Watergate: la elección de 2018

Benjamin Gaxiola Loya, Recientes No hay comentarios en Watergate: la elección de 2018 21

Las elecciones de este domingo, son ya objeto de estudio para politólogos y especialistas en la materia.

Su atípica virulencia verbal y física, la fallida participación de la mayoría de quienes aspiraron vía las candidaturas independientes y la evaporación del trasfondo ideológico, la hicieron una de las elecciones más toxicas y densas de vigilar y conducir a resultados que todos acepten y validen.

Independiente del ganador en la candidatura presidencial, se impone una amplia y profunda reflexión en busca de interpretar correctamente el grado de fervor social y realineamientos políticos que como nunca se presentaron y desarmaron el esquema tradicional de las alianzas y referentes comiciales.

Las encuestas con todo y su ralo prestigio, fueron de nueva cuenta amos y señores del proceso. Desde el principio su presencia definió la agenda de campaña de todos y cada uno de los abanderados. Como nunca estuvo ausente la imaginación y el contenido en las propuestas.

133 candidatos asesinados –de todos los partidos y coaliciones—indican la vulnerabilidad en que se encuentran los nominados, sobre todo en regiones donde el crimen organizado campea y en donde la autoridad se vio rebasada y sorprendida.

Destaca el confeti ideológico en que acabaron convirtiéndose las elecciones de este año. Se extravió la fe partidista, el sustrato doctrinario, la congruencia de los principios. Solo prevaleció el deseo de ganar a cualquier precio y a cualquier contradicción.

Los partidos políticos vieron opacados su peso histórico. Fue el candidato y su aparato propagandístico quien se adueñó de la escena e impuso preferencias.

Pobres fueron los contenidos, estridentes las descalificaciones.

Los tres debates de Ciudad de México, Tijuana y Mérida nos enseñaron que se ha avanzado en la materia pero que es necesario favorecer un esquema de comparecencia que resulte más funcional para las soluciones a nuestros problemas y menos favorable para la descalificación y la anatema del oponente.

El filo crítico de la ciudadanía sigue presente, pero la pasión y una especie de fatalismo parecen haberlo oxidado un poco. Como nunca, lo a priori se impuso a lo posteriori.

El árbitro electoral nacional y estatal ha mostrado hasta antes de la apertura de las casillas, una institucionalidad silenciosa y una observancia administrada del proceso en ciernes. Los resultados y el manejo de una posible judicialización en distritos y cargos de elección que se querellen, será su prueba de fuego.

Los partidos políticos, una vez culminada la jornada electoral, estarán obligados a renovarse sin simulaciones ni demoras. No tienen cabida ante las nuevas demandas de una sociedad que privilegio lo personal a lo programático, lo inmediato a lo mediato, lo emocional a lo racional.

Los números dirán muchas cosas después de las elecciones, pero no todo, Quien lea correctamente los resultados regresara en seis años a la senda del triunfo. Quien no, se expone a la extinción de los nuevos tiempos.

Author

Benjamin Gaxiola Loya

Benjamin Gaxiola Loya (Hermosillo, Sonora, 16 de Marzo de 1970) es Profesor Universitario desde hace varios aÒos. De formacion Abogado e Historiador se ha desempeÒado ademas de la docencia y la abogacia, en el servicio publico y como asesor en el Poder Legislativo. En la administracion publica ha colaborado desde la Presidencia de la Republica y la Secretaria de Educacion Publica hasta la Secretaria del Ayuntamiento de Hermosillo recientemente, asi como en la Camara de Diputados del Congreso de la Union en la pasada legislatura y en la Camara de Diputados del estado de Sonora aÒos atras. Ha sido columnista en diferentes medios de comunicacion escritos de la localidad asi como analista en radio y television. De igual forma ha sido Secretario de la Sociedad Sonorense de Historia, A.C. asi como capacitador en tematicas educativas, politicas e historicas en distintas instituciones del sector publico y privado del estado.

Leave a comment

©2012 Casa de las Ideas, Derechos reservados. l Sitio desarrollado por: Freaner Creatives

Search

Back to Top