La vocación del PRI

Benjamin Gaxiola Loya, Recientes No hay comentarios en La vocación del PRI 100

En pleno regreso a Los Pinos, el PRI demuestra que su vocación como partido es la de gobernar, no sanearse; controlar antes que abrirse a nuevos hábitos de vida interna y que su estilo sigue siendo el amenzar antes que el conciliar y debatir las diferentes voces que pululan en su seno como almas sin esperanza, en medio de un juego con dados cargados y bajo el vestido de ilusos vinos viejos en odres igual de viejos o caducos.

El grito de Alfaro –como ya se le conoce al pasado mensaje que el actual secretario de organización del CEN del PRI, dio en la toma de protesta del nuevo delegado en el estado–, es lo peor que le podía haber sucedido a aquellos priistas sonorenses que creían que el partido en el poder nacional había dejado de lado los viejos tiempos.

Deja en claro que el viejo PRI sigue vivito y coleando y que aparentaria regresar el pasado autoritarismo en su mejor y más pura expresión partidista: la de un partido apéndice del Ejecutivo, sin franjas para el debate ideológico y sin espacio para la libertad y vida democrática de su militancia.

De ser asi, regresaria un partido marcado por el influyentísmo, la componenda, el nepotismo y la corrupción del mérito en aras del pragmatismo acrítico, la sumisión doctrinaria, la ausencia de valores políticos y la victoria del sentido depredador y hedonista de la política.
“El PRI tiene un solo máximo líder”. “El PRI tiene una sola cabeza que es el Presidente Enrique Peña Nieto”. “Las acciones y decisiones giran en torno a la figura presidencial”. Sustitúyase el nombre de Peña Nieto por el de Elías Calles, Cárdenas, Ruiz Cortines, Díaz Ordaz, Echeverría y Salinas de Gortari por decir solo algunos, y parecería que nada ha cambiado.

La línea es clara e indiscutible: todo pasa por el Presidente de la república.

“Se valen las aspiraciones personales, pero se valen siempre y cuando se tenga presente que por encima de las aspiraciones personales está el interés general del partido. Primero es el PRI, primero su estructura, su organización, primero su programa y luego damos cauce a las aspiraciones en un esquema organizado, que garantice piso parejo para todos”.

Si el PRI es el partido Presidente de la Republica, luego entonces el llamado interés general, su estructura, organización, programa y esquema organizado no pueden ser otros que los que determine e imponga el dueño de la franquicia denominada Revolucionario Institucional.

No hay medios que justifiquen los fines. No, cuando menos en la búsqueda y practica de una política con basamento ético y no medieval.

Sería deseable que no se olvidara — por salud política y memoria histórica — que en el modelo de partido del presidente y solo del presidente, el PRI pudo consolidar su régimen con base en muchos factores (un presidencialismo sin contrapesos, un marco legal diseñado para eclipsar la democratizacion del pais, un partido de estado actuante, una oposicion fragil y cooptada, el control de los medios de educacion y de comunicacion masivos, etc.), pero a costa de castrar la dignidad y la libertad de sus militantes y simpatizantes, atrayendo inversion, empleo y obra publica entre otros logros, pero secuestrando la vida civica y libertaria de los mexicanos interesados en el pais.

No olvidar lo nefasto y pernicioso que acabo siendo esa paternidad a lo largo de casi 8 décadas de hegemonía en el país, es una responsabilidad que recae en todos los actores políticos.

Si el priismo actual se merece por agachado y autista el regreso del viejo partido impositivo, unipersonal y despótico, la sociedad sonorense no, mas alla de su indiferencia, analfabetismo cultural y haraganeria ideologica.

Por eso es motivo de preocupación que con tanta falta en el cuidado de las formas se pregone que el PRI es el partido de una sola voluntad. Le falta el respeto a los priistas de corazón y manda un mensaje de que el dinosaurio nunca se fue y ha llegado para dar sus coletazos de cinismo y neo autoritarismo marca nuevo viejo PRI.

Al tiempo.

Author

Benjamin Gaxiola Loya

Benjamin Gaxiola Loya (Hermosillo, Sonora, 16 de Marzo de 1970) es Profesor Universitario desde hace varios aÒos. De formacion Abogado e Historiador se ha desempeÒado ademas de la docencia y la abogacia, en el servicio publico y como asesor en el Poder Legislativo. En la administracion publica ha colaborado desde la Presidencia de la Republica y la Secretaria de Educacion Publica hasta la Secretaria del Ayuntamiento de Hermosillo recientemente, asi como en la Camara de Diputados del Congreso de la Union en la pasada legislatura y en la Camara de Diputados del estado de Sonora aÒos atras. Ha sido columnista en diferentes medios de comunicacion escritos de la localidad asi como analista en radio y television. De igual forma ha sido Secretario de la Sociedad Sonorense de Historia, A.C. asi como capacitador en tematicas educativas, politicas e historicas en distintas instituciones del sector publico y privado del estado.

Leave a comment

©2012 Casa de las Ideas, Derechos reservados. l Sitio desarrollado por: Freaner Creatives

Search

Back to Top