El rencoroso inepto

Especiales, Recientes No hay comentarios en El rencoroso inepto 10

Por Sergio Negrete Cárdenas

Que no lo comparen con Salinas; acusa abiertamente a Calderón de conspirar contra su administración. Que el petróleo será palanca del desarrollo, que es necesario buscar la autosuficiencia energética y alimentaria. Si hubiese sido personaje de Charles Dickens, Andrés Manuel López Obrador no hubiera soltado al Fantasma de las Navidades Pasadas, buscando esa era gloriosa que nunca existió, revisitando los rencores que hoy lo obnubilan.

¿Qué frustra tanto a AMLO sobre su derrota en 2006 a manos de Calderón? ¿Que tenía 12 años menos, con mayor vigor y mejor salud? ¿Que el precio de los hidrocarburos y los niveles de producción de crudo le hubiesen permitido petrolizar a México como en ese momento lo hacía Hugo Chávez? ¿Que hubiese llegado a Palacio Nacional sin 12 años de una campaña desgastante y frustrante, alejado del poder que ya había saboreado como jefe del gobierno capitalino?

Imposible de saber, pero López Obrador gobierna cada día desde el rencor que alimenta ese pasado que lo obsesiona y con la ineptitud de ideas ya probadas y fracasadas. Se obstina en derrotar a Calderón, en enterrar las ideas de Salinas, mientras se estrella contra la realidad del siglo XXI.

No puede romper las restricciones de la ortodoxia económica que muchos llamarían neoliberalismo mientras que proclama su muerte en México. Desarrolla, en consecuencia, una política económica esquizofrénica, que apoya el libre comercio y busca la autosuficiencia, que rechaza a los inversionistas y los corteja. Al mismo tiempo, que recorta el gasto público con una saña digna de un anarquista mientras infla los padrones de sus programas clientelares, que aplaude un crédito gigantesco para Pemex en tanto habla de soberanía energética. Los fracasos que trae dicha esquizofrenia se proyectan en rencor: es culpa de la ex mafia del poder, de los fifís, de los empresarios abusivos o de los corruptos que no ha podido desterrar del gobierno.

Reparte sin pudor las culpas sin que ninguna le corresponda. El evento del primer día de julio fue, como se esperaba, una fiesta para masajear su ego, reafirmar que tiene razón en lo que hace y reafirmar que el futuro bajo su conducción será glorioso. Fue, como le gusta, el candidato ofreciendo el oro y el moro, inmune a una realidad en que el aparato de su gobierno (lo más visible siendo la salud y la seguridad) se resquebraja ante los masivos recortes presupuestales y la improvisación. El año tras su elección solo lo ha reafirmado en sus fantasías personales.

Lo ominoso sobre este año es que muestra cómo serán los cinco que faltan. No puede esperarse realismo o pragmatismo, sino revanchismo y victimización. La demagogia ya rampante en su actuar se radicalizará, afianzada en ese autoritarismo que ha desarrollado gracias al cheque en blanco que le entregaron millones. Los fracasos de la ineptitud serán adjudicados desde un creciente rencor a otros –o los mismos que ahora ya están en la lista obradorista de villanos.

AMLO lo dijo hace unos días: pretende arrasar para que no se pueda reconstruir aquello que hoy destruye. Su megalomanía y rencor muestran una faceta de inseguridad: el temor de que el péndulo regrese al detestado neoliberalismo. Por ello tiene prisa en derruir, en quemar la tierra para que nada crezca en ella, al tiempo que ignora el daño que está provocando a tantos mexicanos, incluyendo muchos que lo apoyaron. Pero el rencor es la antítesis de la gratitud, y la ineptitud magnifica su poder destructivo.

Author

Leave a comment

©2012 Casa de las Ideas, Derechos reservados. l Sitio desarrollado por: Freaner Creatives

Search

Back to Top