudia Sheinbaum con 58, Marcelo Ebrard con 61, Gabriel García Hernández  ( hay que irlo midiendo) con 44 años y hasta su tapete consentido que ya se siente con tamaños, Hugo López Gatell con 52. Pero todavía faltan más de tres años para esto y en ese tiempo pueden pasar muchas cosas. Muchas cosas.

EL ENEMIGO DE GATELL… Ya se descubrió quien es el peor enemigo de Hugo López Gatell, se trata nada menos que del propio López Gatell. Caray, como le gusta meterse en broncas, con razón en su momento lo corrió Felipe Calderón y por eso cayó parado con la 4T. Si recuerdan, hace un año cuando se declaró la pandemia, dijo que saldríamos sin problema. Hasta hizo que el presidente en un video invitara a la gente en medio del contagio a salir a la calle. Aseguró que si morían cuatro mil mexicanos sería una catástrofe, luego le subió a 40 mil, a 60 mil y al final mejor no tocó el tema.  Pero ahora que supuestamente dicen que se contagió de Covid, sale a decir que tiene que estar aislado porque sigue dando positivo.  Pero para su mala suerte lo cachan con su novia en un restaurante de la Condesa.  ¿ Y saben cómo se justifica? Atacando a los medios de comunicación.  Esto quiere decir que el bato seguirá en las mismas.  Y nosotros en las peores.

En fin, para que buscarle  cuando por suerte ya estamos en ¡¡¡ Viernes!!!, sabroso y jacarandoso. Por eso mismo no olviden lo que decía el Raúl Brincapatrás, si dicen que para morir nacimos, cual es el apuro. Sale.

Author

Leave a comment

©2012 Casa de las Ideas, Derechos reservados. l Sitio desarrollado por: Freaner Creatives

Search

Back to Top