Watergate: Echeverría reeditado

Benjamin Gaxiola Loya, Recientes No hay comentarios en Watergate: Echeverría reeditado 25

Mucho empieza a hablarse de los nuevos tiempos echeverristas.
El fantasma del echeverrismo retoma cuerpo y estruendo en círculos de analistas, académicos, comunicadores e intelectuales, en la medida que se acerca vertiginosamente el día de la jornada electoral.
Sea como una genuina preocupación social o como una estrategia para tratar de inducir el miedo entre el electorado, lo cierto es que el parangón entre el viejo echeverrismo y un probable gobierno que se identifique con ese modelo, hace pertinente diseccionarlo para recordarlo e sus líneas generales.
El llamado echeverrismo resulta de la combinación de populismo, presidencialismo y del estilo personal de gobernar con que ex presidente Luis Echeverría Álvarez gobernó al país entre 1970 y 1976.
No obstante su formación burócrata y de bajo perfil, una vez proclamado presidente de la república Echeverría resulto toda una revelación.
Abandono los cartabones rígidos en materia de cultura política que para la época se acostumbraban, se despojó del traje y adopto la guayabera como un estilo de apertura en las formas más que en el fondo.
Inauguro en nuevo tiempo donde su protagonismo desmedido que se acompañaba de una locuacidad ingobernable y su infatigable deseo de estar en todo, con todos y contra todo a la vez, lo convirtió en el factor único de la vida pública en México.
Su jugada de apertura del gobierno y la vida política a muchos de los agraviados del 68 y 71, le redituó una aureola que mejoro pasajeramente su imagen de renovador y político sensible a los nuevos tiempos que el país demandaba.
Las finanzas nacionales se manejaron desde Los Pinos y desde Los Pinos se manejó como nunca el país en lo económico, lo militar, lo político, lo cultural.
Igual daba que quitaba en materia agraria, igual confraternizaba con el sector obrero organizado y sindical que antagonizaba con el empresariado reacio a doblegarse ante su política distributiva, igual se acercaba a los Estados Unidos que promovía la ideal del tercer mundo con México como protagonista internacional.
Generoso con el presupuesto nacional, fue padrino y mecenas de campesinos, estudiantes, burócratas, aliados, amigos y cercanos.
La consecuencia de todo ello, fue el dispendio y el sobre ejercicio del gasto público. La devaluación del peso, el déficit fiscal, la inflación y el descredito del país como consecuencia.
Se convirtió en el gran dador del país y contrastantemente en uno de los más queridos y odiados presidentes de la segunda mitad del siglo XXX mexicano.
Nunca le importo la crítica de quienes le recomendaron mesura, visión y sentido del crecimiento bajo estándares técnicos, racionales, neoliberales.
Echeverría se convirtió en un presidente que concedía muchas veces tierras sin agua, ejidos sin viabilidad, inversión pública sin vocación de mercado capitalista moderna y exportadora, obra pública faraónica pero somera.
Aumento la matrícula de los problemas del país, y no supo o quiso hacerlo con la de sus soluciones.
Aposto fuertemente por grandes chorros de dinero a la educación, la salud y la vivienda y descuido la apertura gradual del país a la competitividad global.
Mucho folklor y poco cosmopolitismo, más allá de sus interminables periplos por todo el planeta.
ELl echeverismo en una simplificación ante todo lo complejo que fueron sus tiempos: justiciero, incluyente con los de abajo, estridente en el discurso, nacionalista equilibrado.
México vive y respiro hoy otros tiempos y condiciones.
¿Serán suficientes para reeditar o frenar un neo echeverrismo tropical?

Author

Benjamin Gaxiola Loya

Benjamin Gaxiola Loya (Hermosillo, Sonora, 16 de Marzo de 1970) es Profesor Universitario desde hace varios aÒos. De formacion Abogado e Historiador se ha desempeÒado ademas de la docencia y la abogacia, en el servicio publico y como asesor en el Poder Legislativo. En la administracion publica ha colaborado desde la Presidencia de la Republica y la Secretaria de Educacion Publica hasta la Secretaria del Ayuntamiento de Hermosillo recientemente, asi como en la Camara de Diputados del Congreso de la Union en la pasada legislatura y en la Camara de Diputados del estado de Sonora aÒos atras. Ha sido columnista en diferentes medios de comunicacion escritos de la localidad asi como analista en radio y television. De igual forma ha sido Secretario de la Sociedad Sonorense de Historia, A.C. asi como capacitador en tematicas educativas, politicas e historicas en distintas instituciones del sector publico y privado del estado.

Leave a comment

©2012 Casa de las Ideas, Derechos reservados. l Sitio desarrollado por: Freaner Creatives

Search

Back to Top