Watergate: Hablando de renovarse

Benjamin Gaxiola Loya, Recientes No hay comentarios en Watergate: Hablando de renovarse 17

Destetarse de la tutela presidencial. Desde su nacimiento como partido político, el partido nació desde el poder y para mantener el poder. Su alma y razón de ser lo fue el presidente de la república, No es posible entender al partido sin esa conexión.

Sea en la oposición o al frente de las instituciones, el partido siguió navegando en la agenda de sus líder supremo. Nada de ciudadanización ni democratización de la militancia, Sin presidente no hay partido pues nunca aprendió a caminar solo.

El arreglo cardenista de encuadrar a las masas por sectores, funciono por muchas décadas. Hoy no funciona ni representa a nadie ni a nada. Las viejas centrales son fantasmas. Cuestan más que lo que aportan.

Se han convertido en franquicias de soledades. El partido no hizo la sustitución del original armado con que nació a la vida pública, con una gran malla o red de nuevos seccionales o células de gestión con las cuales desplazar al mastodonte corporativo.

El dinero ha sido el cáncer del partido El dinero a raudales pervirtió el alma del militante que ayer promovía por convicción y ahora la simula con fruición.

El dinero pudrió la lealtad basada en principios e identificación con un pasado trascendente en la estabilidad y edificación del país y lo suplanto por lo pasajero, lo electoral, por el chambismo más barato.

El partido dejo de adoctrinar a sus retoños y los convirtió en zombies que confunden la política con las elecciones. Nada de autocrítica ni apertura a la exploración de nuevos formas de pensar al partido. La línea se institucionalizo como el camino más seguro al éxito, No hay cabida para los innovadores, Exclusiva membresía para los disciplinados y sumisos.

Desde el gobierno, sindicatos, empresas y tertulias se le endosaron sus candidatos al partido. Se abortó la carrera partidista y se premió lo estético sobre lo intelectual. Por eso el partido se pobló de rostros bellos pero se despobló de mentes lucidas.

Todo partido político es del tamaño de sus caciques, Caciques buenos o malos, paternales o autoritarios, pero caciques. Convirtieron al partido en un círculo de privilegiados que privatizaron lo que era público y se eternizaron resucitando una de las peores prácticas de la política en nuestro país; el nepotismo.

Se podría pensar que lo anterior aplica exclusivamente para el PRI.

No hay que confundirse. Aplica para cualquiera que no entienda lo que es la ciudadanización y verdadera democratización de la política, sus partidos y organizaciones satélites.

Aprender de la historia ilumina y ayuda a salir del laberinto del minotauro que es la decrepitud ideológica y moral que envuelve a la mayoría de los partidos políticos y sus críos militantes.

Por cierto, anduvo por estas tierras Ulises Ruiz. De difícil memoria. Aspira a renovar al PRI.

Lo dicho: un partido es del tamaño de sus caciques.

Benjamín L. Gaxiola,
Octubre de 2018

Author

Benjamin Gaxiola Loya

Benjamin Gaxiola Loya (Hermosillo, Sonora, 16 de Marzo de 1970) es Profesor Universitario desde hace varios aÒos. De formacion Abogado e Historiador se ha desempeÒado ademas de la docencia y la abogacia, en el servicio publico y como asesor en el Poder Legislativo. En la administracion publica ha colaborado desde la Presidencia de la Republica y la Secretaria de Educacion Publica hasta la Secretaria del Ayuntamiento de Hermosillo recientemente, asi como en la Camara de Diputados del Congreso de la Union en la pasada legislatura y en la Camara de Diputados del estado de Sonora aÒos atras. Ha sido columnista en diferentes medios de comunicacion escritos de la localidad asi como analista en radio y television. De igual forma ha sido Secretario de la Sociedad Sonorense de Historia, A.C. asi como capacitador en tematicas educativas, politicas e historicas en distintas instituciones del sector publico y privado del estado.

Leave a comment

©2012 Casa de las Ideas, Derechos reservados. l Sitio desarrollado por: Freaner Creatives

Search

Back to Top