Carta abierta a Denise Dresser

Especiales, Recientes No hay comentarios en Carta abierta a Denise Dresser 289

Muy estimada Denise: 

Soy Laura Costas de Labarthe, socia fundadora del Instituto Kipling, en dónde nos sentimos orgullosos de que seas nuestra ex alumna y hayas estudiado los años de Primaria y Secundaria con nosotros.

Siempre he admirado tu talento para escribir  y expresarte, tu espíritu de lucha por hacer de México un país mejor, más justo, en dónde todos tengamos las mismas oportunidades.  Considero fundamentadas tus denuncias de las injusticias, que nos cuestionan sobre  la responsabilidad personal de cada uno de nosotros como ciudadanos y, en mi caso, como mujer católica.

Es por ello que en el caso de tu artículo: “Marcial Maciel, pederasta. Juan Pablo II, encubridor”, quedé,  al igual que muchas personas católicas y no católicas, altamente sorprendida de tu acusación al Santo Padre, un hombre que dio testimonio de integridad, valentía para denunciar las injusticias aún a costa de arriesgar su propia seguridad, de amor a Dios y a los hombres durante toda su vida, hasta el último momento de su larga y penosa enfermedad.

Así mismo me sorprende la aseveración que haces sobre casi toda la jerarquía católica, dando por hecho que han encubierto acciones reprobables.  No puedo imaginarte dentro  del grupo de algunos comunicadores convencidos de ser dueños de la verdad,  que se sienten con derecho de blandir la “espada de la justicia”,  haciéndose partícipes, tal vez sin quererlo, de una bien orquestada y despiadada campaña mediática contra la Iglesia Católica , en todo el mundo.

Es verdad que a través de la historia, la Iglesia ha cometido grandes y graves errores, como toda institución compuesta por seres humanos. También es un hecho  que,  en muchas ocasiones, los mismos Papas y otros prelados los han reconocido,   pedido perdón con humildad y rectificado el camino.

Apoyo tu repudio a la pederastia, y estoy de acuerdo que es una acción que  merece la condena y el castigo de la sociedad.  Sin embargo no me parece correcto que los pecados de un padre de familia incongruente, de un fundador infiel  o de un líder social corrupto recaigan sobre toda su familia, institución o sociedad. ¡Cuántos hijos de padres que fueron infieles serían estigmatizados! ¡Cuántas instituciones que hacen un gran bien serían descalificadas! ¡Cuántos pueblos serían considerados indignos debido a los grandes  fallos y abusos de sus líderes!

Me hubiera gustado que comenzaras tu artículo con las palabras que tú misma escribes más adelante y que cito textualmente:

“Porque dentro de la Iglesia hay, sin duda, muchos hombres y mujeres de bien. Pero los pecados de un grupo y la reacción deplorable de la burocracia católica han ensuciado la reputación de toda la institución.

Y más allá de ello, como lo revela Lydia Cacho en Los demonios del Edén, el abuso sexual a menores no es monopolio de la Iglesia católica. México es un País de pederastas y de políticos que los amparan. México es un país donde las redes de pedófilos encuentran autoridades que las tejen.

Más de 20 mil niñas violadas y niños acosados. Cientos de menores de edad vendidos por sus padres y comprados por pederastas. Círculos concéntricos de complicidad evidenciados en las 16 menciones en su libro a Emilio Gamboa Patrón, ex- coordinador parlamentario del PRI.

Las 27 menciones a Miguel Ángel Yunes, actual candidato del PAN a la gubernatura de Veracruz. Si el dolor producido por Marcial Maciel y sus múltiples protectores sirve de algo, debería ser para combatir la impunidad en tantos casos más. Para evitar que la pederastia sea tan sólo un asunto encubierto, que queda “en familia”.

Te adjunto una información sobre el número de sacerdotes acusados de pederastia, contra el número de sacerdotes entregados a su misión con fidelidad, sacrificio y dedicación a ayudar a los hombres en aspectos materiales y espirituales, preocupados por la salvación de las almas, por aliviar su miseria, su enfermedad.

Me permito  adjuntar unos archivos que  me parecen interesantes para ayudarnos a  tener y presentar un panorama más equilibrado sobre nuestra Iglesia y los hombres y mujeres que la componemos, llenos de fallas y errores pero a la vez,  de santidad y y entrega al servicio de los demás; hay muchas “Madres Teresa”, Padres Pío, Maximilianos  Kolbe, incontables sacerdotes, monjas, personas consagradas, laicos comprometidos que, de manera callada y discreta luchan incansablemente, como tú lo haces, por construir un México y un mundo mejor, por proteger a los niños, a los ancianos, a los discapacitados, a los abandonados, a los  moribundos, etc.

Ojalá que tus investigaciones te lleven a descubrir vidas verdaderamente ejemplares y en ocasiones hasta heroicas  de la mayoría de ellos y que en tus conferencias y escritos,  también dediques algo de tu valioso tiempo, y el gran don que Dios te ha regalado para trasmitir ideas, a divulgar algunas de estas historias.

Te has convertido en un importante líder de opinión muy popular y respetado; cada línea que escribes, cada frase que pronuncias tiene un peso mayor del que tal vez tú misma puedas imaginar. De allí se deriva la gran responsabilidad que tienes y que estoy segura tratas de asumir con gran respeto por todos.

Le pido a Nuestro Señor que, a todos los que, de alguna manera influimos en el mundo de la educación, la información y la comunicación, nos libre de caer en la “soberbia intelectual”, que nos permita realizar nuestra misión con humildad, buscando siempre LA VERDAD, EN LA CARIDAD.

Que Dios te ilumine y te guíe  para que seas una luz para los demás y nunca ocasión de confusión u obscuridad.

Te deseo lo mejor en tu vida personal y profesional.

Con admiración y respeto.

MISS LAURA COSTAS DE LABARTHE

Author

Leave a comment

©2012 Casa de las Ideas, Derechos reservados. l Sitio desarrollado por: Freaner Creatives

Search

Back to Top