Watergate: Lavando su imagen

Benjamin Gaxiola Loya, Recientes No hay comentarios en Watergate: Lavando su imagen 29

Enrique Peña Nieto el desmemoriado. Enrique Peña Nieto el ingenuo. Enrique Peña Nieto el que no supo ser un gran presidente de México.

Así podría resumirse la serie de mea culpas que el aún presidente Enrique Peña Nieto trata de lavar con la serie de entrevistas auto exculpatorias, que últimamente nos regala en los medios de comunicación.

A manera de despedida, el saliente presidente se confiesa y explica a su manera lo que fue su sexenio.

Un sexenio que inicio con las mal altas expectativas y que culmina en medio de la más grande desaprobación popular que se tenga de presidente alguno en la historia de las mediciones presidenciales en nuestro país.

Su manera de arribar al poder con la fanfarria de la vieja presidencia imperial priista, lo hizo recuperar el brillo de las formas y símbolos que los presidentes de antaño tanto gustaban y privilegiaban.

Su toma de protesta aquel primero de diciembre de 2012, parecía mas el protocolo de un monarca llegado del reino de Atlacomulco que el de un presidente de una república llena de problemas y congestionada de desigualdades y excesos.

El Pacto por México lo hizo lograr lo que ni los expresidentes Vicente Fox ni Felipe Calderón habían logrado: un gran acuerdo de reformas estructurales de gran calado con el cual se le cambiara la piel y hasta el ADN a México.

Su prometedor comienzo le gano las portadas de las publicaciones del momento. El mexican moment era de y por Enrique Peña Nieto. Parecía que sería el gran presidente que deseaba ser.

Pero la realidad fue más grande que sus talentos y capacidades, y acabo en el despeñadero de la historia.

Ayotzinapa, el escándalo de la Casa Blanca, la imparable ola del rumor sobre la corrupción en todo su gobierno, el elitismo toluqueño con el que creyó que el país era el Estado de México, su titubeante política de contención de favoritos y gobernadores corruptos, la devaluación de su figura en cada error de léxico o dominio cultural, su falta de entereza para enfrentar a Donald Trump.

Acabo retratado de cuerpo entero.

Tuvo aciertos en mover a las oposiciones afines como el PAN y el PRD en pos de las reformas constitucionales. Del PRI ni hablar pues nunca tuvo problemas de ningún tipo: ejerció con él de forma consuetudinaria, el derecho de pernada histórico que le correspondía. Hasta candidato presidencial ajeno y extraño les impuso.

Morena no lo convalido y acabo siendo la única oposición al sistema en que se podía confiar por parte de aquellos que no vieron beneficios en el cambio de paradigma en energías, telecomunicaciones, educación y la nueva legislación laboral sobre todo.

Se dejó secuestrar por el que acabo siendo su respectivo conde de Olivares: Luis Videgaray Caso. El delfín Aurelio Nuño llego después para obnubilarle y aislarlo de la realidad que en las calles se vivía.

Solo él es el culpable de haber sido un rey desnudo que soñó ser un gran monarca y no darse cuenta de que caminaba desnudo en la arena de la política y su disminuido gobierno.

Tuvo aciertos. El número de capos del narcotráfico puestos tras prisión y extraditados lo avalan. Después de eso, escasos los logros, raquíticos los triunfos.

Pero al final perdió las elecciones con su candidato José Antonio Meade que ni fue ciudadano ni fue un candidato adoptado por el PRI.

Ese PRI al que tanto utilizo y al que ahora pretende sugerirle que cambie hasta de nombre y colores. Amnesia o cinismo de su parte.

La historia juzgara a este nuevo solitario de palacio, que ahora trata de lavar su imagen.

Se le olvida al presidente Enrique Peña Nieto que la historia juzga y absuelve solo a los que supieron rectificar y gobernar con pulso, carácter y convicción. A los que no, los envía al paredón del olvido o a las mazmorras de la indiferencia.

 

Author

Benjamin Gaxiola Loya

Benjamin Gaxiola Loya (Hermosillo, Sonora, 16 de Marzo de 1970) es Profesor Universitario desde hace varios aÒos. De formacion Abogado e Historiador se ha desempeÒado ademas de la docencia y la abogacia, en el servicio publico y como asesor en el Poder Legislativo. En la administracion publica ha colaborado desde la Presidencia de la Republica y la Secretaria de Educacion Publica hasta la Secretaria del Ayuntamiento de Hermosillo recientemente, asi como en la Camara de Diputados del Congreso de la Union en la pasada legislatura y en la Camara de Diputados del estado de Sonora aÒos atras. Ha sido columnista en diferentes medios de comunicacion escritos de la localidad asi como analista en radio y television. De igual forma ha sido Secretario de la Sociedad Sonorense de Historia, A.C. asi como capacitador en tematicas educativas, politicas e historicas en distintas instituciones del sector publico y privado del estado.

Leave a comment

©2012 Casa de las Ideas, Derechos reservados. l Sitio desarrollado por: Freaner Creatives

Search

Back to Top