Lecciones del padrecismo

Benjamin Gaxiola Loya, Recientes No hay comentarios en Lecciones del padrecismo 77

La pesadilla llamada padrecismo tiene sus días contados. La llegada de la nueva administración encabezada por Claudia Pavlovich por parte del PRI, dará por concluida una de las etapas más vergonzantes y lamentables en la historia de los gobiernos estatales en Sonora.

El próximo día 13 de septiembre, los sonorenses empezaremos a saber el tamaño del desfalco sufrido por un régimen que inicio como esperanza y acabo apocalípticamente.

Desencanto, rabia, desilusión, frustración y muchas demandas deja como legado la administración del saliente gobernador Guillermo Padrés. Pocas satisfacciones y muchas quejas habrán de distinguir para la posteridad, cuando se mencione o analice los balances y la patología que distinguió al sexenio 2009-2015 que se enseñoreó caifanescamente en la entidad.

Sin embargo, así como de los mas peores virulentos patógenos se extraen las vacunas, sueros y remedios que ayudan a aliviar la enfermedad, así de la patología política del desfalleciente padrecismo se pueden encontrar lecciones que ayuden a la interpretación de la hecatombe sufrida con miras a evitar futuras reediciones que Sonora difícilmente aguantaría.

Entre otras muchas, las siguientes bien podrían ser algunas de ellas:

a)No todo lo que brilla es oro. El triunfo de Guillermo Padrés en 2009 llegó con la expectativa de un mejoramiento general de las condiciones de los sonorenses.

Se creía que la llegada de un gobierno distinto del viejo PRI conllevaba la renovación de formas, el saneamiento de servidores públicos, la redención de las peores practicas presupuestales, la reorientación de la vida económica estatal que se acompañaría de un nuevo y saludable equilibrio político. Resultó todo lo contrario.

b) La corrupción como fin. Si algo habrá de distinguir al padrecismo es la deshonestidad en sus diferentes planos. Deshonestidad personal, institucional, política, ideológica, material, social. Llegaron hambreados y salieron papeados.

Ofendieron las mas elementales reglas de la decencia administrativa con su voraz apetito de enriquecimiento rápido y descarado. Nunca distinguieron lo público de lo privado ni les intereso averiguarlo. Ganaron para robar, no para generar bienestar comunitario. Se sirvieron en vez de servir. Mejor ejemplo de cleptocracia imposible.

c) La ineficiencia como marca de la casa. Se notó desde el principio que para ocupar un lugar en el mesón del padrecismo lo único que se requería era ser amigo de alguien cercano a las familias reales del padrecismo, analfabeta certificado, mudo de convicciones y abyecto de valores.

Así se explican la manada de inhabilitados administrativamente, señalados y hasta indiciados que encontraron cabida en la cueva de Ali Baba en que se convirtió el llamado Nuevo Sonora.

Cualquiera era bienvenido en el padrecismo con solo demostrar su autismo en el manejo de la administración pública, la política, el legislativo, el poder judicial y hasta la colonización del panismo local que no se escapó de tamaña estulticia. La hez de la hez.

d) El cinismo como bandera. El arte de la política implica muchas cosas, menos la cultura del cinismo y en Sonora se consagró el arte de hacer del cinismo la forma de hacer política. Cínicos para gobernar, cínicos para explicar, cínicos para evadir, cínicos para esconderse, cínicos para desfalcar, cínicos hasta para dejar de ser nadie.

e) También los de enfrente tienen cola. Difícilmente el padrecismo hubiera roto todos los records negativos que orgullosamente ostenta en la actualidad, de no haber sido por la miopía, indiferencia y hasta la complicidad de muchos (no todos) de los que hoy ladran contra ellos.

Escasos medios de comunicación, movimientos sociales, políticos y académicos se mantuvieron firmes en una digna cota de fundada crítica y siempre saludablemente escépticos ante los falsos logros del padrecismo y su deseo de engañar para ocultar. Quede como una de las lecciones mas lamentables: muchos se callaron aunque ahora se crean adalides del antipadrecismo….

Author

Benjamin Gaxiola Loya

Benjamin Gaxiola Loya (Hermosillo, Sonora, 16 de Marzo de 1970) es Profesor Universitario desde hace varios aÒos. De formacion Abogado e Historiador se ha desempeÒado ademas de la docencia y la abogacia, en el servicio publico y como asesor en el Poder Legislativo. En la administracion publica ha colaborado desde la Presidencia de la Republica y la Secretaria de Educacion Publica hasta la Secretaria del Ayuntamiento de Hermosillo recientemente, asi como en la Camara de Diputados del Congreso de la Union en la pasada legislatura y en la Camara de Diputados del estado de Sonora aÒos atras. Ha sido columnista en diferentes medios de comunicacion escritos de la localidad asi como analista en radio y television. De igual forma ha sido Secretario de la Sociedad Sonorense de Historia, A.C. asi como capacitador en tematicas educativas, politicas e historicas en distintas instituciones del sector publico y privado del estado.

Leave a comment

©2012 Casa de las Ideas, Derechos reservados. l Sitio desarrollado por: Freaner Creatives

Search

Back to Top