¿…Y el cambio?

Especiales, Recientes No hay comentarios en ¿…Y el cambio? 31

Por Manuel J. Jáuregui

Dijo bien el Rector de la UNAM, José Narro, ante el Presidente Peña Nieto: “Lo peor que nos puede suceder es que seamos una sociedad que extrañe su pasado, que lamente su presente y llore su futuro.

“Estoy convencido que la fórmula para encontrar la reconciliación debe surgir de la ley, la justicia Y EL CAMBIO (énfasis nuestro)”. El Rector hizo referencia ante el Presidente a los lamentables sucesos de Iguala (el asesinato y desaparición de 43 estudiantes de la Normal de Ayotzinapa), esto en un evento ayer sobre la educación superior en México realizado en Los Pinos. En su respuesta al Rector, el Presidente Peña Nieto visitó varios lugares comunes, pero también mencionó algo sorprendente (para nosotros) que nunca antes había dicho: dijo que él no sólo reconoce sus logros, sino también QUE LE FALTA MUCHO POR HACER.

Bien que reconozca esto el Presidente pues, efectivamente, una reforma semibuena de cinco (la energética) no es de por sí suficiente para lograr en México el CAMBIO que le urge. Se requieren adicionalmente muchas cosas. Empezando por un cambio de actitud: RECONOCER las fallas, los errores, lo que no se ha hecho bien. Seguido esto de una radical reconformación DE SU EQUIPO de colaboradores.

Si México requiere un cambio, el Gobierno necesita ser reconfigurado, simplemente porque con su actual equipo no ha logrado el Presidente Peña lo que prometió ni lo que pretendía. Seguimos estancados en un marasmo económico, creando MISERIA y no riqueza, lo cual resulta ser algo totalmente reñido con su propuesta de Gobierno.

Ya inició el Presidente su tercer año y no se vislumbra en el horizonte nada que genere ESPERANZA en la población. La quimera de que un cambio hacia lo mejor sea probable muy pocos la abrazan.

Entonces, para generar esta esperanza y recuperar la confianza que el pueblo de México depositó en él cuando lo hizo Presidente, necesariamente requiere Peña Nieto reforzar su equipo con nuevos elementos, con gente experimentada y capaz, de buena fama y reconocido prestigio.

Resulta evidente que formar su Gobierno presidencial casi con el Gabinete íntegro que tenía cuando fue Gobernador del Estado de México no le está dando resultados. Ni a él, ni al País: no tiene caso continuar con este esquema, sino abrir el abanico e incorporar a los MEJORES servidores públicos que haya, aunque no sean cercanos al Presidente o íntimos de él. ¡Es más, incluso aunque no sean priistas!
México requiere de sus mejores hombres, requiere de que nuestros gobernantes se pongan en los zapatos de los ciudadanos y piensen exclusivamente en qué es lo mejor para el País, no qué es lo mejor para ellos o para su partido o los sindicatos que los apoyan.

Urgente resulta igualmente para lograr cualquier cambio que nos acerque este Gobierno al Primer Mundo, y no que nos aleje de él, ello implica abandonar esquemas fallidos a los que se apegan tercamente, como es pretender capitanear una gran y lujosa nave de Gobierno, dispendiosa, costeada por un pueblo empobrecido.
Pesa demasiado la burocracia actual sobre los hombros de los ciudadanos: APLASTA al pueblo la carga FISCAL de mantener una burocracia improductiva y monopolios quebrados, insalvables, como lo es PEMEX.

Pega, y pega fuerte, a nuestra productividad nacional el que los ciudadanos, usuarios cautivos de los monopolios gubernamentales, paguen PRECIOS desorbitados por los bienes que les proveen, cuya calidad es inferior. Si México no es competitivo no podrá progresar, de tal suerte, al decir “cambio” esto incluye TRANSFORMAR nuestro País en una máquina productora de bienes y servicios súper eficiente. Esto no se puede lograr cuando el costo de energéticos como luz y gasolinas nos sacan completamente de la competitividad.

Cualquier cambio real que se pretenda realizar en nuestro México Mágico debe partir de la noción de que debe INVERTIRSE con urgencia la visión: el objeto no debe ser presidir un Gobierno rico y dispendioso, sino administrar una sociedad próspera con un Gobierno AUSTERO y eficiente. Queda poco tiempo: si de veras creen en “el cambio”, éste comienza del Presidente pa’bajo.

Author

Leave a comment

©2012 Casa de las Ideas, Derechos reservados. l Sitio desarrollado por: Freaner Creatives

Search

Back to Top