Félix Zuloaga

Benjamin Gaxiola Loya, Recientes No hay comentarios en Félix Zuloaga 32

Un 11 de enero de 1858, el general Félix María Zuloaga, con base y apoyando al Plan de Tacubaya, desconocía al gobierno legalmente constituido de Ignacio Comonfort mismo que se fundamentaba y nutria de la recién promulgada Constitución de 1857. Iniciaba de esa forma la que sería llamada Guerra de Reforma o Guerra de los tres años.
Se trataba de un choque de proyectos de Nación: el proyecto liberal contra el proyecto conservador. Lo que se jugaba en realidad en esta nueva guerra civil entre mexicanos, era el tipo de país que México habría de ser. Serían las armas las que decidirían que país habría de prevalecer y cual tendría que abandonar el buque de la historia patria.
Aunque vio la primera luz en Álamos, Sonora en 1803, Félix María Zuloaga se había hecho soldado en realidad en Chihuahua, cuna histórica de su apellido que era, en esas latitudes, sinónimo de clases propietarias, influyentes y notables. De sonorense solo tenia la circunstancia de su nacimiento.
Republicano, liberal moderado y luego conservador hasta su muerte, Zuloaga fue nombrado “presidente de México” por el bando conservador o reaccionario que se oponía a la vigencia y aplicación de la constitución liberal de 1857 y que venía siendo el corolario de la rebelión de Ayutla de 1854 que había expulsado del poder al general Antonio López de Santa Anna un año después.
Su nombramiento como presidente es producto de un bando, no de un poder legalmente constituido ni mucho menos derivado del texto constitucional en litigio. Por lo tanto, ilegal e ilegitimo.
Al momento del desconocimiento de la constitución y de sus autoridades, ¿a quien correspondía la presidencia de la república?
El texto constitucional establecía que en ausencia o desaparición definitiva del titular del Ejecutivo –lo era el poblano Comonfort quien ante sus dilemas personales decide renunciar y abandonar el país — lo reemplazaría en la presidencia el encargado del poder judicial, es decir, el presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación: Juárez.
Más allá de las críticas que los conservadores le hacían a la novel Constitución de 1857 acusándola de espuria, impracticable y falta de consenso social al momento de elaborarla el congreso constituyente que venia del movimiento liberal que había derrocado a Santa Anna—a quien los mismos conservadores habían apoyado esencialmente para que no dejara el país y sofocara el levantamiento–, una facción o bando político no podía estar por encima de un arreglo jurídico del tamaño de una constitución federal.
Esa es la esencia de lo que estaba detrás de Félix Zuloaga y su presidencia facciosa y meta-legal, o sea, contraria al derecho y solo real y fuerte en la medida que la guerra le favoreciera.
Félix Zuloaga a lo más podía ser el “presidente del bando conservador”, opositor a los liberales y a los que Juárez encabezaba no obstante las divisiones que en el mismo seno del grupo liberal existían sobre su talento y capacidad para encarar el momento de crisis.
El tiempo y los acontecimientos de la misma guerra civil, habían de evidenciarnos a un Félix Zuloaga mucho menor y casi marioneta de figuras emblemáticas del conservadurismo como Luis Osollo y Miguel Miramón entre otros. Una especie de Eulalio Gutiérrez en los años posteriores de la Convención de Aguascalientes de 1914.
Considerar a Félix Zuloaga como uno de los presidentes que ha tenido México es por lo tanto, un desacierto tanto histórico como jurídico equivalente a considerar valida la manera y el mecanismo viciado de origen que puso en la silla presidencial a Victoriano Huerta décadas después.
No obstante lo anterior, se sigue considerando por muchos a Félix Zuloaga como tal.
A 110 años del acontecimiento, valdría la pena reflexionar sobre el hecho para hacerle justicia a la objetividad histórica y no seguir alimentando medias verdades que en el fondo solo son miopías de la historiografía regional y sobre todo de los consumidores de la historia light que tanto corroe las certezas a la larga.

Benjamín L. Gaxiola
Enero de 2018

Author

Benjamin Gaxiola Loya

Benjamin Gaxiola Loya (Hermosillo, Sonora, 16 de Marzo de 1970) es Profesor Universitario desde hace varios aÒos. De formacion Abogado e Historiador se ha desempeÒado ademas de la docencia y la abogacia, en el servicio publico y como asesor en el Poder Legislativo. En la administracion publica ha colaborado desde la Presidencia de la Republica y la Secretaria de Educacion Publica hasta la Secretaria del Ayuntamiento de Hermosillo recientemente, asi como en la Camara de Diputados del Congreso de la Union en la pasada legislatura y en la Camara de Diputados del estado de Sonora aÒos atras. Ha sido columnista en diferentes medios de comunicacion escritos de la localidad asi como analista en radio y television. De igual forma ha sido Secretario de la Sociedad Sonorense de Historia, A.C. asi como capacitador en tematicas educativas, politicas e historicas en distintas instituciones del sector publico y privado del estado.

Leave a comment

©2012 Casa de las Ideas, Derechos reservados. l Sitio desarrollado por: Freaner Creatives

Search

Back to Top