El PRI, Manlio Fabio y el 2018

Benjamin Gaxiola Loya, Recientes No hay comentarios en El PRI, Manlio Fabio y el 2018 127

Con el proceso de renovación de sus dirigencias partidarias a nivel nacional, los principales partidos políticos dan el banderazo de comienzo de las elecciones federales de 2018 en que se estará disputando principalmente la presidencia de la república.

Comicios que no solo revisten especial importancia por lo que respecta al recambio de cuadros en el órgano legislativo así como de los gobiernos estatales de ese año y el federal mismo, sino que se estará jugando el actual proyecto de nación que con el presidente Enrique Peña Nieto (EPN) se llevaron a cabo este sexenio en las reformas estructurales que buscan cambiar el rumbo del país.

En el PRI, partido gobernante, la renovación de su dirigencia nacional implicaría un reto mayor en caso de no procesarse adecuadamente el relevo de su actual jerarca Cesar Camacho.

La presencia de dos diferentes aspirantes, de disímbolo perfil y origen, ha convertido en un polvorín de alta explosividad política, la sucesión partidaria del próximo agosto.

No hay duda que Peña Nieto no abjurara bajo ninguna circunstancia de su derecho metaconstitucional de entrometerse e imponer al próximo mandamás del priismo. Tirios y troyanos avalan entregada y dócilmente tamaña realidad enraizada en la genética del PRI, originalmente visualizado por Justo Sierra con su visión de un gran partido liberal de fin ales del siglo 19.

La incógnita gira alrededor de una posible rebelión al interior en caso de no ser Manlio Fabio Beltrones (MFB) el ungido con el dedo del señor porque en realidad este momento de tensión se reduce solamente a dos actores: EPN y su sequito y el sonorense y su sueño de dirigir al PRI.

Y cuando las opciones se reducen, los fantasmas de las crisis y las rupturas se dejan ver.

La peor crisis domestica del PRI no fue ni la ruptura almazanista  opuesta al ascenso del avilacamachismo de 1940, ni la intentona del ex canciller Ezequiel Padilla contra la imposición de Miguel Alemán en 1946, ni la insurgencia electoral del henriquismo de 1952 sino el temblor político suscitado por la llamada Corriente Democrática de corte neocardenista, de finales de los años 80´s y que fracturo a la familia priista y desemboco en el nacimiento años después del hoy desprestigiado PRD.

Si bien es cierto que Enrique Peña Nieto no es Miguel de la Madrid para creer que ingenuamente repita los errores del ex presidente oriundo de Colima en la conducción del proceso de simulación partidista y democrática que acabo imponiendo a Carlos Salinas de Gortari en 1988, también es cierto que el priismo de hoy día tiene más de una opción de fugarse en caso de que se presentara una nueva fisura en el edificio de Insurgentes y Héroes Ferrocarrileros.

Mas allá de su legendaria institucionalidad, astucia y complicidad con el régimen, Manlio Fabio Beltrones se llama el nuevo factor que pudiera encarecer los planes de continuidad de gobierno del grupo toluqueño que con EPN a la cabeza desea retener el poder extramuros del 2018.

En caso de que Los Pinos se obstinen en imponer a un nuevo inquilino en el CEN del PRI que no sea producto del consenso y la alianzas de la actual facción  hegemónica del nebuloso y mítico grupo Atlacomulco, en Manlio Fabio se habrían de poner a prueba la capacidad de digestión del régimen peñanietista, sus operadores y su decisión de excluir a cualquiera que atente contra su animo dinástico.

El mismo Beltrones Rivera seguramente valoraría sus escenarios y alternativas en caso de no ser el elegido para encabezar a su partido como la antesala de una posible definición presidencial.

 Una cosa es Manlio Fabio haciendo meritos y en medio de cola de sonantes, y otra cosa es Manlio Fabio a la cabeza de la cola de legítimos aspirantes a la candidatura presidencial tricolor y viendo y sintiendo como es desplazado.

¿Tiene MFB la capacidad de romper la unidad priista?. Ante la debacle del liderazgo social de EPN, ¿Quienes y cuantos seguirían al ex gobernador de Sonora?. Con alternativas políticas fuera del PRI como nunca, incluidos las recientes candidaturas independientes, ¿convocaría Manlio a la rebelión del priismo contra la fuerza del peñanietismo?. ¿Qué tan sólido es el liderazgo de Peña Nieto entre el mundo priista?.

Lo malo para Beltrones Rivera es que el PRI nunca de los nuncas ha sido un partido con alma rebelde para renovarse, ni reformadora para salvarse, ni de utopías democraticas, ni idealista para refundarse, ni épica para sublimarse, ni revolucionaria…. y eso él lo sabe muy bien.

Author

Benjamin Gaxiola Loya

Benjamin Gaxiola Loya (Hermosillo, Sonora, 16 de Marzo de 1970) es Profesor Universitario desde hace varios aÒos. De formacion Abogado e Historiador se ha desempeÒado ademas de la docencia y la abogacia, en el servicio publico y como asesor en el Poder Legislativo. En la administracion publica ha colaborado desde la Presidencia de la Republica y la Secretaria de Educacion Publica hasta la Secretaria del Ayuntamiento de Hermosillo recientemente, asi como en la Camara de Diputados del Congreso de la Union en la pasada legislatura y en la Camara de Diputados del estado de Sonora aÒos atras. Ha sido columnista en diferentes medios de comunicacion escritos de la localidad asi como analista en radio y television. De igual forma ha sido Secretario de la Sociedad Sonorense de Historia, A.C. asi como capacitador en tematicas educativas, politicas e historicas en distintas instituciones del sector publico y privado del estado.

Leave a comment

©2012 Casa de las Ideas, Derechos reservados. l Sitio desarrollado por: Freaner Creatives

Search

Back to Top