El 5 de mayo de 1862: 10 lecciones de historia

Benjamin Gaxiola Loya, Recientes No hay comentarios en El 5 de mayo de 1862: 10 lecciones de historia 22

Durante muchas décadas fue parte del santoral cívico. Ahora se ha convertido en una fecha casi como cualquier otra del calendario. Escasas las conmemoraciones, escasas las reflexiones sobre su significado y trascendencia. Es el 5 de mayo, aniversario de la batalla de Puebla durante la intervención francesa del siglo XIX.

He aquí algunas reflexiones pertinentes de resaltar a la luz del progresivo deterioro de la memoria histórica y abandono de los resortes que nos dan identidad:
1.- La intervención tripartita por Francia, España e Inglaterra en busca del cobro de la deuda externa que México tenía con esos países fue el motivo para los últimos y el pretexto para el apetito expansionista galo. España E Inglaterra se retiraron, Francia alevosamente inicio la ocupación militar del territorio nacional.
2.-Una colonia o protectorado francés en México era el sueño de Napoleón III. Un espacio de latinidad tutelado por la edificante Francia que detuviera el expansionismo norteamericano, se beneficiara de los recursos del país y afianzara un gran mercado con el resto de América Latina. Argelia, Indochina, Crimea como antecedentes y advertencia de lo que se venía.
3.- Bancarrota fiscal, anemia económica y cansancio social era la fotografía ese infausto año de 1862, pero con un creciente crédito ideológico y social a favor de los liberales que habían ganado la recién guerra de Reforma o de los Tres años contra el bando conservador en fuga y dispersado por todo el país en guerrillas y complotistas. Ese era el punto de partida para el alicaído bando mexicano. Se nos echaba encima el mejor ejército del mundo de entonces.
4.- El presidente Benito Juárez convoca a la segunda independencia de México. Su oferta invitaba a dejar de lado rencores y agravios políticos pasados. Se aceptarían a los conservadores pero no a los monárquicos que desearan colaborar en la defensa del país. A eso obedece que el hasta hace poco general conservador Miguel Negrete –entre muchos otros más en iguales circunstancias– participara en la defensa de Puebla.
5.- La victoria mexicana del 5 de mayo de 1862 fue una sorpresa para todos. El objetivo del General Ignacio Zaragoza era detener o retrasar el avance francés para proporcionarle tiempo al gobierno a organizar el plan de defensa general.
6.- Un año después de la victoria del 5 de mayo, regresan reforzados los franceses y toman la ciudad. Tan gloriosa una gesta como la otra. El General Jesús González Ortega se ve obligado a capitular después de un sitio inesperadamente increíble. El cemento que defendió Puebla era el de la primera generación de mexicanos dispuestos a hacerse matar por un proyecto de país en el que ya creían. Había cuajado la pedagogía del liberalismo y el sentimiento de nación tan regateado desde la independencia en 1821.
7.- A la derrota del ejército mexicano, de inicio la guerra de guerrillas por todo el inmenso territorio mexicano. La armada francesa y sus aliados conservadores solo serían dueños del suelo que pisaran. El resto sería dominio de los guerrilleros mexicanos. Vietnam adelantado.
8.- Mito el apoyo de los Estados Unidos al itinerante gobierno juarista al inicio de la intervención francesa. Hasta armas les vendieron. Realidad a medias después de 1865 en que el norte industrial derrota al sur esclavista y algodonero. Solo entonces los norteamericanos se decidieron a poner en juego su Doctrina Monroe.
9.- La carreta que transporto al presidente Benito Juárez y su sequito de acompañantes representaba la dignidad, la soberanía y la legalidad nacional. Nunca tantos debieron tanto a tan pocos, parafraseando a Churchill. Juárez perdería hijos, salud y hasta la fe republicana en algunos momentos, pero nunca claudicaría en el derecho que le asistía y en el lado correcto de la historia que representaba.
10.- El cerro de las Campanas en Querétaro (1867) fue la tumba del pretendido imperio francés en México, Cayeron con entereza y resignación al mismo tiempo Maximiliano y los generales Miramón y Mejía. Se sepultaba también y para siempre, la vocación traidora de aquellos que no creían en el destino libre de México. Cada tumba del invasor es un cerro de las Campanas para recordarnos que ayer como hoy, no hay lugar para los traidores en nuestro derrotero nacional.

Una fecha como para revalorarse y re incrustarla entre las fechas que nos dan razón de ser.

Benjamín L. Gaxiola
Mayo de 2018

Author

Benjamin Gaxiola Loya

Benjamin Gaxiola Loya (Hermosillo, Sonora, 16 de Marzo de 1970) es Profesor Universitario desde hace varios aÒos. De formacion Abogado e Historiador se ha desempeÒado ademas de la docencia y la abogacia, en el servicio publico y como asesor en el Poder Legislativo. En la administracion publica ha colaborado desde la Presidencia de la Republica y la Secretaria de Educacion Publica hasta la Secretaria del Ayuntamiento de Hermosillo recientemente, asi como en la Camara de Diputados del Congreso de la Union en la pasada legislatura y en la Camara de Diputados del estado de Sonora aÒos atras. Ha sido columnista en diferentes medios de comunicacion escritos de la localidad asi como analista en radio y television. De igual forma ha sido Secretario de la Sociedad Sonorense de Historia, A.C. asi como capacitador en tematicas educativas, politicas e historicas en distintas instituciones del sector publico y privado del estado.

Leave a comment

©2012 Casa de las Ideas, Derechos reservados. l Sitio desarrollado por: Freaner Creatives

Search

Back to Top