Watergate: Lo que nos dejó el 68

Benjamin Gaxiola Loya, Especiales No hay comentarios en Watergate: Lo que nos dejó el 68 7

Se ha cumplido medio siglo de los lamentables acontecimientos de aquella tarde del 2 de octubre de 1968. Año de olimpiadas en México, de juventud inconforme, de guerra fría, de radiación antimperialista, de ideas de cambio, de admiración por la revolución cubana, del desarrollo estabilizador. Año del fin de una época y comienzo de una nueva.

Los hechos aun manoseados y hechos hasta una industria por los que se han servido de el, son por todos conocidos, Manifestaciones estudiantiles, diálogos truncos con el gobierno del presidente Gustavo Díaz Ordaz, polarización social, represión y matanza.

Nunca se sabrá a ciencia cierta cuantos murieron en esa noche triste. Lo que se ha sabido siempre es que ese día murieron muchas cosas en el país.

Murió el arreglo político que había traído la paz social al país desde la última revuelta armada en México, la de Saturnino Cedillo en San Luis Potosí contra el gobierno cardenista.

Habían existido a lo largo del siglo XX mexicano, guerrillas y movimientos mas o menos violentos, pero no repetido una insurgencia como al del cacique potosino precursor de otro cacique potosino, Gonzalo N. Santos.

Murió la sacralización del titular del presidente de la república. Nunca antes se había ofendido ni descalificado a ningún otro presidente como lo fue Díaz Ordaz.

Murió la pasividad de muchos mexicanos que por décadas se habían plegado a dejarse arbitrar en lo político por el viejo régimen pos revolucionario.

Murió el silencio conformista o incrédulo de muchos intelectuales, académicos y opositores que hasta entonces litigaban su desprecio y crítica en los cafés y campus universitarios, sin ver que la calle se había convertido en la nueva arena de la lucha por las ideas y el poder.

El 68 nos arroja lecciones que en estas horas en que se avecina una nueva administración que se dice de izquierda, progresista y comprometida contra la amnesia histórica y a favor de la justicia en la verdad de lo sucedido aquella fecha, no deberían ser omisos a ellas.

El 68 fue un choque entre un estamento de la sociedad nacional de esos años, alejada de los cargos públicos y con vocación de súbditos, y la visión de orden y dominio de una generación previa, enquistada en el poder, con una legitimidad revolucionaria erosionada y un discurso totalizador caduco, ineficiente y democráticamente costoso.

El 68 nos enseña lo peligros que es leer mal y operar en consecuencia. Unos y otros estiraron demasiado la liga y la violencia, los muertos y lesionados fueron el precio a pagar. Unos veían una conspiración contra México, otros vieron un derecho a manifestarse. Orden contra libertad. No se entendieron.

El 68 nos enseña que el poder sin contrapesos es un poder sin anticuerpos que lo moderen, lo equilibren, lo humanicen.

México es uno antes y otro después de Tlatelolco, Pero sobre todo México es México por Tlatelolco.

No se han extinguido del todo, las pulsaciones autoritarias, el respeto a los derechos humanos, la inclusión de los que protestan, el desprecio de los que gobiernan, la miopía que excluye y el fundamentalismo de los que se creen con causa pero no saben lo que es un credo.

50 años de lo acontecido ese 2 de octubre en Tlatelolco, a veces parece que no hemos aprendido nada.

 

Author

Benjamin Gaxiola Loya

Benjamin Gaxiola Loya (Hermosillo, Sonora, 16 de Marzo de 1970) es Profesor Universitario desde hace varios aÒos. De formacion Abogado e Historiador se ha desempeÒado ademas de la docencia y la abogacia, en el servicio publico y como asesor en el Poder Legislativo. En la administracion publica ha colaborado desde la Presidencia de la Republica y la Secretaria de Educacion Publica hasta la Secretaria del Ayuntamiento de Hermosillo recientemente, asi como en la Camara de Diputados del Congreso de la Union en la pasada legislatura y en la Camara de Diputados del estado de Sonora aÒos atras. Ha sido columnista en diferentes medios de comunicacion escritos de la localidad asi como analista en radio y television. De igual forma ha sido Secretario de la Sociedad Sonorense de Historia, A.C. asi como capacitador en tematicas educativas, politicas e historicas en distintas instituciones del sector publico y privado del estado.

Leave a comment

©2012 Casa de las Ideas, Derechos reservados. l Sitio desarrollado por: Freaner Creatives

Search

Back to Top